Habrá más eléctricos en Volvo además de los Polestar de altas prestaciones. El primero de ellos, el Volvo XC40 Recharge. Se trata de la versión más ecológica del SUV compacto, que anuncia una autonomía de más de 400 km con las baterías cargadas por completo y un elevado nivel de potencia. se suma a la gama del XC40 en 2020 a la versión híbrida enchufable, el XC40 T5 Twin Engine.

El nuevo Volvo XC40 Recharge (P8 AWD Recharge, para ser más exactos), se mueve gracias a dos motores, uno que se encarga de accionar las ruedas delanteras y otro las traseras, por lo que es un tracción total. Cada uno tiene 204 CV, con lo que la potencia total de este sistema motriz es de 300 kW (408 CV) y 660 Nm de par máximo.

Este nuevo SUV eléctrico anuncia unas buenas prestaciones. A pesar de sus 2.150 kg de peso (casi media tonelada más que la versión de combustión más pesada), puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos.

Buena parte de ese peso extra se debe a la batería de 78 kWh (75 utilitables), que además implica contar con un maletero menor, de 413 litros (37 menos que las versiones convencionales), si bien bajo el capó añade un segundo maletero donde se puede cargar un bolso de viaje no muy grande.

Con corriente alterna (la que recibes en tu domicilio) se carga a una potencia de 11 kW, con lo que una carga completa se completaría en 7 horas y media. Si utilizas un punto de recarga rápida para este menester (admite cargas de hasta 150 kW) en 40 minutos llenas el 80% de la batería. La autonomía supera los 400 kilómetros según el ciclo WLTP, una cifra muy relavante.

Hay pocas diferencias estéticas respecto a otros XC40 con mecánica convencional. Las más visibles son la parrilla delantera cerrada y el distintivo Recharge en el pilar C. La toma de carga se ubica en la aleta trasera izquierda (en el de combutión se reposta justo por el otro lado).

En el interior todo es muy similar al XC40 que probamos. Sí apreciamos un cuadro de instrumentos más acorde con la mecánica eléctrica que lleva y el sistema de infoentretenimiento se basa en un sistema operativo Android, como gran novedad.

Volvo XC40 Recharge 2020. Seguridad

La marcas sueca, siempre preocupada por la seguridad ha diseñado una jaula de aluminio extruido, colocada en la parte central de la carrocería. Tiene una zona deformable a su alrededor y se encarga de proteger  los ocupantes y a la batería.

Además, el XC40 eléctrico inaugura en la marca un conjunto de radares, cámaras y sensores para recoger datos más precisos, que luego usan los sistemas de ayuda a la conducción. Un programa informático diseñado por la Zenuity se encarga de procesarlos.

Se trata del primer Volvo eléctrico, parte de la ofensiva de la marca, que pretende lanzar un vehículo eléctrico cada año durante el próximo lustro. Su idea es que en 2025 la mitad de sus ventas correspondan a vehículos electrificados. De hecho, en 2020 sus automóviles híbridos enchufables se espera que representen ya el 20% de sus ventas.

Fuente: Volvo
Galería de fotos:

Ver galeria (24 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta