Logo de Noticias Coches
Ford Puma ST prueba – 27.8
Prueba
Luis Ramos Penabad

Ford Puma ST, a prueba: ¿es tan dinámico como su primo el Fiesta ST?

Hubo un tiempo que los jóvenes europeos suspiraban (o suspirábamos) por utilitarios y compactos deportivos. No se trataba tanto de tener mucha potencia bajo el capó sino de contar con un coche rápido, eficaz en curva, que te sacase sonrisas y fuese, al mismo tiempo, práctico.

Ahora quedan pocas opciones deportivas dentro de los utilitarios, un segmento en retroceso. Mandan los SUV. Un tipo de coche que pretende ser más práctico, grande y alto. ¿Pero puede ser deportivo un coche alto?

Lo vamos a ver hoy con el Ford Puma ST. La marca del óvalo pidió a su división más prestacional, Ford Performance, que hiciese una versión deportiva de su SUV pequeño.

Vamos a intentar responder a dos preguntas. La primera: ¿puede un SUV ser deportivo? La segunda tiene que ver con su precio. Cuesta unos 34.000 euros sin descuentos, lo que supone pagar casi 6.000 euros más que un Fiesta ST.  ¿Merece la pena? Vamos a verlo.

Exterior

El Puma es uno de los SUV pequeños con un diseño más atrevido. Si hablamos de la versión ST hay rasgos que acentúan su deportividad. En la parte delantera, por ejemplo, contamos con un splitter con el que gana un 80% de carga aerodinámica. Va integrado en el paragolpes delantero, más musculoso que en otras versiones, con una toma de aire inferior y embellecedores negros en los extremos donde se integran la ópticas antiniebla.

Cambia también la parrilla, con el tramado ST en forma de panal de abeja y el logo de la versión. Mantiene la forma hexagonal, y de los vértices superiores parten unas líneas que dan algo de empaque visual al capó y que refuerzan la vista de los faros “saltones”, en una posición más elevada. Son Full LED dinámicas de serie y la firma lumínica es muy llamativa.

En el lateral vemos cómo la marca ha jugado a tener pasos de rueda bastante voluptuosos, con lo que consigue una forma de tipo “botella de Coca Cola”, que se extrecha en la parte central. Esta versión tiene pasos de rueda ensanchados, que casa con su cariz deportivo y nos encontramos de serie con llantas de 19 pulgadas con unos neumáticos Michelin Pilot Sport 4S 225/40.

Este color Verde Mean es exclusivo del Puma ST y no faltan detalles en negro como en el faldón lateral o el alerón superior trasero. Si no te gusta, hay otros cinco tonos a elegir, sólidos y metalizados. No hay diferencias en las medidas, ya que el coche conserva sus 4.226 mm de longitud, por 1.805 mm de anchura y 1.533 mm de alto. Cifras muy similares a las que tenían los compactos a principios del siglo XXI, que sólo eran ligeramente más bajos.

En la zaga también tenemos unos paragolpes más prominentes, con un difusor plástico con una salida de escape doble cerrándolo por debajo. No faltan ópticas LED que se meten en el portón, donde además de las letras ST en rojo tenemos la denominación del modelo en grande en el centro.

No entraremos a discutir si volver a usar nombre Puma que empleaba el pequeño coupé es una decisión acertada o no. Lo que sí es cierto es que ambos buscan al conductor que quiere un coche “pintón” donde la funcionalidad no es su principal virtud. Y eso se nota dentro.

Interior

Los cambios del habitáculo respecto al que vimos en nuestra prueba del Ford Puma 1.0 Ecoobost son más de aspecto que de otra cosa. Es un SUV con una posición de conducción más elevada que un Fiesta, desde luego, pero no tan de todocamino como otros rivales, sino que se parece bastante a la de un turismo.

Hay un espacio correcto y de esta versión destacan sobre todo los asientos Recaro, que recogen mucho el cuerpo, algo que se agradece al enlazar curvas a ritmos rápidos, si bien son algo incómodos para entrar y salir del coche (según tu envergadura). Están bien tapizados y tienen el emblema ST bordado. Hay molduras en salpicadero y puertas exclusivas de esta versión, pero hay materiales de tacto algo peor en las partes más bajas.   

No es difícil encontrar una posición de conducción adecuada con los reglajes de asientos (no conseguirás llevar las piernas tan estiradas como en un Fiesta) y volante.

Es un volante multifunción forrado en cuero, achatado en su base y me gusta que integra los modos de conducción, que en otras versiones se lleva a la consola central. A través de él vemos un cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas que varía el aspecto en función del modo de conducción seleccionado.

Se suma a una pantalla de 8 pulgadas para el sistema de infoentretenimiento Sync 3. Tiene un funcionamiento bastante fluido y además conserva algunos mandos físicos y ruletas para volumen y dial de radio. No son los únicos, pues también tenemos mandos físicos para el climatizador o las luces.   

En la consola tenemos una palanca de cambio que puede quedar algo baja para algunos conductores. Y pocos huecos portaobjetos, apenas un espacio donde dejar el móvil, que puede tener carga inalámbrica y un par de reposabebidas junto al freno de mano. El cofre entre los asientos no es muy grande pero eso sí, al menos cuenta con una toma USB.  

No es un coupé, pero la verdad es que las plazas traseras no dan para mucho. En la unidad que probamos, con techo solar, se queda bastante cerca del techo y el espacio para las rodillas no es demasiado cuando los que ocupan los asientos delanteros son altos.

De todos modos, es un espacio mayor del que encuentras en un Fiesta y el acceso a estas plazas es más cómodo que en el utilitario y me atrevería a decir que también que el Focus. Lo de hacer un viaje largo con tres adultos detrás… estás homologado para ello pero no será muy cómodo.

Maletero

No hay diferencias en el maletero respecto a otras versiones de la gama. Son 456 litros de capacidad. Es un espacio bastante grande si lo comparamos con otros SUV pequeños y más que los 311 del Fiesta. Eso sí, hay que aclarar que esa cifra incluye los 80 litros del compartimento bajo el piso que la marca llama MegaBox.

Se trata de una solución muy práctica, ya que al estar recubierto de goma puedes guardar cosas mojadas o incluso líquidos, porque cuenta con un desagüe. También permite cargar elementos altos de pie, como una bolsa de palos de golf.  

No faltan otros detalles habituales como ganchos para sujetar la carga, perchas, una toma de 12 Voltios o una cortinilla que se mueve solidaria con el portón, que cuenta con accionamiento eléctrico. Los respaldos de los asientos traseros pueden abatirse. Están divididos en dos partes asimétricas y cuando realizas esta operación queda un espacio casi plano de 1.216 litros de capacidad.

Equipamiento

Como versión más completa de la gama va muy equipada. De serie tiene todos los elementos exteriores distintivos, llantas de aleación de 19 pulgadas, ópticas LED inteligentes, la suspensión deportiva…

Dentro no faltan los asientos deportivos Recaro con un tapizado mixto tapizado mixto tela/piel, climatizador, acceso y arranque sin llave, instrumentación digital configurable o un sistema multimedia con pantalla táctil de ocho pulgadas con el sistema Sync 3 que incluye radio DAB, compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, acceso a aplicaciones o el sistema de sonido premium B&O.

En el apartado de seguridad no faltan el encendido automático de luces y limpiaparabrisas, alerta y asistente de cambio de carril involuntario, frenada automática en ciudad, aviso pre-colisión, detector de fatiga, sensor de aparcamiento trasero…

Como ves, muy completo, pero puedes añadir algunos extras interesantes con los que contaba nuestra unidad:

  • Paquete Performance: Suma diferencial de deslizamiento limitado y Launch Control. 1.100 €
  • Paquete Tech: Añade control de crucero adaptativo, control de objetos en ángulo muerto y en maniobras de macha atrás (que se ve de fábula, por cierto), sistema precolisión, sensor de parking delantero y lateral o el asistente al aparcamiento. 1.300 €.
  • Techo solar panorámico deslizante. 1.000 €.
  • Portón trasero manos libres. 450 €

El precio de partida es elevado, de 34.300 euros (opciones aparte). Elevado, sí, pero  puedes encontrar ofertas del Ford Puma, de todos los acabados y versiones, en nuestra sección de coches nuevos. Es ahí donde los concesionarios oficiales de la marca publican sus descuentos y los tienen actualizados mes a mes. Te recordamos que esas ofertas pueden incluir financiar el coche con la marca.

Motor

Bajo el capó tenemos al mismo bloque que impulsa al Fiesta ST. Es un motor de tres cilindros de 1.496 cc turboalimentado, que se asocia a un cambio manual de seis relaciones y tracción delantera.

Entrega 200 CV de potencia (147 kW) a las 6.000 rpm, con un par máximo de 320 Nm, disponibles entre las 2.500 y 3.500 rpm. El coche no es mucho más pesado que el Fiesta equivalente, apenas 75 kg más para quedarse en 1.358 kg. Así no es de extrañar que pueda acelerar hasta 100 km/h desde parado es de 6,7 segundos y alcance 220 km/h de velocidad punta.

El consumo medio homologado se queda en 6,8 l/100 km, gracias sobre todo al sistema de desconexión de uno de los cilindros cuando se rueda al ralentí o con poca demanda en el motor.

Comportamiento

Nada más arrancar el motor notas que el Puma es fiero. Incluso al ralentí suena a “gordo”. Ayuda el sonido del escape. Cuenta con unas válvulas activas que se abren o cierran en función del modo de conducción que has elegido y que modifican la intensidad del ruido.

Los primeros días lo conduje principalmente en ciudad. Sentía que tenía a una fiera en el zoo: que ves su músculo y sus garras pero también que no está a gusto porque no puede hacer lo que realmente quiere. Traducido a lenguaje automotriz: tiene una suspensión más rígida que el modelo convencional, soportes del motor más duros y eso implica menor confort en baches y resaltos tan habituales en la urbe. Y además, no hay muy buena visibilidad lateral.

No significa eso que no sea un coche para usar a diario, porque no es una tortura, pero hay opciones más cómodas para moverse en ciudad. El motor no parece gran cosa por debajo de las 3.000 rpm, donde parece que llevas un coche muy tranquilo. Y es que entrega su potencia de manera progresiva, en la zona media ya empieza sorprender y, en la zona alta del cuentavueltas es directamente el delirio. Hace que no eches de menos un cuatro cilindros, créeme.

Con una suspensión dura y motor que empuja lo suyo era llevarlo a una carretera de curvas. Y ahí entra en jugo la dirección. Muy directa y rápida (la marca habla de un 25 % más) y con el peso adecuado, perfecto para tomar curvas en los modos de conducción más deportivos. Es muy precisa: un pequeño giro de volante se traduce en un cambio de trayectoria.

Esto te ayuda a ganar confianza en las curvas enlazadas. Y aquella suspensión que te incordiaba en ciudad ahora se demuestra muy eficaz. Coge las curvas de tal modo que no tengo la impresión de estar llevando un SUV, algo a lo que ayudan los fabulosos neumáticos que lleva y el diferencial de deslizamiento limitado en el tren delantero que aumenta la capacidad de tracción en curva. Viene en un paquete junto con el Launch Control que ayuda a hacer salidas fulgurantes.

Y a la salida de cada curva, el propulsor que empuja muy bien.  Ford propone los cuatro modos de conducción Eco, Normal, Sport y Circuito. Varían el mapa del motor, respuesta del acelerador, asistencia de la dirección y la actuación del control de estabilidad y tracción.

¿Pegas en lo dinámico? Pues yendo de sobresaliente, voy a señalar tres para la Matrícula de Honor. Hay un ligero lag en la respuesta del turbo, la entrega de potencia se demora un poco desde que la demandas. Los frenos se fatigan cuando los usas a fondo y la dirección, si bien es rápida y directa, peca de un tacto artificial. Son pequeños detalles de los que también peca el Fiesta ST… no debidos a su naturaleza de SUV.

¿Y consumos? Pues en un uso tranquilo te mueves en torno a los 7,2 litros pero en una conducción animada que pide a gritos te moverás cerca de los 8,5. Acabamos la prueba con un gasto medio de 7,6 l/100 km.

Opinión coches.com

Toca responder a las preguntas que nos hacíamos al principio. Sí, es un SUV deportivo. Han convertido al Puma en un coche muy dinámico y, sobre todo, divertido. El trabajo de Ford Performance en el chasis es excepcional. Y es que han conseguido que un SUV se encuentre más cómodo cuantas más curvas hay en la carretera.

La segunda era el precio. 34.000 euros no es poco. Pero es un producto único. Los Volkswagen T-Roc R, Audi SQ2 o el Hyundai Kona N ofrecen mucha más potencia, pero son más caros y sin este comportamiento tan vivaz. Frente al Fiesta ST cuenta con un mejor acceso al interior, más maletero y la carrocería más buscada hoy en día, con mucha personalidad.  

Quizá el Fiesta ST sea más sensato, o incluso el Focus ST, que no es mucho más caro… pero ¿acaso quien busca un coche con el apellido ST busca sensatez?

Ford Puma ST 1.5 EcoBoost
7.8Nota
Lo mejor
  • Prestaciones, respuesta del motor, tacto deportivo
  • Equipamiento de serie muy completo
  • Buena capacidad de maletero
Lo peor
  • Plazas traseras pequeñas
  • Precio sin descuentos bastante alto
  • Disponible solo con cambio manual y el diferencial es opcional
Diseño8
Habitabilidad6.5
Acabados7
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento9
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • Ford
  • Ford Puma
  • todocamino