Continúa la ofensiva de Volvo en su afán de electrificar la gama. Si bien no será hasta 2021 cuando llegue al mercado la versión 100% eléctrica del XC40 (el XC40 P8 Recharge), ya está aquí el SUV híbrido enchufable. Más en concreto, dos, los nuevos Volvo XC40 T4 y T5 Recharge, ambos con la etiqueta CERO.

Apenas hay cambios estéticos respecto de las variantes con motor de combustión convencional, más allá de la tapa del compartimento de recarga, en la aleta delantera izquierda o la inscripción Recharge en las molduras de las puertas delanteras o el pilar lateral trasero.

Realizadas ambas versiones sobre la arquitectura modular CMA, lo más destacable es que, a diferencia de muchos rivales con esta tecnología, no se pierde capacidad de maletero, que conserva sus 460 litros de capacidad. Eso sí, se reduce ligeramente la capacidad del depósito de combustible, que pasa de 54 a 48 litros en estas versiones, para dar cabida a la batería que alimenta al motor eléctrico (durante unos 50 km, aproximadamente).

¿Cómo es el sistema híbrido?

Los Volvo XC40 T4 Recharge como el T5 Recharge combinan un motor de gasolina de tres cilindros, de 1.5 litros de cilindrada y sobrealimentado con turbo, de 129 CV en el primero y 180 CV en el segundo. Por otro lado está un motor eléctrico integrado de 60kW (82 CV), con lo que la potencia final se queda en 211 CV para el T4 y en 262 CV para el T5. Van ligados a un cambio automático de doble embrague de 7 relaciones.

La energía se almacena en una batería de litio de 10,7 kWh de capacidad, suficiente para recorrer de 47 a 50 km en modo eléctrico, en función del acabado, si bien en el modo de conducción más eficiente alcanza los 56 km de autonomía, a un máximo de 125 km/h. El tiempo de recarga en un enchufe convencional es de unas 9 horas, tiempo que se reduce a tres horas con un Wallbox.

El sistema ofrece tres modos de conducción, que se activan mediante un botón en la consola central:

  • Pure: Modo 100% eléctrico, si bien se demandan prestaciones de manera puntual, el motor de gasolina actúa en esos momentos.
  • Hybrid: Es el vehículo que gestiona la energía del modo más eficiente posible, alternando ambos motores o trabajando en conjunto.
  • Power: Prioriza las prestaciones, trabajando ambos motores en conjunto.
  • Off Road: Por debajo de 20 km/h puede activarse (funciona hasta 40 km) este modo que actúa en motor y ayudas electrónicas para mejorar la tracción en zonas complicadas.

Estos modos se complementan con dos funciones que pueden activarse desde la pantalla central:

  • Hold: Guarda capacidad de batería para usarla más adelante.
  • Charge. El motor térmico carga la batería.

Las nuevas versiones cuentan de serie con un gran equipamiento de seguridad, como la función de atenuación de colisiones con vehículos del carril contrario, detección del borde de la calzada, o la función de protección en caso de salida de la vía, además de otros más habituales.

También estrena dos nuevas funciones basadas en la nube, también de serie: la alerta de luces de emergencia y alerta de firme deslizante, que permiten intercambiar información entre vehículos a través de la nube, alertando al conductor de tramos de carretera resbaladizos o de algún punto peligroso.

Se ofrece con dos niveles de equipamiento, Inscription y R-Design (con un toque deportivo). Pueden combinarse con la línea de acabado interior Expression cada una de ellas.

Fuente: Volvo
Galería de fotos:

Ver galeria (40 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta