La gama MINI se ha renovado y ya está disponible en los concesionarios. Hablamos de los representantes del segmento B, los MINI 3 puertas, MINI 5 puertas y MINI Cabrio, que cuentan con novedades en todos los ámbitos. Hemos podido estar al volante de un MINI 5 puertas Cooper S para conocerlas mejor.

¿Por qué hemos elegido el cinco puertas? Pues porque se trata, de estos tres modelos renovados, del más vendido con diferencia. Supone un 30,9% de las ventas totales de la marca, solamente superado por el Countryman, el SUV de la firma que supone nada menos que una de cada tres matriculaciones de MINI.

La marca está viendo cómo se incrementan sus ventas a lo largo del año. No crecen mucho, pero los responsables de la firma nos indican que desde marzo han sufrido un ligero parón debido a la adaptación de los motores  a la nueva normativa WLTP. Eso sí, son de las primeras que han cumplido los deberes y todos los modelos producidos a partir de junio ya la cumplen.

Ya habíamos conocido el MINI 5 puertas con motivo de su lanzamiento (ver prueba). Su éxito radica en su mayor practicidad y espacio, sin renunciar a un comportamiento dinámico bastante fiel a las exigencias de la marca. Veamos ahora más a fondo cómo ha mejorado.

Exterior

El MINI 5 puertas encaja dentro de lo que entendemos como un utilitario. Mide 4.005 mm de longitud, por 1.727 mm de anchura y 1.425 mm de altura. SI lo comparas con el “clásico” MINI de tres puertas ves que son exactamente igual de anchos y las puertas traseras extra suponen que crezca apenas 15 cm. Esta carrocería es 1 cm más alta también, por eso de las proporciones.

La distancia entre las ruedas es de 2.567 mm… exactamente 7 cm más que la carrocería de tres puertas. Por lo demás, estéticamente es un MINI. Lo mires por donde lo mires.

Eso ya ocurría con el modelo anterior, así que centrémonos en los cambios más significativos que encontrarás en el nuevo MINI 5 puertas 2018. Si lo miras por delante encontrarás los faros LED. Son de serie desde el acabado Cooper (adaptativos con función Matrix para luces de carretera  opcionales) y tienen un nuevo diseño de las fuentes de luz. Ahora la luz de conducción diurna y el intermitente forman un aro luminoso.

Lo más novedoso es la vista trasera. En la zaga estrena unas luces con tecnología LED y diseño muy británico, pues forman la Union Jack, la bandera del Reino Unido. Los intermitentes se han colocado en horizontal y las luces de freno en vertical. Las líneas diagonales quedan reservadas para la luz trasera.

Un detalle que puede pasar desapercibido a ojos inexpertos es el nuevo logotipo de la marca. Lo encuentras en el capó y en la zaga (y en algún rincón más del habitáculo). Se ha hecho más sencillo y plano, en dos dimensiones en lugar de dos.

Las novedades se completan con tres nuevos colores para la carrocería. Uno de ellos, el Solaris Orange metalizado que luce la unidad que pudimos conducir, que se une al Emerald Grey y al Starlight Blue, ambos también metalizados.

Nuestra unidad contaba con algunos elementos que realzan la estética, como llantas de aleación ligera de 18 pulgadas (de serie monta de 17), con neumáticos 205/40). También el kit Piano Black exterior, que cambia los cromados en marcos de los faros, las luces traseras y la rejilla del radiador por un acabado de color negro brillante (pintón, pero habrá que ver cómo resiste el paso del tiempo).

Interior

La habitabilidad no varía respecto al MINI 5 puertas 2014. Las plazas delanteras cuentan con un espacio óptimo y unos asientos deportivos (en el caso de nuestra unidad) que sujetan muy bien el cuerpo pero que pueden resultar algo estrechos a algunos usuarios. Recomendamos probarlos antes de comprarlos.

Detrás, el coche tiene tres plazas, pero será complicado meter a tantas personas porque no hay mucha anchura y el ocupante de la plaza central tiene un asiento con una prominencia y una consola central que llega más atrás. Lo ideal son dos ocupantes en esas plazas, que tienen un acceso algo complicado a sus asientos.

Eso sí, los ocupantes traseros de los laterales tendrán bastante espacio para sus piernas y, a no ser que sea bastante alto, no tendrá problemas de altura.

Respecto al modelo al que sustituye es nuevo el volante multifunción de tres radios, forrado en cuero en nuestra unidad. Desde el lado izquierdo se manejan el control de crucero y desde los mandos del derecho, funciones de comunicación y audio.

En la consola central se conserva la forma redonda (cuyo borde puede cambiar de color en función del modo de conducción empleado).  La radio de serie ya incluye la pantalla a color de 6,5 pulgadas, con Bluetooth para disponer de conectividad con el móvil. La de nuestra unidad era algo mayor, táctil y contaba también con sistema de navegación o cámara de visión trasera.

En el apartado más práctico, los pasajeros delanteros cuentan con un espacio bajo la consola central donde puedes dejar un móvil (y poco más), justo ante un par de reposabebidas. No destaca por el tamaño de las bolsas de las puertas (tampoco los traseros). La guantera sí es más práctica, con formas regulares y el cofre central entre los asientos también puede usarse (sin ser muy amplio).

Maletero

Tampoco varía la capacidad de maletero, que es de 278 litros. Son 67 litros más que un MINI de tres puertas, pero la cifra se queda algo escasa cuando lo comparas con otros modelos de sus dimensiones exteriores.

En su favor, decir que el espacio puede aprovecharse muy bien dado que sus formas son regulares y que el piso puede situarse a dos alturas. Cuando se coloca en la posición más alta, queda una superficie totalmente plana al abatir los respaldos de los asientos traseros, una operación que puede hacerse en dos partes (está dividida en una proporción 60/40).

También puede regularse la inclinación del respaldo de los asientos posteriores y, en su posición vertical se gana algo de espacio en el maletero (es algo incómodo para viajes largos, todo sea dicho). La capacidad total de carga alcanza los 1.295 litros usando solamente dos asientos.

Maletero del MINI 5 puertas 2014, idéntico al del modelo 2018

Incluso si se coloca el piso en la posición más baja queda un espacio que puede aprovecharse. Ahí se encuentra el kit de reparación de pinchazos y hay espacio para algunos enseres más.

Equipamiento

Toda la gama recibe más equipamiento de serie que antes. En el acabado básico One encontramos como novedades elementos como el ordenador de a bordo, el sensor de lluvia y luces, el control de crucero la  radio con pantalla 6,5″+Bluetooth+Audiostreaming o el volante multifunción.

Por encima nos encontramos el Cooper, que suma respecto a la anterior generación Luces antiniebla LED delanteras, las luces delanteras LED o el climatizador. Mejora la imagen con las carcasas en color de la carrocería y otros detalles.

Nuestra unidad, con el acabado Cooper S, añade elementos como el  Paquete Media Connected, sensor de parking trasero, reposabrazos delantero MINI Connected y los modos de conducción MINI Driving Modes, además de todos los aditivos estéticos propios de la versión más deportiva por el momento, asientos deportivos con una tapicería especial…

Como es habitual, uno puede hacerse un MINI 5 puertas casi a medida. Nuestra unidad contaba con numerosos extras, pero al tratarse de un contacto es imposible recordarlos todos en detalle. Entre las novedades con las que puedes jugar en el configurador destacan el equipamiento de cuero Chester de color Malt Brown o el Colour Line disponible ahora también en Malt Brown. También se ofrece la opción MINI Yours Interior Style Piano Black, que además de las superficies en Piano black en puertas y consola, hay una moldura en el tablero de instrumentos retroiluminado, que puede cambiar de color con el paquete MINI Excitement.

Y para quien todo esto no sea suficiente (y no le importe gastar más dinero) existe el  programa MINI Yours Customised que permite que el cliente diseñe, molduras, proyectores LED de la puerta o más, desde Internet, gracias a la impresión 3D y el rotulado láser.

El precio base de un MINI 5 puertas parte de los 21.100 euros. Si lo eliges con este motor de gasolina que ahora te detallamos, el más potente de la gama inicial, el precio sube hasta los 31.400 €. Un precio elevado para un utilitario, pero ofrece potencia y exclusividad.

Te recomendamos echar un vistazo a las ofertas de MINI 5 puertascompa, donde los concesionarios oficiales de la marca, de toda España, publican mensualmente sus descuentos para todas las versiones. También visitar nuestro comparador de seguros, para dar con la póliza que mejor se ajusta a tus necesidades y presupuesto.

Motor

El encargado de mover a nuestra unidad de pruebas es el bloque más capaz de la gama en el momento de escribir este artículo. Se trata de un cuatro cilindros que entrega 192 CV de potencia (141 kW), exactamente como hasta ahora.

Nuevo es el cambio automático al que se va ligado, el Steptronic Sport de 7 marchas. Ahora es una transmisión de doble embrague que, como es habitual en este tipo de cambio automático, destaca por cambiar de relación de mnera más rápida y mejorar la aceleración.

Con las cifras en la mano, vemos que alcanzar los 100 km/h desde parado cuesta 6,8 segundos (mejora 0,1 segundos al manual). Ambos modelos calcan la velocidad máxima (235 km/h) pero donde resulta imbatible este nuevo cambio es en los consumos. De media gasta 5,6 l/100 km, una cifra muy buena que en condiciones reales de conducción sube algo… pero no se dispara. No podemos ofrecerte cifras en detalle, apenas tuvimos el coche una mañana. Baja mucho, eso sí, las emisiones contaminantes de CO2 respecto al manual.

Los responsables de MINI nos hablan de otra novedad. Todos los motores de gasolina poseen inyección directa con una presión máxima aumentada de 200 a 350 bares y aletas de turbocompresor realizadas en material especialmente resistente al calor. Y una curiosidad: las cubiertas de motor son ahora de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) más ligero. Se ha usado material reciclado obtenido de restos de fibra de carbono empleada en la fabricación del BMW i3 y BMW i8.

Si esta mecánica te resulta excesiva, en gasolina puedes optar por el tricilíndrico 1.5 de 102 o 136 CV. En diésel existen otro par de alternativas, un tricilíndrico 1.5 con 95 o 116 CV y el Cooper SD que monta un 2.0 con 170 CV, de cuatro cilindros.

Comportamiento

Como buen MINI, a pesar de que ya no haga tanto honor a su nombre y este tenga cinco puertas, se mueve fenomenal entre el tráfico urbano. Es un modelo ágil y con el motor que llevamos, que responde de manera fabulosa a casi cualquier régimen, te ubicas allí donde quieres en un instante. En su contra, la suspensión dura, que al pasar por un badén hace que quieras salir de la ciudad y llevarlo a zonas más adecudadas.

 

En autovía el coche muestra bastante aplomo. La sensación de velocidad, al ir sentado bastante bajo, se incrementa. Sí, conserva ese kart feeling de su hermano pequeño, si bien el aumento de la distancia entre ejes hace que no sea tan acentuada, algo que también tiene su punto bueno cuando tienes que pasar una junta de dilatación.

Donde el coche se siente más a gusto es en carreteras secundarias con curvas. El coche… y el conductor, que disfruta de una ran experiencia de conducción, ya que el MINI responde rápidamente y de manera eficaz a las órdenes al volante. Frena rápido antes de la curva, no se balancea apenas dentro de ella y sale disparado en cuanto vuelves a dar gas, con una aceleración sorprendente.

Llegados a este punto, detengámonos un poco en su nuevo cambio de marchas de doble embrague. El anterior era correcto y solamente notabas que cuando realizabas cambios muy rápido, al convertidor de par no le daba tiempo de alcanzar las revoluciones adecuadas… Y eso se acabó.

Por un lado, aumentar una relación (siete marchas en lugar de seis) ha reducido diferencias de régimen del motor entre las distintas posiciones de conducción. Tanto en modo automático (colocando la palanca en la D o la S, esta  última cambia de relación a un régimen más elevado), como de manera manual, moviendo la palanca o con las levas tras el volante.

Es interesante que ahora se puede vincular en modo automático la transmisión al sistema de navegación. Este último le envía datos y prepara la relación más adecuada. De este modo, reduce una marcha para usar el freno motor antes de un cruce o una curva pronunciada… o mantiene una marcha baja cuando se va por curvas enlazadas, para garantizar una mejor salida de curva, sin perder potencia.

Apenas pudimos probar el MINI Driving Modes, el sistema de modos de conducción que pude modificar la sensibilidad del acelerador, la dureza de la dirección o el sistema de climatización Puedes seleccionar entre los modos Sport, Mid y Green, con un mando giratorio en la base de la palanca del cambio.

Opinión coches.com

El MINI 5 puertas 2018 mejora al anterior, sin duda. No es un vehículo si buscas la practicidad máxima o cómodo (la suspensión resultará dura a muchos), porque para ello tendrás un sinfín de alternativas mejores en el mercado, la mayoría, además a precios más económicos. Pero ninguno con la estética tan diferenciada y las posibilidades de personalización que ofrece este.

A su gran eficacia en curva y buena capacidad de frenada suma ahora un cambio automático que se nota más rápido que el anterior por convertidor de par, que ya era bastante bueno, todo sea dicho. Mejores prestaciones y, sobre todo, consumos, hacen que compense elegirlo.

Cuenta con muy pocos rivales en el mercado, sobre todo de esta versión Cooper S de 192 CV. Porque sí, hay utilitarios deportivos de ese nivel de potencia, pero ninguno con esta atención por el detalle y posibilidades de personalización que solamente ofrecen las marcas premium. Porque sí, un Polo GTI con 200 CV está muy bien, pero ni por asomo es tan exclusivo. Habrá que esperar a que el Audi A1 2019 cuente con el 40 TFSI de 200 CV para ver si le hace frente.

Una duda que nos asalta es si podría ser más apetecible el modelo de tres puertas. El de cinco no supone un aumento de la habitabilidad exagerado y el maletero tampoco es que destaque por capacidad, si bien es más amplio. Con esta configuración de acabado, motor y cambio la diferencia de precio entre ambos es de 950 euros. Sabiendo que el de cinco puertas se demanda mucho más, no nos parece una distancia insalvable para apostar por él.

MINI 5 puertas Cooper S
7.8 Nota
Lo mejor
  • Imagen y detalles exclusivos
  • Motor pleno y con consumos comedidos
  • Mejoras del cambio automático notables
Lo peor
  • Acceso y anchura de las plazas traseras
  • Precio final con opciones
  • Maletero muy por debajo de la media
Diseño8.5
Habitabilidad6.5
Acabados7.5
Maletero6
Equipamiento8
Motor9
Comportamiento9
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (37 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta