Más allá de los problemas con los incendios (por fin solucionados), el Fisker Karma es una de esas berlinas superlativas por su diseño y sus prestaciones, a pesar de tratarse de un coche eléctrico.

Pero había un problema. Tras la quiebra de A123, el fabricante de baterías de coches eléctricos del Karma, la compañía Fisker vio cómo las expectativasde ventas  de su berlina deportiva se hundían. Entonces al ingeniero Gilbert Villarreal (ayudado por Bob Lutz, ex vicepresidente de General Motors) tuvieron una idea fantástica, aprovechar el atractivo del Fisker Karma y combinarlo con un motor de éxito, aunque fuera de combustión?

Fisker le cedió a VL Automotive, la compañía en la que son socios Lutz y Villarreal, 20 unidades sin mecánica del Karma, con el único requisito de que el producto final que obtuviera no se parecieran al original. Así nació el VL Destino, un Fisker Karma que monta el motor V8 de 638 CV y 820 Nm de par del Chevrolet Corvette ZR1 (no es el propulsor que monta el futuro Corvette C7 Stingray).

Como parte del compromiso de que el resultado final no fuera un Karma más, se rediseñaron elementos exteriores como las tomas de aire de la zona delantera o los tubos de escape. Está previsto retocar suspensión y el chasis para funcionar sin problemas con el nuevo tren de potencia. No se ha hablado mucho sobre de la transmisión, pero los planes son un cambio automático, que llegaría en el lanzamiento, al que seguiría un cambio manual opcional.

El VL Destino está aún en fase de pruebas, pero ya hay datos oficiales (que no definitivos).  Pesará unos 1.724 kg, alcanzará 330 km/h de velocidad máxima y acelerará de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos (el Fisker Karma tarda 6,3 segundos). Cifras que lo sitúan como rival de los Aston Martin Rapide y Porsche Panamera más potentes.

Lutz aseguró que, en el rango de precios que se mueve el Fisker Karma, “muy poca gente quiere un tren de tracción eléctrica. Y el VL Destino  cumplirá los deseos de muchas personas que buscan un sedán de cuatro puertas americano de alto rendimiento con un diseño muy avanzado “.

Porque el VL Destino costará unos 130.000 euros frente a los 75.000 euros que cuesta el Fisker Karma. Tienen previsto producir entre 250 y 500 modelos Destino al año en Auburn Hills, Michigan. Los dos primeros prototipos que pudieron verse en Detroit ya se han vendido, y el lanzamiento oficial está previsto para junio de 2013.

Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta