Logo de Noticias Coches
audi-tt-tourist-trophy-prueba-058.1
Pruebanoticias/
Mario Nogales

Audi TT 45 TFSI Tourist Trophy, a prueba: cómo te vamos a extrañar…

En todas las pruebas de coches intento ser totalmente imparcial para daros una información lo más precisa posible al público. Sin embargo, tengo que reconocer que hoy voy a tener que hacer un esfuerzo extra porque estoy probando el Audi TT Tourist Trophy, la que probablemente sea la última entrega de este modelo tal y como lo conocemos. Y lo de no esforzarme se debe a que yo tengo en mi garaje un TT de primera generación y que siempre ha sido un modelo fetiche para mí, así que me voy a quitar la piel de “fanboy” y me voy a serenar para darte todos sus detalles de este coche que parte de 56.260 euros.

Las siglas TT llevan en la familia Audi desde 1998. Han sido tres generaciones de este “Tourist Trophy”, que es el significado de su nombre inspirado en la carrera motociclista de Isla de Man. Y ahora estamos probando el TT Tourist Trophy, la versión que reafirma sus orígenes y que se postula como la última antes de su transformación y probable cambio de nombre. Porque, aunque no hay confirmación oficial, todo apunta a que este modelo se transformará en un deportivo eléctrico que poco tendrá que ver con este ejemplar.

Exterior

Ya sonaba a despedida cuando cogí el TT 20 Years, una edición especial limitada a la carrocería descapotable, y ahora dos años después suena aún más con el TT Tourist Trophy que solamente está disponible en formato coupé. Su diseño no es ningún misterio y hemos hablado de él en pruebas anteriores. Las formas han evolucionado desde las curvas de la primera generación a las aristas y ángulos del actual, siempre con la deportividad en el punto de mira.

Estar probando esta edición es sinónimo de tener algunos detalles específicos y un equipamiento realmente completo. Los estrechos faros tienen tecnología Matrix LED de serie y el paquete S line exterior para acentuar sus líneas. También cuenta con un buen número de elementos en negro, entre los que están la parrilla Singleframe, las molduras de los paragolpes, las carcasas de los retrovisores o todos los logotipos de los cuatro aros, incluidos los que van serigrafiados en el lateral.

También en negro tenemos unas llamativas llantas de 19 pulgadas firmadas por Audi Sport, con las pinzas de freno en rojo para hacer contraste. Tras la caída de techo típica del coupé tenemos la zaga. Aquí, del mismo tono negro, vemos el alerón trasero fijo o la salida de escape doble. Me gusta que mantenga detalles del modelo original como ese tapón del depósito de gasolina de aluminio cepillado. A modo de apunte, creo que el color Azul Turbo de esta unidad, que es de las últimas incorporaciones a la paleta, le queda muy bien y resalta sus líneas.

El Audi TT es un coupé de tres puertas que tiene una longitud de 4.201 mm, una anchura de 1.832 mm y una altura de 1.344 mm; con una batalla de 2.505 mm. Como dije al principio, yo tengo un TT MK1 y las dimensiones han crecido, pero no de forma desmesurada. Para que os hagáis a la idea de su crecimiento en casi cuarto de siglo, el original tenía 4.041 mm de largo, 1.764 mm de ancho, 1.346 mm de alto y una distancia entre ejes de 2.422 mm.  

Interior

Lo primero que llama mi atención en el habitáculo del Audi TT es el minimalismo absoluto que rezuma por los cuatro costados. Nos hemos acostumbrado a que en los últimos tiempos los interiores se llenen de pantallas y tecnología que puede restar demasiada atención durante la conducción. Sin embargo, en este modelo destaca que solamente hay una pantalla de 12,3 pulgadas, que no es otra que la instrumentación digital Audi Virtual Cockpit. Se puede controlar desde los mandos del volante y desde el MMI Touch de la consola central.

Esta configuración fue estrenada en 2016 y lo cierto es que no parece nada obsoleta a día de hoy. A nivel gráfico hay otros modelos que le superan, pero parece una solución muy correcta por la forma en que deja un salpicadero totalmente limpio de distracciones. Además, cuenta con conectividad con Android Auto y Apple CarPlay; además de una superficie de carga inalámbrica. Mención aparte merecen los controles de la climatización, que son analógicos y están integrados en los aireadores con una pequeña pantalla como indicador en cada uno.

En esta edición Tourist Trophy también hay una configuración muy llamativa y se respira una atmósfera deportiva. El volante tiene una tapicería mixta de cuero y Alcántara, con un indicador gris a las “12 en punto”, mientras que los asientos van cubiertos por un cuero de alta calidad con patrón de rombos y costuras en contraste. Van del color de la carrocería, al igual que las molduras laterales de los asientos y la parte inferior de la consola central. En general, hay que decir que la calidad de realización del Audi TT es sobresaliente y que no han nada que desentone, todos los materiales son agradables al tacto.

La atmósfera de este Audi TT es muy correcta, con el punto intermedio entre deportividad y elegancia. Si hay que sacarle alguna pega a este ejemplar no podría ser otra que la falta de espacio en el interior. Las plazas delanteras son correctas para tratarse de un coupé compacto, pues los asientos son confortables y nos dejan espacio en todas las direcciones. Otra cosa es el encontrar huecos portaobjetos adecuados, pues los que hay son pequeños.

El Audi TT coupé, a diferencia del Roadster, se trata de un modelo homologado para cuatro pasajeros. Sin embargo, debe ser tratado más bien como un biplaza, pues su segunda fila de asientos es meramente testimonial. No hay espacio para un adulto aquí atrás, a mí me está entrando claustrofobia con solo estar grabando esta toma de un minuto. Y es que con poco más de 1,70 metros de altura ya doy con el techo y he tenido que mover el asiento delantero para que me entrasen las piernas. Como decíamos, para uso esporádico por urgencia, para niños y poco más.

Maletero

El maletero del Audi TT está bastante bien para tratarse de un coupé de dimensiones contenidas. El motivo principal es que cuenta con una tercera puerta que facilita el acceso y deja una boca de carga muy amplia, aunque en una posición algo elevada. La capacidad de este maletero asciende a 305 litros, una cifra nada despreciable y que es más que suficiente para un viaje para dos personas, que son las que viajarán con comodidad ahí dentro.

En este maletero también vemos otras ventajas como ganchos y redes para fijar la carga o iluminación en esta superficie. Bajo el piso no hay espacio para una rueda de repuesto porque está la batería, pero sí que podemos meter objetos pequeños, además de los triángulos y del kit antipinchazos. En el caso de necesitar toda su capacidad, basta con abatir los asientos traseros en dos partes (50:50) para tener una superficie plana con hasta 712 litros decapacidad.

Equipamiento

Como ya hemos mencionado, el Audi TT Tourist Trophy es una versión que está a la venta actualmente y que introduce un completo equipamiento a un precio reducido. Consigue una apariencia más deportiva gracias a las llantas Audi Sport de 19 pulgadas en negro (20 pulgadas en opción), un color que se repite en otros elementos exteriores como la parrilla, los espejos retrovisores, los faldones, el alerón o las salidas de escape. También cuenta con faros Audi Matrix LED y el paquete deportivo S line.

En el interior vemos asientos deportivos con tapicería de cuero y costuras en contraste, volante en cuero y Alcántara con marca a las 12 en punto o inserciones de aluminio. La tecnología es completa gracias a la instrumentación digital Audi Virtual Cockpit, la cámara de visión trasera, el Audi sound system, Audi Smartphone interface o el Audi parking system plus. La suspensión deportiva también es de serie en este ejemplar.

Motor

La gama mecánica del Audi TT siempre ha sido bastante limitada, con pocas opciones, pero ajustadas a las necesidades del segmento. Son todos bloques de gasolina sin electrificar, de cuatro y cinco cilindros, ligados siempre a la transmisión automática S tronic, no hay opción a cambio manual en este modelo actualmente como sí la hubo anteriormente. Si que se pueden elegir versiones con tracción delantera o con la mítica tracción integral quattro, que siempre ha sacado la mejor versión del modelo. 

El acceso a la gama lo pone el 40 TFSI de tracción delantera con su cuatro cilindros turbo de 2.0 litros y 197 CV de potencia. En el punto intermedio está el 45 TFSI ya con tracción quattro y sacando nada menos que 245 CV del mismo bloque de cuatro cilindros. El tope de gama es el TT RS con el 2.5 TFSI de cinco cilindros, que llega hasta los 400 CV y que es como un R8 en miniatura. Ya lo probamos hace tiempo y dentro de poco sacaremos un vídeo en el que también lo llevamos junto al resto de la gama RS en circuito.

Comportamiento

Me toca la parte más esperada de la prueba, que es la de ponerse al volante de este Audi TT Tourist Trophy en su versión 45 TFSI ligada a la transmisión S tronic y a la tracción quattro. Lo primero que hay que decir es que la mecánica de cuatro cilindros es de lo mejorcito que nos podemos encontrar en su categoría. Sinceramente creo que hay pocos motores a su altura, me gusta mucho cómo transmite la potencia, su linealidad y la forma de estirar. Es un motor muy lleno desde bien abajo, el par máximo está disponible entre las 1.600 y las 4.300 rpm, así que es muy aprovechable en cualquier condición. 

El Audi TT 45 TFSI que probamos tiene unas prestaciones más que correctas gracias a sus 245 CV y 370 Nm de par. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y tiene una velocidad máxima limitada a 250 km/h. También hay que destacar otras bondades como el sonido que nos llega al habitáculo. Sin llegar al nivel del RS, esta versión tiene una sonoridad notable. Al habitáculo llega bastante filtrada, pero ayuda cuando abrimos las ventanillas para escuchar el escape y también usando el modo de conducción más deportivo.

Porque, como suele ser habitual, el TT Tourist Trophy 45 TFSI cuenta con el Drive Select y permite elegir entre los modos de conducción Efficiency, Comfort, Auto, Dynamic e Individual. A través de ellos se modifican parámetros tales como la sensibilidad del acelerador, el tacto de la dirección o el comportamiento de la transmisión. La caja S tronic es la única opción en este modelo y no es mala. Destaca por su rapidez y por no ser nada brusca, aunque nos hubiera gustado una opción manual más purista. Las levas al volante son muy pequeñas.

Aunque a la mayoría de compradores de este modelo no sea lo que más les preocupe, el consumo de este ejemplar está dentro de lo esperado. En la semana de pruebas marcamos una media de 8,5 litros, algo superior a los 7,8 l/100km que homologa. Esto nos deja con un coche con cierto corte deportivo, pero igualmente aprovechable en el día a día. Y eso es gracias a una puesta a punto del chasis acertadísima, que consigue que tenga un comportamiento noble y que no desentona en ningún ámbito.

Lo primero que encandila en el Audi TT es la estabilidad y el aplomo que consigue. Parece ir sobre raíles en vías rápidas y ofrece una sensación de control absoluta. Lo consigue con una suspensión que tiene un tarado bastante firme, que podría ser algo incómoda para quien frecuente la ciudad, pero que es ideal para tramos de curvas. Ahí sale a relucir su personalidad y se muestra preciso. La capacidad de tracción es casi infinita gracias al sistema quattro y no tiene malos gestos, apenas un ligero subviraje yendo a fondo. 

Al final estamos hablando de un coche con un reparto de pesos muy conseguido y que se queda en 1.460 kg, lo cuál no está nada mal. Ese nivel de agilidad también se alcanza con una dirección progresiva que tiene un tacto muy natural y que transmite más que la mayoría de sus rivales. Por otro lado, la frenada convence en el Audi TT, pues tiene potencia suficiente para detenerlo y son muy fáciles de dosificar y coger el punto con rapidez.

Opinión coches.com

Esta prueba me deja con cierto sabor agridulce. La parte dulce es que me sigue encantando el Audi TT y la tercera generación es probablemente la más equilibrada. Llama la atención por su estética deportiva reforzadas por en la edición Tourist Trophy, cuenta con un interior minimalista y muy funcional, por no hablar del sobresaliente conjunto que forman la mecánica de cuatro cilindros con su chasis. Sin embargo, hay una parte agria y es que estamos con un modelo en peligro de extinción que podría dejarnos más pronto que tarde sin un sustituto con las mismas características.

También el hecho de que no esté al alcance de todo el mundo. Dijimos que el precio de partida es de 56.260 euros, pero lo cierto es que esta versión intermedia con 245 CV cuesta 65.230 euros. Es un precio elevado, pero la marca afirma que el beneficio de montar todo el equipamiento en esta versión es de alrededor del 50 % comparando a si se montan todos los componentes por separado. De todos modos, siempre se puede ahorrar algo de dinero entrando a coches.com, donde tenemos las mejores ofertas de vehículo nuevo del país, además de otros servicios como el renting o la financiación.

Audi TT 45 TFSI Tourist Trophy
8.1Nota
Lo mejor
  • Minimalismo y calidad interior
  • Equipamiento completísimo
  • Comportamiento dinámico intachable
Lo peor
  • Plazas traseras testimoniales
  • Precio por encima de la media
  • Va a desaparecer dentro de poco
Diseño9
Habitabilidad7
Acabados8.5
Maletero7.5
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento8.5
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • Audi
  • Audi TT
  • coupé