Este mes arranca la comercialización del Audi A1 2019. Solamente con carrocería de cinco puertas, sustituye a este Audi A1 Sportback 2015 que todavía está en venta en nuestra sección de coches nuevos.. y quedan unos cuántos en stock, aún sin matricular. Sin, duda, un buen momento para encontrar ofertas, de ahí que te traigamos esta prueba en estos momentos.

Audi decidió meterse en la categoría de los urbanos allá por el año 2010. La idea, contar con un rival de altura para el MINI 3 puertas, con un añadido: incluyó una carrocería de cinco puertas poco después (en el año 2012), un par de años antes que su competidor más directo. Y ahí fue donde empezó a despegarse en ventas.

¿Merece la pena comprar este coche ahora que cuenta con precios de derribo? Hemos pasado una semana con esta unidad, que equipa uno de los motores de acceso, el interesante motor 1.0 TFSI Ultra , una de las grandes novedades de la actualización, para descubrirlo.

Exterior

El Audi A1 Sportback mide 3.973 mm de longitud, lo que lo encuadra directamente en el segmento B. Otras cotas son sus 1.746 mm de ancho y 1.422 mm de alto. La distancia entre ejes es de 2.469 mm, una cifra que ayuda a que tenga un buen comportamiento dinámico.

La parte delantera evoca su pertenencia a la familia de Inglostadt. Eso significa que estamos ante un modelo elegante, desde luego, pero con ciertos rasgos deportivos. La ya clásica parrilla Singleframe cuenta con las esquinas superiores oblicuas, en algunos acabados con remates cromados.

En medio de esa parrilla se encuentran los cuatro aros característicos. Los paragolpes tienen también un diseño muy deportivo, sobre todo con el paquete exterior S-Line, que añade detalles como la parrilla del radiador en negro o los faros antiniebla encastrados en la parte inferior.

Visto de perfil nos ha llamado mucho la atención el tamaño de las llantas, de diez radios y 17 pulgadas, que le quedan genial en lo estético… pero que no casan en principio mucho con lo que uno espera de una versión que busca el ahorro de combustible.

Los cortos voladizos son también un claro signo del carácter deportivo del modelo, mientras que sobre el portón asoma un discreto alerón (parte también del paquete S-Line), en un color negro, como la parte alta de la carrocería, sobre una línea de cintura muy recta, más que en la variante de tres puertas. Estos acabados bicolor fueron desde que se lanzó el modelo uno de sus signos de distinción y realmente le sientan muy bien. Las lunas traseras oscurecidas le dan un aire de distinción.

En la zaga le sientan de maravilla los pilotos traseros Full LED (suponen pagar un extra). Se trata de una zona que busca, mediante muchas líneas horizontales, asentar visualmente al modelo, de modo que parezca que es más ancho. Un discreto difusor inferior en plata (específico de estos acabados deportivos) y una única salida de escape es lo más destacable en la parte baja.

Interior

Quizá sea en esta zona donde más cambios ofrece el nuevo A1 Sportback en relación a este. Por tamaño, sobre todo, en las plazas traseras. Delante está realmente bien, con espacio de sobra en todas las cotas, pero en la segunda fila sí será mejor el nuevo modelo.

Estaban en la media del segmento cuando el modelo se lanzó en 2012… pero las nuevas plataformas han hecho que “parientes” como un Seat Ibiza o un Volkswagen Polo le adelanten en este sentido. De todos modos, es uno de esos coches que “engaña”, con más espacio en el interior del que sus medidas exteriores podrían hacerte pensar.

Por lo demás, que no te confunda el hecho de que ser un modelo de acceso a la marca premium. A diferencia de otras (se dice el pecado pero no el pecador), no defrauda la percepción de las calidades ni de los ajustes entre piezas. Se trata de un Audi con todas las letras y como tal, los acabados son excelentes, a la altura de lo que uno espera de un modelo que porta los cuatro aros. El aislamiento del habitáculo en cuanto cierras las puertas es soberbio, lo que garantiza viajes sin sobresaltos en este sentido.  

Todos los mandos y controles están distribuidos de manera muy ergonómica”, con lo que el conductor no tendrá que desviar apenas la vista de la carretera ni realizar movimientos exagerados para alcanzar algún mando o ruleta. Sólo el freno de mano queda algo a desmano, sobre todo si haces uso del reposabrazos (demasiado alto, a nuestro parecer, si conduces un coche manual, que no era el caso). Para acceder al freno de estacionamiento tendrás que recoger el reposabrazos, pues queda escondido debajo.

El puesto de conducción, salvo ese pequeño detalle, está muy logrado. Vas sentado bastante abajo (no tanto como en un MINI). Los asientos, tapizados en piel en nuestra unidad de pruebas), además de lucir divinamente y ser cómodos, sujetan al cuerpo de manera correcta.

El volante, de tres radios y con el aro redondo  tiene un grosor y tacto fantástico. Integra los mandos justos. Con el paquete interior S-Line puede es achatado en su base y presenta unas costuras en contraste, pero este ya nos pareció muy bueno.

A través de él vemos un cuadro de relojes clásico, con dos esferas analógicas con fondo negro y agujas rojas, que flanquean una pantalla del ordenador de a bordo, monocromo. Sí, el A1 2019 ya ofrece el cuadro digital Audi Virtual Cockpit de serie, pero este es suficiente para la mayoría.

En lo alto del salpicadero, que por cierto se ha realizado en material blando y agradable al tacto, encontramos la pantalla del sistema de infoentretenimiento. Es escamoteable, un detalle que nos gustaba por lo elegante que resulta y que ahora se ha perdido. Más abajo, la consola central ya emplea plásticos algo más duros, pero siguen siendo más que correctos.

En esa zona se integran los mandos del sistema de infoentretenimiento, con CD y un par de tarjetas SD, y teclas de acceso rápido a las funciones principales. También los mandos de la climatización, de buen tamaño y sencillísimos de usar. Todo ello bajo un par de salidas de aire redondas, ya características de este modelo.

Un par de reposabebidas precenden al selector del cambio. Audi sabe que es una de las piezas que más se manosean y no ha escatimado en cuidados. Combina en una pieza el cuero y el aluminio, donde luce el logo con la denominación S Tronic.

Las plazas traseras son mejores que las del modelo de tres puertas en tamaño, sobre todo en espacio para la cabeza, ya que este modelo no tiene la caída tan acuciada en la parte trasera. El acceso a ellas también es más cómodo, si bien tampoco es que las puertas dejen un espacio muy amplio. Los más altos tendrán algún problema con las rodillas y será complicado ubicar a tres personas en ellas, ya que el túnel de transmisión es bastante voluminoso (recuerda que hubo una versión el modelo con tracción total, el Audi S1) y ello obligará a los pasajeros laterales a acercarse mucho a las ventanillas, comprometiendo el espacio para sus cabezas.

Maletero

La capacidad del maletero del Audi A1 Sportback es de 270 litros. Es una cifra acorde con los modelos de su categoría, los utilitarios… de hace algunos años (el modelo de 2019 llega a los 335, sin ir más lejos). Los modelos más actuales presentan mayores volúmenes. De todos modos, en un utilitario no es un argumento definitivo para no apostar por su compra.

Si lo comparamos con su gran rival de la categoría, el MINI de cinco puertas (ver prueba), vemos que este cuenta con 278 litros, una cifra muy similar. El espacio es perfectamente aprovechable, ya que las formas no podían ser más regulares. El cuidado de la marca por los detalles ha llegado hasta esta zona tan poco noble, ya que el piso y las paredes se encuentran perfectamente enmoquetadas.

Bajo el suelo nos encontramos con un espacio compartimentado, que la marca ha aprovechado para ubicar algunas herramientas y el kit reparapinchazos. Si necesitamos de más espacio es posible abatir los respaldos de los asientos traseros (en proporción (40/60) para conseguir un espacio de 920 litros totalmente plano.

Equipamiento

Al tratarse de un modelo al fina de su vida comercial no nos vamos a detener con todas las características de la gama. Quedan unidades en stock, pero ya no se admiten pedidos a fábrica, de ahí que un desglose en detalle no tenga demasiado sentido.

En cualquier caso, todos los Audi A1 Sportback de esta generación que puedas encontrar disponen de elementos como el aire acondicionado, control de presión de neumáticos, reposacabezas delanteros activos o espejos exteriores eléctricos (y la pantalla del sistema multimedia, pues la radio con lector de CD se eliminó tiempo antes de que se dejase de vender).

El más sencillo era el acabado Atraction, por encima del cual se encontraba el Design, como en nuestra unidad que sumaba las ópticas traseras LED, retrovisores y spolier en color contrastado, asientos deportivos, climatizador sendor de lluvia… y con el Design selection, añadía las llantas de aleación de 17 pulgadas o el paquete de cuero.

Las series especiales Attracted, Adrenalin, Adrenalin2 y S-Line mejoraban todavía más el aspecto… y hay una oferta increíble de equipamiento extra. Es por ello que puedes encontrar entre los Audi A1 Sportback de km 0 y los Audi A1 Sportback de segunda mano puedes encontrar una variedad amplísima en la dotación de los mismos. Te recomendamos también echar un ojo a nuestro comparador de seguros para ver la póliza que mejor se ajusta a tus necesidades y presupuesto,.

Motor

Cuando uno mira la gama mecánica del Audi A1 es muy posible que las miradas se fijen en el potente S1, el 2.0 TFSI y 231 CV. Pero el protagonista bajo el capó de nuestra unidad de pruebas está en el polo opuesto de la gama de gasolina, es el tres cilindros 1.0 TFSI Ultra de 95 CV, una mecánica que promete altos niveles de eficiencia. Es la versión de acceso a la gama, algo que hasta su llegada estaba reservado para el 1.4 TFSI (ver prueba).

¿Y prestaciones? También. Anuncia un par motor de 160 Nm entre las 1.500 y las 3.500 rpm. Hay que subir un poco más, hasta las 5.500 rpm, para que nos entregue toda la potencia, si bien puede estirarse un poco más sin problema. Así, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 11,1 segundos, con una velocidad máxima de 186 km/h.

El apellido Ultra se lo gana por el poco consumo que anuncia tras su homologación. Medido con el antiguo ciclo NEDC, establece en el ciclo medio nada menos que 4,3 l/100 km, unas cifra muy  contenida, con unas emisiones de solo 99 gramos por kilómetro, lo que ajustaba mucho su precio al estar exento del pago del Impuesto de Matriculación.

Esta generación también contó con motores diésel, un 1.4 TDI Ultra de 90 CV con tres cilindros y el 1.6 TDI de 115 CV, algo que no podrás encontrar en la nueva generación. Y tiene lógica que dejen de hacerlo cuando conoces mejor esta mecánica de acceso, que se mantendrá en la gama.

Comportamiento

Si dudas entre un diésel de baja cilindrada para mantener el gasto a raya en un utilitario es que no conoces estos nuevos propulsores de gasolina. Como cabría esperar de un coche con este combustible, responde de manera más rauda al acelerador y es mucho más agradable de conducir que un motor de gasóleo.

Cuando arrancas el coche es el único momento en que notas que se trata de un motor de tres cilindros. Al moverse por ciudad no le gusta demasiado trabajar a bajas revoluciones, por debajo de las 1.500, pero a partir de ahí el coche comienza a sentirse ágil y capaz. En estas situaciones (o en repechos) el cambio S Tronic es un gran aliado, pues evita tener que jugar demasiado con la palanca de cambios.

En las detenciones ell Start&Stop, que apaga el motor en estas situaciones, se demuestra rápido, si bien al apagar el motor se nota una ligera sacudida. Por lo demás, la visibilidad es correcta y con sus contenidas dimensiones, es sencillo callejear y aparcarlo.

Una vez en autovía, el ruido se muestra casi inaudible desde el habitáculo, fabulosamente insonorizado. Tampoco hay vibraciones y la estabilidad es buena, al nivel de coches de un segmento superior.

Es en la carretera donde sale a relucir el carácter más deportivo de este modelo, incluso con este motor, en teoría menos capaz. Sorprende su gran capacidad de motricidad y agarre a altas velocidades…  Ayuda a ello el Kit S-Line que además de los aditivos exteriores modifica el tarado de la suspensión, más enérgica a costa de perder un poco de comodidad en la urbe, facilitando los cambios de apoyo en curva.

Y todo ello sin que los consumos se disparen en ningún momento. Hemos conseguido un consumo medio de 5,9 l/100 km, una cifra que, siendo algo comedidos con el pedal derecho, es fácil de rebajar.

En resumen, se trata de un vehículo, ligado a este propulsor, agradable de conducir y con la fuerza suficiente para circular por vías no demasiado exigentes. Con poca presión del acelerador el motor responde, ayudado por una caja de cambios que, si bien casa mejor con mecánicas de mayor cilindrada, reduce bien para acelerar cuando es necesario o para mantener el ritmo en pendientes pronunciadas.

Opinion coches.com

Hay quien puede considerar a los motores de tres cilindros poco adecuados para un coche premium. Pero nada más lejos de la realidad de quien busque un coche refinado, con la calidad y tecnología propia de la marca, para moverse por ciudad principalmente con consumos contenidos. Y ojo, que luego cumple cuando te aventuras fuera de ella. No echarás en falta potencia (a velocidades legales) y su comportamiento es relativamente deportivo.

Obviamente, a uno se le pueden ir los ojos con la segunda generación recientemente estrenada,  por ahora con el motor 30 TFSI (fruto de la nueva nomenclatura de Audi), que también equipa un motor de 999 cc de tres cilindros en línea, en este caso de 116 CV (llegará el 25 TFSI con 95 CV más adelante) . Con el precio de lanzamiento, si bien es bueno, puedes localizar modelos de cuatro cilindros de la anterior generación, más potentes… pero también buscar entre los de tres y ahorrar un buen pico.

El espacio interior del nuevo modelo también gana enteros, al igual que su maletero, cosa de emplear una nueva plataforma y ser 6 centímetros más largo. Pero si el espacio no es tu principal problema y no te importa no contar con elementos como el cuadro de instrumentos digital, puede que sea tu momento para encontrar una oferta.

Audi A1 Sportback 1.0 TFSI Ultra
7.8 Nota
Lo mejor
  • Interior cuidado y posibilidades de equipamiento
  • Comportamiento dinámico muy conseguido
  • Consumos comedidos
Lo peor
  • Respuesta del motor a bajas revoluciones
  • Plazas traseras algo escasas respecto a otros competidores
  • Ubicación del freno de mano
Diseño8
Habitabilidad6.5
Acabados9
Maletero6.5
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:
Ver galeria (60 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta