Desde hace meses se lleva hablando de una serie de nuevas medidas con las que la DGT pretende reducir la siniestralidad. Lo cierto es que año tras año hemos visto como se reducía el número de víctimas en las carreteras, pero hay cierta sensación de estanqueidad últimamente. Las distracciones son la acción que más siniestros causan, pues están presentes en el 28 % de los casos. Ahora se pretende reducir el uso del teléfono móvil al volante aumentando el castigo que se imponía.

En la batería de medidas presentadas por la DGT y que ha sido aprobada por el Consejo de Ministros, esta medida ha sido una de las protagonistas. Todavía es un anteproyecto de ley, por lo que no hay una fecha de entrada definitiva para esta medida. Lo que sí que sabemos es que será considerada como una infracción muy grave por tráfico, subiendo de categoría en el escalafón de infracciones. Hasta el momento estaba considerada como una infracción grave.

Móvil distrae conduciendo

Esto de elevarse al máximo nivel dentro de la tabla de infracciones significa que el uso del móvil al volante será castigado con 500 euros de multa y 6 puntos del carnet de conducir. Hasta el momento, la multa era de 200 euros y se retiraban 3 puntos del permiso. Con esta sanción ejemplar se pretende que los usuarios dejen de cometer la temeridad de mirar el smartphone mientras conducen, una acción que además es de las que más seguimos viendo habitualmente y que los conductores reconocen abiertamente.

También cabe destacar que se sancionará al usuario que se le pille «sujetando con la mano dispositivos de telefonía móvil» mientras conduce, solo con mirar la pantalla, aunque no se esté contestando al mensaje, habrá multa. Recordar que esto puede ser controlado por patrullas terrestres de agentes, pero también por medios más avanzados como las cámaras de la DGT en algunas carreteras o por los medios aéreos como los helicópteros Pegasus o los nuevos drones.

Además de aumentar la sanción al uso del teléfono móvil al volante, también habrá otros cambios. Por ejemplo, se aumenta de 3 a 4 puntos los que se retiran a los usuarios que no utilicen el cinturón de seguridad o el sistema de retención infantil. También se considerará grave el uso de aparatos detectores de radares, por lo que se sancionará con 500 euros de multa y la pérdida de 3 puntos del carnet. Por otro lado, se reducirá la velocidad máxima en algunas vías, algo que trataremos en otro artículo a parte.

Fuente: El Mundo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta