Sin duda, los últimos meses han estado marcados por el cambio de forma de medir los consumos y emisiones de los coches. Se ha pasado del ciclo NEDC (diseñado en los años 70 y vigente en los últimas décadas) al WLTP, más acorde con la forma de conducir actual y que debería mostrar consumos más cercanos a la conducción real. No es que fuese un modo malo de evaluar, sino que los fabricantes, que conocían al dedillo las pruebas, usaban trucos dentro de la legalidad para homologar valores más bajos.

Ha cambiado el examen y todos los modelos y versiones han de aprobar este test más difícil. La nota que tienen que sacar para aprobar la establecen las normas de contaminación. Hasta 2018 estaba vigente la normativa Euro 6b y, actualmente, hasta 2019, estará vigente la normativa Euro 6c (son los mismos valores, pero recogidos de manera diferente). A partir del verado entrará en vigor la normativa Euro 6d-Temp… esa que vemos que cumplen ya la mayoría de últimos lanzamientos.

¿Qué son las normas Euro?

Los coches contaminan. Y hay que establecer límites de los gases nocivos y partículas que salen por el tubo de escape cuando los motores de combustión están en funcionamiento. Se mide el nivel de varios tipos de contaminantes:

  • CO: El monóxido de carbono es un gas inoloro que se porduce cuando se quema un combustible de manera incompleta. Es muy peligroso y su inhalación puede causar la muerte.
  • NOx: Los famososo óxidos de nitrógenos, realmente peligrosos para la salud al ser cancerígenos. Son más comunes en los coches diésel, de ahí que cuenten con elementos como la válvula EGR para tratar de eliminarlos y, más recientemente, el Adblue (que convierte los óxidos de nitrógeno en vapor de agua y nitrógeno inocuo).
  • PM: Son las partículas sólidas, de un tamaño pequeñísimo. Las hay de diferentes tipos (desde el humo a las que producen las pastillas de freno) y las más peligrosas son los benzopirenos. Para ello existen los filtros de partículas, que ya empiezan a incluir también los coches de gasolina.

Además de estos (quizá los más conocidos y peligrosos), también se toman registros de hidrocarburos que salen por el escape sin quemar y otros gases combinados con ellos.

 

El objetivo final es que los coches no contaminen (o al menos no en cantidades peligrosas). Cada vez son más estrictas (lo NOX comenzaron a limitarse en el año 2000 y desde 2014 los límites del diésle se acercan a los del gasolina). Así se ha avanzado hasta ahora:

NormaEntrada en vigor
Euro 11992
Euro 21996
Euro 32000
Euro 42005
Euro 52009
Euro 62014
Euro 6c2018
Euro 6d2019 septiembre

Esta norma atañe a todos los vehículos, si bien hasta la llegada de la norma Euro 6 los vehículos industriales se basaban en otras, denominadas con números romanos. Desde la norma Euro 6 todos los tipos de vehículos se incluyen en la misma normativa, con diferentes límites según su masa.

Euro 6c y Euro 6d-TEM

Así pues, tenemos un examen más complicado (el ciclo WLTP) y una nota de corte más difícil de alcanzar. A ello hay que sumar una prueba en carretera (RDE) para medir emisiones, que es la que más cuesta a los fabricantes cumplir… sobre todo en términos de emisiones de NOx. Las marcas conocían que habría que fabricar coches menos contaminantes… pero no contaban con un modo de medir más estricto para calcular el resultado. De ahí el revuelo actual.

Para echar un cable desde la Unión Europea permite una desviación entre la medición RDE y WLTP. De ahí la coexistencia de dos normas:

  • Euro 6c: Estándar para las mediciones de WLTP (en laboratorio). Entró en vigor en septiembre de 2017 para nuevas homologaciones y es obligatoria para todos los modelos desde septiembre de 2018. Limita el NOx a 60 y 80 mg/km en gasolina y díesel, respectivamente.
  • Euro 6d-TEMP: Es el que se utiliza para las mediciones de RDE. También entró en vigor para nuevas homologaciones desde septiembre de 2017, si bien será el 1 de septiembre de 2019  cuando todos los modelos deban cumplirla. Se permite una desviación del 110% respecto a los valores logrados en laboratorio, por lo que los vehículos de gasolina pueden emitir 126 mg / km mientras se prueban en la carretera, los automóviles diésel 168 mg / km.

Como ves, nos encontramos en un momento de transición hasta la llegada, en 2020, del Euro6d. Entonces, los registros obtenidos en laboratorio y en condicciones reales de conducción no podrán desviarse más allá del 50%. De este modo, un vehículo de gasolina tendrá que mantenerse por debajo de 90 mg/km, mientras que los diésel deben mantener sus emisiones de NOx por debajo de 120 mg / km.

¿Cómo afecta la norma Euro 6d?

El contenido de la norma Euro 6d todavía no es definitivo, pero se espera que estabecerá un límite de emisiones emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) medidos en carretera mucho más estricto y que, en el caso de las partículas, el nivel de emisiones de un motor de combustión sea equivalente al de un coche eléctrico. Esto obligará a los fabricantes a introducir más tecnología en sus coches, si quieren alcanzarlos… y poder venderlos más tarde.

En los próximos dos años veremos llegar no solamente coches eléctricos y coches híbridos enchufables, sino también nuevos coches híbridos con diversas tecnologías que limiten el uso del motor de combustión a cuando realmente sea necesario para moverse. Sí, la tecnología es al final más cara… pero como todo, dependerá del volumen de ventas. Cuanto mayores sean, más fácil será bajar su precio a medio plazo.

En teoría esto también traerá cambios en nuestras calles. FuelsEurope ha presentado un informe, realizado por Ricardo y Aertis (no directamente por esta patronal de las petroleras), que augura que las emisiones de los coches diésel Euro 6d serán más provocadas por desgaste de neumáticos y pastillas de freno que del escape, por lo que no serán más contaminantes que los nuevos modos de propulsión. Indican que en Alemania las emisiones de óxido de nitrógeno retrocederán de las 160.000 toneladas en 2015 a las 25.000 en 2030

Que los diésel modernos son más limpios (algo que defiende también la industria de automoción) podría llegar acabando con las restricciones a la circulación en áreas de las ciudades, toda vez que se vayan retirando de la circulación los vehículos homologados bajo las normas anteriores.

Fuentes: FuelsEurope, AA, FeetEurope, Wikipedia, European Union

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta