Volvo Concept Recharge
Mario Nogales

Volvo Concept Recharge: un adelanto al futuro XC90

Volvo es una de las marca más volcadas con la electrificación. Promete una gama cero emisiones para el año 2030 y ya está trabajando duro para lograr ese objetivo. Y, como suele ser habitual, nos dan un pequeño adelanto de lo que será su futuro en forma de prototipo. Se llama Volvo Concept Recharge y aúna toda la filosofía que quiere seguir el fabricante sueco en los próximos años. Es un todocamino, es eléctrico y cuenta con una tecnología de vanguardia.

De hecho, por su concepción podría tratarse de una declaración de intenciones sobre lo que tienen pensado para un futuro Volvo XC90. En todo caso, ese prototipo llega para ser un buque insignia que lleva el minimalismo escandinavo por bandera. Al no tener un motor de combustión interna, la libertad de diseño les lleva a modificar las proporciones para aumentar el espacio interior y mejorar al mismo tiempo su eficiencia aerodinámica.

Los modelos eléctricos actuales de Volvo han tenido que compartir arquitectura con los de combustión y eso tiene algunas limitaciones. Sin embargo, los de la próxima generación utilizarán una plataforma específica que es más aprovechable. Y el Volvo Concept Recharge es el vivo ejemplo de ello, con su batería bajo el suelo plano, que es de mayor tamaño gracias a que se ha ampliado la distancia entre ejes. Se aprecia que el vehículo tiene unos voladizos más cortos y llantas más grandes, dejando lugar a un gran espacio interior.

Pero antes de tratar ese tema, vamos a hablar del nuevo lenguaje de diseño de Volvo, que estará presente en los futuros lanzamientos de la marca. Destaca un capó y un techo bajos para favorecer la aerodinámica y conseguir más autonomía, al tiempo que hay detalles muy reconocibles. Los faros estrenan una reinterpretación del mítico martillo de Thor, cuenta con una gran superficie acristalada y también estrena pilotos traseros en forma de L que se extienden a mayor velocidad.

La ausencia de pilar B y la apertura inversa de las puertas traseras da lugar a un acceso muy cómodo al habitáculo. Tiene una configuración de cuatro asientos y no tendrá nada que envidiar a cualquier salón escandinavo por la calidad de sus materiales. La tecnología se central en la gran pantalla táctil vertical de 15 pulgadas, que cuenta estrena sistema multimedia. No se dan detalles técnicos sobre la mecánica o sobre la conducción, pero el objetivo es tener vehículos con autonomías cercanas a los 1.000 kilómetros y con tecnologías de conducción autónoma.

Galería de fotos:

  • coches eléctricos
  • prototipos
  • Volvo