Hace apenas unos días que Volvo Cars comunicó la transformación de Polestar, su división de vehículos de altas prestaciones, como una nueva marca independiente integrada en el grupo dedicada tanto a la producción de vehículos eléctricos como al desarrollo de vehículos de altas prestaciones tanto a título individual como colaborando con Volvo en el desarrollo de sus versiones más deportivas.

Así, ahora llega el que será recordado como su último trabajo como departamento de competición o el primero como fabricante, dado que su desarrollo y presentación ocupan espacios opuestos en esta transición. Se trata de la versión de carácter más deportivo del nuevo Volvo XC60 Polestar, un vehículo dotado con el motor T8 que aporta 421 CV de potencia máxima, lo que le sitúa junto al XC90 T8 en lo más alto del escalafón de potencias de los vehículos creados por el fabricante sueco, actualmente integrado en el grupo Zhejiang Geely Holding Group, propietario de Volvo Cars, Geely, Lotus, Proton, y otras muchas marcas más.

Sobre la base del nuevo XC60 T8, modelo presentado durante el pasado Salón de Ginebra y cuya comercialización Volvo dará comienzo antes que acabe el verano que próximamente Polestar ha realizado su habitual trabajo de buscar cómo obtener mayores prestaciones y rendimiento de los vehículos Volvo introduciendo una nueva optimización del tren de potencia de última generación para el nuevo Volvo XC60. Gracias a la preparación elaborada por Polestar, el nuevo XC60 T8 ofrecerá hasta 421 CV de potencia máxima, cifras que le equiparan a la versión optimizada del XC90 T8 modelo que tras la profunda revisión de la que ha sido objeto se sitúa como uno de los más potentes jamás construido por Volvo.

En la optimización del XC60 T8, Polestar se ha centrado en introducir mejoras en cinco áreas clave del grupo tren de potencia del modelo, el cual se puede mantener gracias tanto a la garantía oficial de la marca como a los reducidos niveles de emisiones del nuevo XC60 que aporta un consumo de apenas 2,1 l/100km con emisiones y una autonomía eléctrica de 45 kilómetros.

Gracias a las más de dos décadas de experiencia acumuladas en la competición junto con el equipo Cyan Racing, Polestar ha transformado casi por completo el rendimiento del motor, mejorando la respuesta del mismo a los requerimientos del acelerador; al consistente trabajo de la mariposa del turbo y a la velocidad de actuación del cambio de marchas tanto en las transiciones ascendentes como durante las retenciones. El nuevo SUV XC60 a un nuevo nivel de placer de conducción.

“Nuestro objetivo es dotar al XC60 de un rendimiento utilizable en situaciones diarias de conducción para disfrute de quienes quieren una experiencia de conducción mejorada”, afirmó Henrik Fries, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Polestar. “El nuevo XC60 —continúa Fries nos ha proporcionado una excelente base para trabajar con un chasis dinámico y un motor de última generación. La optimización realizada por Polestar ha convertido al nuevo XC60 en un auténtico coche de conducción”.

Dos características clave para alcanzar la optimización son el mejor rendimiento obtenido de la mecánica y la excepcional funcionalidad aportada por la caja de cambios. En la mecánica se han introducido mejoras buscando obtener tanto mayor potencia como par a medio régimen, el área más común en usos de conducción cotidiana, tanto al unirse a una carretera, como  para superar o salir de una esquina.

En cuanto a la caja de cambios, ahora las transiciones de marcha se desplazan con mayor rapidez, y los puntos de cambio han sido calibrados para utilizar el rendimiento optimizado del motor de gama media, y la función de retención de engranajes mantiene el mismo engranaje en las curvas con alta fuerza G lateral para evitar el desequilibrio del coche.

La optimización de Polestar estará disponible sobre la base de las versiones T8, T6, T5 D5 Y D4 del XC60. Por el momento, Volvo no ha facilitado ningún tipo de información sobre este modelo, para el que se espera una aerodinámica aún más agresiva que la de las versiones R-Design, amplias llantas de 20 pulgadas, nuevas salidas de escape, tracción total AWD, frenos Brembo  y, como no puede ser de otro modo, el característico color azul que identifica a las creaciones de Polestar. La mecánica que se combina con el motor eléctrico bajo el capó es un cuatro cilindros 2.0 gasolina sobrealimentado y dotado con turbo y compresor. La mecánica gasolina genera 367 CV y 470 Nm de par motor.

Fuente – Volvo

Vía – Newspress

Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta