El reciente lanzamiento de la nueva generación del Volvo S60 es de gran importancia para la marca sueca. Ya no solamente por tener a su berlina media totalmente renovada y con las claves de sus hermanos de gama. También porque será el primer modelo que se fabricará en Estados Unidos. Volvo acaba de inaugurar su planta de Charleston, Carolina del Sur, una instalación que cuenta con todas las últimas tecnologías.

Se trataba de un enclave estratégico para la marca debido a que era la última región que les quedaba como pendiente en su lista. Desde sus inicios se habían centrado en funcionar a buen ritmo en Europa (donde tienen dos fábricas y una planta de motores) y en los últimos años han hecho un importante avance en Asia, donde ya cuenta con tres fábricas y una planta de motores de China, además de plantas de montaje en India y Malasia.

Y una de las premisas de la estrategia global de Volvo es ‘producir donde se vende’. Estados Unidos es su tercer mercado en volumen y allí está clara la predicción por las carrocerías de tres volúmenes. Por este motivo se comenzará produciendo el Volvo S60 en la fábrica de Charleston desde este mismo otoño. Irán a parar al mercado local, pero también se exportarán desde allí a todo el mundo. Al trabajar con la plataforma SPA, estarán preparados para que en 2021 también produzcan la próxima generación del Volvo XC90.

Eso será después de una inversión de 1.100 millones de dólares, que ayudarán a que el proyecto de Charleston cree unos 4.000 puestos de trabajos. Cuando las instalaciones, que ocupan un total de 647 hectáreas, estén trabajando a pleno rendimiento se espera que tengan una capacidad de 150.000 vehículos al año. Además de la fábrica en sí, también habrá espacio para oficinas para los departamentos de I+D, compras, calidad y ventas.

Fuente: Volvo

Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta