Lo cierto es que el mundo virtual nos llega a todos los niveles y supone una gran influencia, sobre todo para los jóvenes. Y en un portal dedicado al mundo del motor lo que más nos interesa es el cómo puede verse reflejado en la conducción de los más jóvenes. Young Driver, una empresa que se dedica a dar clases de manejo a niños y a jóvenes desde los 5 hasta los 17 años para que tengan cierta experiencia y pericia al volante incluso antes de sacarse el carnet de conducir.

Dicha empresa británica ha realizado un estudio bastante llamativo en el que preguntaba a un millar de sus conductores menores de edad acerca del impacto que tienen en ellos los videojuegos y las películas. A pesar de su corta edad parece que el sentido común está bastante desarrollado, ya que el 47 % afirmaba que los videojuegos dan a los jóvenes impresiones incorrectas sobre la conducción. Imaginamos que se refieren a algunos más arcade, tipo GTA o Need for Speed, porque actualmente hay algunos simuladores que se acercan bastante a la realidad.

Si seguimos con las conclusiones del estudio de Young Driver, hay que decir que el 40 % de los encuestados creen que los videojuegos hacen que una mala conducción esté bien vista, el 33 % en el caso de verlo en un programa de televisión o película. En parte puede ser porque en ellos no se muestran las consecuencias de una conducción temeraria, al menos eso es lo que piensan el 39 % de los jóvenes. Un 29 % de ellos también cree que su conducción recibía influencias negativas por medio de películas como las de la saga Fast & Furious.

La encuesta fue repetida con conductores de entre 18 y 24 años y los resultados fueron incluso más esclarededores. En este tramo de edad, el 58 % piensan que la ficción de videojuegos y películas afecta a los adolescentes en su conducción, haciéndoles creer que es más fácil. El 22 % de estos jóvenes también han sentido inclinación por hacer alguna de las maniobras que ven. Ese porcentaje se reduce hasta el 9 % en los adultos. Hablando de los padres, apenas un 11 % creen que es bueno que los jóvenes puedan conducir de forma prudente en el entorno seguro que les dan los videojuegos.

Otras de las conclusiones que se sacan en el estudio es que los cerebros de los adolescentes todavía se están formando y que a esas edades todavía no se controlan del todo el autocontrol, la toma de decisiones o el análisis de riesgos. Por lo tanto la influencia de lo que ven en la pantalla puede ser bastante negativa, al dar la sensación de que ese tipo de conducción es ‘guay’ y no tiene consecuencias. También aprovechan para recomendar sus lecciones de conducción para menores en la vida real y un entorno de completa seguridad.

Fuente: Young Driver

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta