El Volvo XC60 es uno de los productos más importantes para la marca sueca por el segmento que ocupa y por sus niveles de ventas. Cuando salió en 2017 asentado sobre la plataforma SPA, como su hermano mayor el XC90, ya sorprendió por sus cualidades y ahora quiere seguir mejorando. Por eso actualiza su gama mecánica e incorpora nuevas opciones de todo tipo para que los usuarios puedan elegir la que mejor se adapte a sus necesidades.

Lo bueno de la plataforma SPA es que permite tener motores diésel y gasolina tradicionales, versiones Mild Hybrid e incluso híbridos enchufables; en total 32 versiones para este modelo que fue el más vendido de la marca el pasado año. Aunque el diésel haya descendido su demanda, en Volvo lo siguen ofertando y en la gama están el XC60 D3 con 150 CV y el XC60 D4 con 190 CV (que fue el que probamos). También hay diésel Mild Hybrid, el XC60 B4 de 197 CV y el XC60 B5 de 235 CV, ambos con etiqueta ECO y un consumo muy ajustado.

En el caso de la gasolina, también hay una opción donde elegir. Se prescinde del anterior XC60 T4 y en su lugar aparece el B4 Mild Hybrid de gasolina (hay que especificar porque comparte denominación con los diésel). Tiene 197 CV de potencia y también consigue reducir su consumo y emisiones gracias a la electrificación, además de beneficiarse de etiqueta ECO. Antes también hubo un B5 Mild Hybrid de gasolina, pero parece que esa versión se ha dejará de vender.

El Volvo XC60 también está disponible en formato híbrido enchufable gracias a la nueva gama Recharge. Desde el principio ya se ofrecía con la versión T8 Twin, que combinaba un motor de gasolina y un eléctrico para conseguir una potencia conjunta de 303 CV en este ejemplar. Ahora también se suma el T6 Twin, que tiene 235 CV de potencia y también consigue una autonomía eléctrica de 54 kilómetros en modo Pure para ganarse la etiqueta 0 de la DGT.

Lo que también cambia ligeramente en el Volvo XC60 son acabados, teniendo la gama formada por los Momentum, Momentum Pro, Inscription y R-Design. Hay nuevas opciones como un dispositivo antiarranque por alcoholemia, parabrisas calefactado, el cargador por inducción, el chasis Sport y el multifiltro Clean Zone con sensor de partículas. También se mejora la calidad del Head-Up Display, se introduce una toma USB-C de doble entrada y se puede elegir la llave de protección «Care Key». Las ayudas a la conducción y la seguridad en este modelo se mantienen de forma magistral.

Galería de fotos:

Ver galeria (31 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta