A principios de la década de los 60, Italia se recuperaba de la durísima etapa de la posguerra gracias a la ayuda del Plan Marshall y, el fabricante transalpino, Fiat, ya había demostrado al mundo entero de lo que era capaz de construir gracias al mítico Fiat 500, el pequeño “Cinquecento” que motorizó a gran parte del país.

En 1966, el mismo año en el que la selección italiana era eliminada del mundial de fútbol frente a Corea del Norte, Fiat presentó en el Salón del Automóvil de Turín, el flamante Fiat 124 Sport Spider, un deportivo descapotable diseñado por Pininfarina que fue comercializado hasta principios de los 80. Para Paolo Pininfarina, hijo del reconocido diseñador Sergio Pininfarina, el Fiat 124 Spider Sport es uno de sus coches favoritos. Aquí te dejamos la historia del Fiat 124 Spider resumida en diez actos

Desde su nacimiento, la denominación 124 se ha dejado ver por gran parte del mundo. El acuerdo firmado por Fiat con la Unión Soviética ese mismo año, unido al 7% que poseía del accionariado del fabricante español SEAT (Fiat era el socio tecnológico), pusieron al 124 en la órbita europea, de hecho, ganó el premio a Coche del Año en Europa en 1967. El Lada 1200 de fabricación rusa estaba basado en el Fiat 124, igual que el modelo español fabricado en las plantas de Barcelona y Pamplona (SEAT 124)

En 2016, medio siglo después, el mito volvió a renacer. Gran culpa de este resurgir lo tiene Mazda, fabricante con el que trabaja Fiat en el desarrollo de la plataforma que comparten el Mazda MX-5 (ver prueba del MX-5 RF) y el Fiat 124 Spider. No obstante, este resurgir todavía no se ha traducido en un número aceptable de ventas. El año pasado (2018) en España se vendieron más de 8.800 unidades del MX-5 y tan solo 86 unidades del 124 Spider. Esperemos que 2019 le siente mejor al italiano…que ahora mismo tiene su continuidad en el mercado en duda, ya que el motor 1.4 MultiAir de 140 CV no cumple con la normativa Euro 6d-TEMP.

Veámos qué tal le sienta al 124 Spider el esqueleto japonés y cómo influye en su comportamiento. Desde ya, te anticipamos que se trata de un coche muy pasional, ideal para todo amante de las sensaciones. No es un coche pensado para desplazarse desde un punto A a un punto B sin más (definición de conducción), sino de un coche en el que importa, y mucho, qué sientes durante ese recorrido desde A hasta B.

Exterior

La carrocería italiana de 4.05mm de longitud, 1.74mm de ancho y 1.23mm de altura se adapta a las mil maravillas a la plataforma del Mazda MX-5. Diseñado en Turín y producido en Hiroshima, aborda el segmento desde una perspectiva estética más clásica que recuerda mucho a la del antiguo Fiat 124 Sport Spider de mitad de la década de los 60.

Resulta curioso ver como dos productos que a priori deberían ser idénticos, presentan múltiples diferencias. Eso sí, ambos son especialistas en acaparar miradas de todo tipo de públicos (quizás el modelo japonés atraiga a un mayor público, más jóven, debido a su diseño agresivo y deportivo).

En ambos casos, la escasa altura que presenta la carrocería respecto al suelo incrementa la sensación de anchura de todo el conjunto. Parecen más anchos de lo que realmente son.

En el italiano, las referencias al diseño del modelo original se hacen evidente en el frontal, probablemente la parte donde presenta un diseño más retro y similar al del antiguo 124. Luce una imagen muy agresiva con grandes entradas de aire y una caída prácticamente vertical.

El diseño redondeado que presentan las ópticas delanteras tipo LED, junto a la posición en la que se encuentran (hundidos en la carrocería), deja un escalón en la parte interior del faro igual que ocurría con el modelo del 66. Asimismo, el predominante capó tiene una línea muy vintage, en el se esculpen dos protuberancias a los laterales que le confieren el aspecto deportivo que siempre le ha caracterizado.

La parte lateral resulta muy llamativa por el larguísimo capó que queda a escasos centímetros del suelo. La línea que define el nervio lateral comienza a mitad de la carrocería y se eleva hacia la parte trasera. Esto da lugar a una parte posterior muy voluminosa que le confiere una imagen más estable sobre la carretera.

Desde esta vista es donde apreciamos las mayores diferencias con el modelo original. Los arcos de seguridad, el ángulo del parabrisas y el gran tamaño de las llantas son señal del avance que ha experimentado el sector de automoción desde entonces.

Estéticamente, la capota de lona de color negro resalta muy bien con el color blanco de nuestra unidad. Un detalle que no es del gusto de todos es la típica antena de radio con la que contaban prácticamente todos los modelos hasta hace un par de décadas.

La zaga cuenta con un diseño muy limpio tanto en la zona de la tapa del maletero como en el parachoques. Al igual que sucede en la parte frontal, tiene una caída totalmente vertical. Los faros traseros son de tipo LED y presentan un diseño desenfadado e incorporan la luz de freno, luz de posición y los intermitentes. La luz de marcha atrás y los antiniebla traseros vienen insertados en el pequeño difusor negro situado en la parte inferior del paragolpes por lo que hay que tener cuidado para no golpear esta zona al aparcar.

Otro guiño al clásico es la ubicación del emblema Fiat, situado en la parte superior del maletero y no en la zona horizontal de la parte trasera.

Interior

Si en el apartado del exterior hacíamos referencia a las grandes diferencias presentes en el diseño de las carrocerías del Mazda MX-5 y el Fiat 124 Spider, en el interior no son tantas. Es más, de no ser por el emblema de la marca, sería muy difícil (por no decir imposible) diferenciar si estamos ante el modelo italiano o el japonés.

El diseño del salpicadero es bastante moderno pero no es del todo rompedor. Apenas incorpora elementos en la consola central por lo que luce un aspecto muy limpio y sobrio. Lo que más llama la atención es la pantalla táctil de infoentretenimiento de 7 pulgadas que también se puede manejar a través de la ruleta física situada cerca del freno de mano de toda la vida (no es electrónico). Esta pantalla está al día en temas de conectividad (compatible con Apple CarPlay y Android Auto) y su manejo (a través del táctil o la ruleta física) es bastante intuitivo. Debajo de esta tenemos una pequeña salida de ventilación y el botón de los warnings (muy a mano por si las moscas).

El sistema de climatización ostenta un diseño muy clásico con 3 ruletas físicas para manejarlo con relativa facilidad (temperatura, potencia y posición). Funciona perfectamente para mantener el pequeño habitáculo del 124 en la temperatura deseada. En este punto, hemos echado en falta los asientos calefactables que vienen de perlas para viajar a cielo descubierto en días que no haga tanto calor. Otro aspecto mejorable es la salida de ventilación redonda situada a la derecha del volante, estéticamente queda muy bien pero queda muy cerca del volante por lo que si lo utilizamos a máxima potencia, nos da de lleno en la mano derecha lo que resulta incómodo.

Pero lo que más nos ha gustado del interior no es el diseño sino la postura de conducción. Se va sentado muy cerca del suelo por lo que la sensación de control es total, además, una vez montado, todo queda muy a mano (sobre todo la palanca de cambios). No obstante, no es un coche pensado para todos los públicos, de hecho, una persona que mida 1,86 metros de altura como yo, no solo le resultará molesto entrar y salir del habitáculo, también echará de menos algún centímetro entre la separación del asiento con los pedales. Por lo tanto, no creemos que este Fiat 124 Spider sea recomendable para personas que superen dicha estatura.

Por este último detalle, su hándicap reside en la escasa habitabilidad pero tampoco es un coche pensado para satisfacer tal función. Quién se decanta por un coche de este tipo lo normal es que no espere grandes cotas de altura y anchura en el interior.

Los asientos de cuero de nuestra unidad de prueba son de corte deportivo y aunque ofrecen un agarre lateral bastante bueno, se les echa en falta algo más de anchura. El reposacabezas del asiento del conductor lleva consigo un altavoz integrado, un detalle muy útil para poder escuchar mejor las llamadas cuando circulamos sin capota.

Los huecos portaobjetos no abundan y tan solo contamos con uno pequeño situado entre las dos banquetas y otro más grande que encontramos entre los respaldos (de difícil acceso). También cuenta con el típico hueco para dejar el smartphone pero esta superficie desliza demasiado, por lo que si se acelera bruscamente puede que salga disparado. Justo encima del cofre más grande tenemos el tirador para desbloquear la capota que, una vez le pillas el truco, te permite abrirla o cerrarla manualmente en apenas 5 segundos.

La calidad de todo el conjunto es muy buena, los plásticos gomosos del salpicadero y las puertas tienen un tacto exquisito. Aquí se nota la mano japonésa de Mazda…

Maletero

Los 13,9 centímetros de longitud que saca el Fiat 124 Spider al Mazda MX-5 se traducen en un aumento de 10 litros de capacidad de carga, dando como resultado un maletero de 140 litros. Una cifra algo escasa para viajes de larga estancia pero suficiente para el día a día o para una escapada de fin de semana.

La forma del piso no es del todo regular por lo que no es aprovechable en su totalidad. Para que te hagas una idea, caben dos maletas tipo cabina y poco más. Como puedes ver en las fotos, la boca de carga queda en la parte superior y eso se traduce en una mayor dificultad para meter objetos pesados, hecho que puede resultar algo molesto ya que tendrás que elevarlos para insertarlos al maletero.

Equipamiento

El Fiat 124 Spider no esconde grandes lujos en su equipamiento para así no inflar el precio de venta al público. La configuración y personalización de cada acabado está muy limitada por lo que si se desea algún equipamiento extra en concreto, tenemos que optar a otro nivel de acabado directamente.

Desde el acabado de acceso denominado Base se incluyen de serie elementos como las llantas de aleación de 16 pulgadas, control de crucero, aire acondicionado y la pantalla táctil de infoentretenimiento.


La versión Lusso de nuestra unidad cuesta 2.000 € más que el anterior y añade el acabado cromado para el marco delantero y los escapes, llantas de aleación de 17 pulgadas, climatizador automático, sensores de aparcamiento, antinieblas delanteros y la tapicería en piel.

Como tope de gama tenemos el acabado S-Design e incluye las carcasas de los retrovisores y las barras antivuelco en gris plomo, las llantas de 17 pulgadas exclusivas y los asientos de cuero especiales. Este acabado luce un aspecto más vistoso y los materiales empleados son más agradables a la vista.

Motor

Como ya hemos comentado, el Fiat 124 Spider no comparte mecánicas con el Mazda MX-5. Desde Fiat se apuesta por un motor turbo 1.4 MultiAir de 140 CV de cuatro cilindros y 240 Nm que poco tiene que ver con las variantes atmosféricas del japonés. La incorporación del turbo hace que la experiencia de conducción sea totalmente distinta, con una elasticidad y un empuje mayor.

Antes de empezar a analizar el motor, cabe recordar que, a día hoy, la continuidad de este motor turbo está en el aire, ya que no cumple con la normativa Euro 6d-TEMP.

Sobre la báscula, el Fiat 124 tiene un peso de 1.093 kilogramos. Esto se traduce en una excelente relación potencia/peso a un precio muy contenido. Este peso irrisorio unido a los 140 CV otorgan al italiano unas prestaciones muy dignas: acelera de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos y su velocidad máxima es de 215 km/h.

Las cifras sobre el papel son las que son, sin embargo, una vez a los mandos del deportivo, nos da sensación de ser más rápido y ágil de lo que realmente es. La postura de conducción pegada al suelo hace que la sensación de velocidad sea mucho mayor.

Este veterano bloque envía toda su potencia al eje posterior que está situado muy cerca del puesto de conducción. Al acelerar, notamos que el coche nos empuja desde atrás con contundencia y la sensación de control es mucho mayor a la de un tracción delantera.

En el apartado de consumo nos encontramos con una grata sorpresa, y es que hemos conseguido unas cifras bastante contenidas si tenemos en cuenta el tipo de coche que es. En ciudad tiene un consumo homologado de 8,5 litros cada 100 kilómetros y en carretera se sitúa en 5,1 litros. Durante nuestra semana de prueba pudimos probarlo en todo tipo de trazados y nuestros consumos no excedieron mucho de lo homologado (salvo en carretera que hicimos 5,6 litros de media)

Comportamiento

Nada más ponernos a los mandos del Fiat 124 Spider nos damos cuenta de que estamos ante un coche muy pasional. Su bajo peso unido a su motor turbo, le convierten en un coche muy disfrutable a cualquier velocidad. El nivel de información que nos llega al puesto de conducción es descomunal, el ir sentados a tan poca distancia del suelo y la tracción trasera hacen que las sensaciones se multipliquen. De verdad, ¡es un auténtico juguete!

La palanca de cambios cuenta con unos recorridos muy cortos y acertados que nos permite alcanzar la zona alta del cuentarrevoluciones rápidamente (hasta poca más de las 6.000 rpm). Aunque su tacto es más duro de lo normal (aspecto que yo personalmente agradezco), cuenta con un buen guiado de marchas. La capacidad de reacción es muy buena por lo que serán pocos los casos en los que nos veamos en la necesidad de reducir marcha para obtener más potencia.

 

A nivel dinámico, se trata de un coche más confortable que el Mazda MX-5, este último se muestra más duro y firme sobre el asfalto. Y ¿por qué presentan diferencias en su comportamiento dinámico si ambos comparten esqueleto? Pues porque cada fabricante le da tu toque personal, en el caso del 124 Spider, los amortiguadores y las barras estabilizadoras son de origen Fiat y eso se traduce en un comportamiento distinto.

El bajo centro de gravedad del italiano unido al chasis poco nervioso, le otorga un paso por curva muy estable y preciso, sin presentar apenas balanceo en su carrocería. La suspensión se muestra firme en trazados revirados y el eje trasero apenas pierde el control. Como hemos dicho anteriormente, en Fiat también se han preocupado por el confort en ciudad (probablemente por donde más vayamos a circular) que ofrece el 124 Spider, siendo un coche cómodo (para ser un deportivo) en vías urbanas.

 

La dirección tiene una respuesta muy rápida y precisa. Su punto fuerte reside en la comunicación que ofrece al conductor, y es que en todo momento somos conscientes de qué está pasando en las ruedas. Este tacto de la dirección le hace ser un coche fácil de manejar, divertido y de reacciones previsibles.

Donde peor sale parado es el apartado de insonorización, pero no por los materiales empleados en el interior, que como ya hemos dicho son de buena calidad, sino por la capota de lona que no absorbe del todo bien los ruidos y vibraciones del exterior. En ciudad no hace un ruido excesivo, pero una vez alcanzamos los 100 km/h el ruido empieza a ser demasiado molesto.

Opinión Coches.com

Cuando uno oye hablar de coches deportivos lo primero que se le viene a la mente son modelos privativos con al menos 300 o 400 CV de potencia. No obstante, son muchos los modelos que no tienen que recurrir a semejantes motorizaciones para también ser considerados como deportivos.

Este el caso del Fiat 124 Spider, un coche que con apenas 140 CV transmite un sinfín de sensaciones que lo sitúan como uno de los coches más divertidos y con mejor relación peso/potencia/precio del mercado. Un claro ejemplo de que desde la sencillez también se pueden construir productos pasionales.

Estéticamente, nos encanta esta nueva perspectiva clásica desde la que aborda el segmento. Aunque el Mazda MX-5 tiene un aspecto más radical, yo personalmente me quedo con el aire vintage que luce el Fiat 124 Spider. Cuestión de gustos..

El veterano bloque 1.4 MultiAir Turbo de 140 CV tiene un comportamiento excelente y las sensaciones que ofrece son muy buenas. Además, sus cifras de consumo son bastante contenidas si tenemos en cuenta que es un coche que normalmente circula a un régimen más alto de lo normal debido a los recorridos de su caja de cambios.

Sus puntos negativos residen en la habitabilidad y en la insonorización del interior. El primer punto era totalmente esperable en un biplaza descapotable, no obstante, podría ganar algún centímetro más para que gente de más de 1,85 metros de altura pudiese optar a comprarlo.

Respecto a la insonorización todo pasa por mejorar la capota de lona. Antes de montarnos ya intuíamos que algo de sonido se metería al interior, sin embargo, esos ruidos y vibraciones son muy palpables a 120 km/h (me imagino hacer un viaje de 4 o 5 horas con ese sonido y…)

Fiat 124 Spider 1.4 MultiAir
7.3 Nota
Lo mejor
  • Comportamiento dinámico
  • Relación peso, potencia, precio
  • Consumos contenidos
Lo peor
  • Habitabilidad interior
  • Equipamiento opcional por paquetes
  • Insonorización capota
Diseño8
Habitabilidad6
Acabados6.5
Maletero6
Equipamiento6.5
Motor8.5
Comportamiento9
Calidad Precio8

Galería de fotos:

Ver galeria (59 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta