Logo de Noticias Coches
BMW X4 prueba contacto – 57.8
Pruebanoticias/
Mario Nogales

BMW X4 xDrive20d 190 CV, prueba con el rival a batir de los SUV coupé

Hay pocas cosas que estén más de moda que los SUV. Es una tendencia imparable que hemos ido viendo en el mercado en los últimos años y que consigue que actualmente más de la mitad de las ventas totales correspondan a este tipo de carrocería. Sin embargo, muchos compradores también buscan una estética que sea más pasional y que incluyan cierto carácter dinámico. Para ese tipo de público están dedicados coches como el BMW X4 que probamos recientemente.

Siguiendo el camino que un día comenzó el BMW X6, y buscando conseguir su nivel de éxito, ahora vemos un nuevo SUV coupé en el tamaño compacto de la marca bavara. El BMW X4 sigue un planteamiento más lógico, pues es más pequeño en dimensiones y en precio que su hermano mayor, haciendo que pueda llegar a un mayor público. Debutó en 2014 y actualmente va por una segunda generación más madura y completa que nunca. Parte de 57.400 euros y lleva tiempo disponible en con una gama de motores extensa y completa.

Exterior

Aunque este ejemplar comparte plataforma con la tercera generación del BMW X3, lo cierto es que difiere bastante en el apartado estético. Busca ser más atractivo y estilizado, sobre todo en la parte trasera. En el frontal vemos algo similar que en su hermano SUV, con elementos clásicos de la familia X. La parrilla de riñones ha sido rediseñada y se estiliza, teniendo un diseño de malla exclusivo para este modelo. Algo diferencial también es el hecho de llevar los faros Matrix LED de serie, con posibilidad de incorporar tecnología láser opcionalmente.

La vista lateral es la más atractiva del BMW X4. Es en la que más difiere de su hermano «no coupé» y destaca por esa caída de techo tan marcada y por un voladizo trasero alargada. Es cierto que también aparecen en este ejemplar nuevos diseños de llantas, que pueden ser de hasta 20 y 21 pulgadas opcionalmente en las versiones más altas de gama. Con el paquete M Sport gana deportividad y también se completa su paleta de colores con nuevos tonos como el Piedmont Red exclusivo para X4 o colores de BMW Individual como el mate Frozen Deep Grey.

En la zaga continúa esa diferenciación y gana enteros gracias a la luneta inclinada y, sobre todo, a unos pilotos traseros horizontales y alargados. Quedan por debajo de una especie de spoiler que se forma en el portón del maletero y se introducen ligeramente en el lateral. Por otro lado, el BMW X4 también cuenta con un paragolpes trasero específico con embellecedores para los tubos de escape, que son más grandes y quedan enrasados.

En términos generales, es fácil apreciar que el BMW X4 es un SUV familiar con una longitud de 4.751 mm, una anchura de 1.918 mm y una altura de 1.621 mm. La distancia entre ejes se va hasta los 2.864 mm, así que podemos esperar un interior bastante espacioso.

Interior

Lo cierto es que cuando saltamos al interior, la primera sensación que nos llega hace referencia a la calidad. El BMW X4 tiene acabados sólidos y materiales cuidados, propios de una marca premium que quiere destacar. En este caso hay que destacar la tapicería de cuero completa que cubre casi todas las superficies, los plásticos blandos del salpicadero o los nuevos embellecedores galvanizados de los aireadores. Hay algunos detalles que desentonan, pero son mínimos, apenas el Piano Black de la consola central, alrededor de la palanca de cambios.

La tecnología se ha actualizado en este modelo y vemos que opcionalmente ofrece una pantalla táctil de 12,3 pulgadas (la de serie son 10,25 pulgadas). Es la que monta la unidad probada y nos deja un buen sabor de boca por sus gráficos avanzados y por la facilidad de uso. Al fin y al cabo, también puede ser controlada a través del mando giratorio iDrive de la consola central. La climatización mantiene controles analógicos que son más sencillos de utilizar y que tienen un tacto muy bueno.

Por otro lado, vemos que delante del conductor queda una instrumentación digital de 12,3 pulgadas. Es el BMW Live Cockpit Professional opcional, que supera las 10,25 pulgadas del BMW Live Cockpit Plus que viene de serie y tiene algunas opciones adicionales, además de una vista más clara. Se puede complementar con el BMW Head-Up Display opcional para no desviar demasiado la vista de la carretera. En todo caso, la conectividad es otro de los puntos donde quiere destacar y tiene integración con Apple Carplay y Android Auto, además de Amazon Alexa.

La marca comenta que su equipamiento se ha simplificado al reducir un 30 % las opciones, que van en varias líneas de dotación. En este apartado también hay que destacar algunas novedades como el Driving Assistant Professional. Es la primera vez que está disponible en este modelo e incluye funciones avanzadas. No podían faltar el control de crucero activo, la advertencia de tráfico cruzado con frenada automática o el asistente de cambio de carril; además de otras como el asistente de aparcamiento Plus o el asistente de marcha atrás.

En términos de habitabilidad, el BMW X4 está a la altura. Hay mucho espacio en las plazas delanteras y las traseras no se quedan demasiado alejadas. El hueco disponible para las piernas es generoso, mientras que la altura libre al techo se queda algo más justa por las formas de la carrocería, en ese sentido es mejor el X3. La anchura está en la media y hace que sea más incómodo viajar en la plaza central, que carece de forma y tiene túnel de transmisión.

Maletero

El maletero del BMW X4 tiene 525 litros de capacidad bien estructurados gracias a sus formas rectas y aprovechables. Son solamente 50 litros menos que el X3, así que convence en este aspecto. Lo hace también por su puerta completa, que nos deja con una boca de carga muy amplia, aunque situada a una altura algo elevada comparado con otros modelos. En su interior vemos redes y ganchos para dividir la carga de forma sencilla.

Bajo el piso hay un pequeño hueco, aunque no entra una rueda de repuesto. También hay que mencionar que siempre podremos abatir la segunda fila de asientos para sacar todo su potencial. En este caso, se hace en tres partes (40:20:40) y da lugar a una superficie plana de hasta 1.430 litros de capacidad.

Motor

La gama mecánica del BMW X4 es muy amplia. Aunque esta vez dejamos a un lado el X4 M Competition que es el tope de gama con su seis cilindros turbo de 3.0 litros y 510 CV para centrarnos en las versiones más convencionales. Para aquellos que quieran optar por la gasolina están los xDrive20i de 184 CV, xDrive30i de 252 CV y M40i xDrive de 360 CV. Como se puede apreciar todos ellos van ligados a la tracción total y también montan la transmisión automática Steptronic de ocho velocidades.

Eso también se extiende a los motores diésel, ofreciendo otras tres versiones para quien recorra mayor número de kilómetros y le sea rentable. Se puede elegir entre xDrive20d con 190 CV, xDrive 30d con 286 CV y M40d xDrive con 340 CV. Otro detalles importante del X4 es que todas estas versiones citadas cuentan con la etiqueta ECO de la DGT gracias a un sistema Mild Hybrid instalado en los distintos bloques de cuatro y seis cilindros, tanto en gasolina como en diésel. Curiosamente del X4 no hay variante híbrida enchufable, que se queda sólo en el X3.

Comportamiento

En la prueba de contacto nos pusimos al volante de un BMW X4 xDrive20d, que es la versión de acceso a la gama diésel. Si miramos la ficha técnica comprobamos que bajo su capó cuenta con una mecánica turbo de cuatro cilindros y 2.0 litros que entrega 190 CV y 400 Nm de par entre las 1.750 y las 2.500 rpm. Es una opción ideal para aquellos que recorran muchos kilómetros y no quieran gastar demasiado, pues homologa un consumo de 5,9 l/100km y unas emisiones de 153 g/km. El contacto fue breve y no pudimos sacar conclusiones en este ámbito.

Sí que nos sirvió para ver que, a pesar de ser la de acceso, es una versión más que suficiente para el día a día. Destaca esa entrega de par en bajas, siendo un diésel de los típicos por su desempeño y aceleraciones. Tiene una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos que no deja pegado al asiento, pero que consigue mover al coche con soltura. La velocidad máxima de esta versión es de 213 km/h, aunque tampoco es un dato determinante.

Más que prestaciones, los que opten por este BMW X4 xDrive20d se llevarán un equilibrio absoluto y una calidad de rodadura bastante elevada. Llama la atención el nivel de aislamiento que presenta el interior, se nota el trabajo de insonorización por parte de la marca alemana y los beneficios (ligeros) de esa carrocería a nivel aerodinámico respecto al X3. Además de tener poca rumorosidad, se puede apreciar una puesta a punto que hace que sea muy confortable de llevar.

La suspensión tiene el punto óptimo para moverse por las ciudades con cierta comodidad entre sus badenes e imperfecciones y, al mismo tiempo, no desentona en carreteras reviradas. Es cierto que la deportividad se la tenemos que dejar al X4 M Competition, pero incluso en las versiones más mundanas se nota el potencial que tiene el chasis. Respecto a un X3 se nota un poco más duro y directo, pero no hay diferencias demasiado notables. También se muestra bastante preciso gracias a una dirección con tarado específico, que transmite correctamente.

El SUV coupé con aplomo y no presenta demasiado subviraje gracias a la tracción total. También maneja con bastante soltura las casi dos toneladas que arroja sobre la báscula. Los 1.925 kg de peso de este X4 xDrive20d nos parecen una cifra bastante elevada, precisamente sería lo que primero cambiaríamos. En definitiva, el X4 tiene bastantes puntos fuertes en el apartado dinámico, sobre todo cuando lo comparamos contra otros modelos menos funcionales.

Opinión coches.com

Lo que tenemos claro tras esta toma de contacto es que el BMW X4 es el rival a batir entre los SUV coupé. Este tipo de carrocería es más habitual en las firmas premium (aunque ya estemos viendo generalistas) y en este tamaño el alemán brilla con luz propia. Se benefician de la experiencia con X6 y también de los años que lleva en el mercado para lanzar una actualización más completa a nivel de tecnología y equipamiento.

Mientras que a nivel de comportamiento cumple con nota, sigue habiendo algunas cuestiones que podrían jugar en su contra. La principal es un precio que está unos 3.000 euros por encima del BMW X3 que tiene como partida. El SUV «no coupeizado» es más práctico por espacio interior, así que el motivo de optar por el X4 será puramente estético. En todo caso, hemos registrado buenas ofertas de este modelo en coches.com, dónde también lo tenemos en la modalidad de renting y con condiciones de financiación favorables.

BMW X4 xDrive20d 190 CV
7.8Nota
Lo mejor
  • Estética atractiva y diferenciada
  • Interior tecnológico y de calidad
  • Gama mecánica completa
Lo peor
  • Altura en las plazas traseras
  • Sin versión híbrida enchufable como el X3
  • Precio con extras
Diseño8
Habitabilidad7
Acabados8
Maletero7.5
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento8
Calidad Precio7

Galería de fotos:

  • BMW
  • BMW X4
  • todocamino