La tercera generación del Kia Ceed está resultando ser uno de los modelos más dúctiles de los últimos tiempos. Hacemos esta afirmación por el número de carrocerías a las que ha dado vida. Comenzó con el habitual cinco puertas, no tardó en llegar el familiar Ceed Tourer, sorprendió el Proceed con estilo shooting brake y todavía queda por llegar el XCeed a finales de año. Las posibilidades se multiplican sabiendo que la electrificación puede llegar a estas cuatro versiones.

Y con un producto tan maleable y que ofrece tanta versatilidad, la marca japonesa pretende consolidarse en los diferentes mercados. De hecho, por primera vez la familia Ceed (sumando todas las carrocerías) podrá ocupar el primer puesto en ventas, superando al exitoso Kia Sportage. Aunque hoy vamos a centrarnos solamente en uno de ellos, en el más espacioso y aprovechable, ponemos a prueba al nuevo Kia Ceed Tourer.

El modelo más europeo de la marca, desarrollado y producido en nuestro continente (su nombre viene de “for the Community of Europe, with European Design) sigue con la extensa tradición de los familiares de Kia. En esta ocasión la importancia es mayor debido a la desaparición de un histórico como el Kia Carens. Aunque el Ceed Tourer no tenga siete plazas quiere ofrecer al cliente ese alma de monovolumen con una buena habitabilidad y un maletero líder.

Exterior

El Kia Ceed Tourer tiene el exterior que cabría esperar. Aunque parezca mentira, conserva la plataforma K2 que aparecía en el compacto de cinco puertas sin cambios. Con esto queremos decir que solamente se ha extendido el voladizo trasero para ganar esos centímetros extra en la trasera, la distancia entre ejes se ha mantenido en 2.650 mm. En general tenemos un familiar con una longitud de 4.600 mm, una anchura de 1.800 mm y una altura de 1.465 mm.

El diseño tampoco es completamente nuevo. Si miramos el frontal apenas podremos diferenciarlo del cinco puertas. Introduce algunos de los rasgos del deportivo Kia Stinger como la parrilla “tiger nose” más ancha y con esa moldura cromada. El logotipo de la marca queda justo encima, en el capó, y a los lados aparecen unas ópticas delanteras afiladas y con cuatro puntos LED para la luz diurna. La parte inferior gana horizontalidad gracias a esa toma de aire y a la forma del paragolpes.

En el perfil es donde se ve realmente que estamos con el Kia Ceed Tourer. A partir del pilar B es donde comienzan los cambios y se aprecia a la perfección esa extensión del voladizo trasero. En esta vista destacan las barras del techo o las llantas de 17 pulgadas, específicas del acabado GT Line que lleva nuestra unidad de pruebas. Esta versión también añade algunas molduras en color negro a lo largo de la carrocería y el logotipo del acabado.

La zaga es su parte más diferenciada, como era de esperar. En la parte superior, justo por encima de la luna aparece un pequeño spoiler de techo. La zona media está protagonizada por unos pilotos traseros bastante horizontales que tienen una firma lumínica diferente a la del cinco puertas. En la zona inferior el paragolpes se ensancha y aparece una especie de difusor que cuenta con dos salidas de escape cromadas. Es un detalle que no nos ha gustado demasiado, pues son falsas y por detrás se puede ver la salida de escape real.

Interior

En el interior todo está dispuesto como en el resto de integrantes de la familia Ceed. Todo está bastante enfocado hacia el conductor y la parte superior queda la información más importante, para que no se desvíe demasiado la atención de la carretera. Tras el volante GT Line, achatado en la parte inferior y con un acabado destacado, se encuentra una instrumentación mixta. Tiene dos esferas analógicas de tamaño generoso y una pantalla LCD de 4,2 pulgadas.

En la parte principal la protagonista es la pantalla táctil de hasta 8 pulgadas (7 pulgadas de serie) que es el centro neurálgico del infoentretenimiento. No está demasiado integrada, pues sobresale en el salpicadero, pero su funcionamiento es satisfactorio. En el tope de gama incluye servicios conectados TomTom e integración con el teléfono móvil. Justo debajo hay un par de botoneras, una para facilitar el manejo de la pantalla y la segunda para los diferentes controles de la climatización.

Estamos ante un modelo generalista y eso se aprecia en sus acabados. No quiere demostrar una calidad apabullante, sino practicidad y durabilidad. Lo cierto es que encontramos un habitáculo bien resuelto con un plástico blando con buen tacto y unas llamativas costuras ocupando el salpicadero. Cumplen también con creces la tapicería de tela con entramado de rombos de los asientos GT Line o las molduras que imitan al aluminio. Lo que no termina de convencer es el Piano Black que ocupa buena parte de la consola central.

Estamos con el Kia Ceed Tourer y como en cualquier familiar se ha intentado maximizar la habitabilidad y la sensación de espacio a bordo. La plazas delanteras son amplias y cómodas, los asientos recogen bien el cuerpo y, aunque se regulan manualmente, es fácil encontrar una posición de conducción. Además encontramos un buen número de huecos portaobjetos en varios puntos que serán de gran utilidad para el usuario.

Si saltamos a las plazas traseras encontramos un acceso bastante cómodo gracias al generoso ángulo de apertura de las puertas. En esta zona no destacará especialmente respecto a sus rivales del segmento C. Decimos esto porque las plazas laterales cuentan con una anchura notable y bastante espacio para las piernas, pero sigue estando la problemática de la plaza central carente de forma y con un túnel de transmisión a tener en cuenta.

Maletero

Ahora sí, llegamos a lo que es el punto más destacado del Kia Ceed Tourer: el maletero. Decimos esto poniendo las cifras sobre la mesa, pues es el más grande de entre los familiares compactos y además también supera a la mayoría de vehículos de segmentos superiores. Lo consigue con nada menos que 625 litros de capacidad, una cifra muy destacada que aventaja incluso al del Proceed en 31 litros. Y no es solo hasta dónde llega, sino cómo lo hace.

Porque se trata de un maletero que tiene una boca de carga muy amplia y situada en una posición baja. Cuenta con unas formas muy regulares que lo hacen más aprovechable, además de algunos accesorios realmente útiles. En los rieles del suelo del maletero se puede introducir una especie de barrera divisoria móvil que incluye unos ganchos que ayudan a dividir y a fijar la carga. También hay una red que separa esta zona del resto del habitáculo.

Y bajo el piso encontramos hasta cuatro huecos para meter objetos pequeños, los centrales de buena anchura y el de más atrás estrecho para meter un paraguas o los triángulos de emergencia. Con tanto hueco cabría esperar un kit antipinchazos, pero no. Levantando la parte central encontramos una rueda de repuesto, una caja de sorpresas este maletero. Si se necesita más espacio siempre se puede abatir la segunda fila de asientos en dos partes (60:40) para alcanzar una capacidad sublime de 1.694 litros.

Equipamiento

La gama del Kia Ceed Tourer está formada por cuatro de los niveles de equipamiento habituales. El más básico es el Concept, que ya parte con llantas de acero, luces diurnas LED, instrumentación con pantalla de 3,5 pulgadas, sistema de audio con pantalla de 5 pulgadas, cierre centralizado, aire acondicionado o sensor de luces. De serie ya cuenta con ayudas a la conducción como la asistencia al mantenimiento de carril, detector de fatiga, advertencia de colisión frontal y asistente de luces de carreteras.

Si seguimos subiendo encontramos el acabado Drive, más completo gracias a elementos como las llantas de 16 pulgadas, pilotos traseros LED, pantalla de 7 pulgadas con Android Auto y Apple CarPlay, , cámara de marcha atrás, sensor de lluvia, climatizador bizona, red de maletero y bandeja organizadora bajo el piso. Por encima está el Tech, que añade a lo anterior llantas de 17 pulgadas, pantalla de 8 pulgadas con navegación TomTom, cargador inalámbrico o tapicería Color Package.

Aunque en la prueba de hoy vamos a centrarnos en el acabado tope de gama, en el que muestra la cara más deportiva del Kia Ceed Tourer: el GT Line. Quiere mejorar sumando a lo anterior un aspecto más deportivo con llantas específicas, faros LED, techo solar panorámico, freno de estacionamiento eléctrico, llave inteligente, botón de arranque, instrumentación con pantalla de 4,2 pulgadas, sistema de sonido JBL o pedales deportivos, entre otros.

Cabe destacar que en este modelo no se ofertará el acabado GT. Este nivel si lo hemos visto en otras carrocerías, siempre ligada a la mecánica más potente, que por lo tanto tampoco la tendremos en este familiar. La decisión ha sido tomada con la finalidad de no canibalizarse en ventas con el Kia Proceed.

Motor

La gama de motores del Kia Ceed Tourer es bastante completa e incluye opciones bastante equilibradas tanto en diésel como en gasolina. Si comenzamos por el diésel, el combustible que está perdiendo protagonismo, hay dos opciones partiendo de la misma mecánica. El 1.6 CRDi de cuatro cilindros puede elegirse con 115 CV y cambio manual de seis velocidades obligatoriamente o con 136 CV, que permite optar entre el cambio manual o la transmisión automática 7DCT.

Cuando pasamos a la gasolina nos encontramos con el 1.0 T-GDi de tres cilindros y 120 CV, que solamente puede ir ligado al cambio manual, como versión de acceso a la gama. Por encima aparece la que será la opción más potente, el 1.4 T-GDi de 140 CV en el que sí se puede escoger entre la caja manual o la automática de doble embrague. En este ejemplar no está el 1.6 T-GDi de 204 CV que sí está presente en el Proceed.

En esta jornada de pruebas nos decantamos por el Kia Ceed Tourer gasolina de menor potencia, probablemente el que más se venderá. El 1.0 T-DGi de 120 CV y 172 Nm de par se erige como una opción interesante por su precio y parece suficiente para mover esta carrocería con cierta soltura. Sus prestaciones no destacan, pues acelera de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos y su velocidad máxima es de 190 km/h. En el apartado de consumos y emisiones, consigue homologar 6,2 l/100km y 140 g/km de CO2 según el ciclo WLTP.

Comportamiento

Tras ir repasando todos los prolegómenos de nuestro Kia Ceed Tourer 1.0 T-GDi 120 CV ahora toca analizar su comportamiento dinámico. Lo primero que nos llega es ese característico sonido del motor de tres cilindros, que no es molesto pero sí audible desde el interior. En los primeros kilómetros notamos un ruido de rodadura perceptible que quizás sea causado por las llantas de nuestro acabado. En este apartado no habría estado de más mejorar un poco la insonorización.

La mecánica es una vieja conocida para nosotros, pues ya la hemos probado en otros ejemplares. Como en ocasiones anteriores hay que adaptarse a su funcionamiento, principalmente al bajo nivel de par que entrega. Eso quiere decir que hay que ceñirse a la zona media del cuentarevoluciones para sacar el máximo jugo del familiar. En bajas el motor es bastante flojo por lo que nos obligará a hacer uso de la palanca de cambios para que no decaiga.

Y eso no es necesariamente una mala noticia. El cambio manual de seis velocidades presenta unos recorridos largos, pero un tacto preciso y un guiado fácil. Nos enfrentamos a algunas carreteras de montaña y no salió perjudicado en absoluto. Los 120 CV de potencia son suficientes para mover los más de 1.400 kg de este familiar, pero probablemente para los que acostumbren a hacer viajes largos o vayan cargados, los motores más potentes serán una opción más acertada.

A nivel de chasis, el Kia Ceed Tourer progresa adecuadamente. La plataforma K2 mejoraba su rigidez y nos ofrece un comportamiento bien equilibrado. Lo cierto es que no se ha buscado una conducción apasionante, pero es un coche que se siente ágil y que no desentona demasiado. En mecánicas más potentes hay un modo Sport gracias al sistema Drive Mode Select, pero en este caso solo tenemos la configuración que viene por defecto.

Su objetivo principal era lograr un buen nivel de confort a bordo y para ello recurre a una suspensión mejorada y optimizada para el peso extra en la parte trasera que tiene este familiar. El resultado es bueno, pues ayuda a absorber cualquier imperfección del asfalto con solvencia (aunque a veces da la sensación de ser algo seca) y al mismo tiempo ofrece unos buenos niveles de estabilidad en vías rápidas y a velocidades más elevadas.

Terminaremos hablando de la dirección, la cuál nos ha resultado poco comunicativa por el grado de asistencia que presenta. Eso se traduce en una pérdida de precisión en tramos revirados y también en una mejor maniobrabilidad en cuidad. Cuestión de prioridades. En cuanto al consumo, necesitaremos una prueba más a fondo para dar datos, pero da la sensación de que el tres cilindros es bastante sensible y si no tenemos cuidado con el pie derecho los consumos se dispararán por encima de los 7 litros.

Opinión coches.com

Con este Kia Ceed Tourer la marca japonesa habla más de un nuevo modelo que simplemente de otra carrocería. Hay puestas muchas expectativas en este ejemplar, que es probablemente la opción más lógica para los usuarios que necesiten mucho espacio de carga. Destaca precisamente por eso, por su brutal maletero de 625 litros que queda redondeado con una buena habitabilidad interior. En el diseño exterior y en el equipamiento es básicamente lo que ya conocíamos del Ceed de cinco puertas.

Probamos una versión que probablemente será la más popular, la 1.0 T-GDi de 120 CV con cambio manual. El tres cilindros se muestra suficiente para este ejemplar, que cuenta con un comportamiento equilibrado y solvente. En definitiva, un coche que comprar con la cabeza y no con el corazón. Con un precio de partida de 14.900 euros, el Kia Ceed Tourer se posiciona como una de las mejores opciones por calidad/precio en su segmento.

Kia Ceed Tourer 1.0 T-GDI 120 CV
7.9 Nota
Lo mejor
  • Maletero líder indiscutible
  • Comportamiento dinámico equilibrado
  • Relación calidad/precio
Lo peor
  • Algunos detalles de acabado
  • Sonoridad a bordo
  • Este motor solo puede ir con cambio manual
Diseño7.5
Habitabilidad8
Acabados7.5
Maletero9
Equipamiento7.5
Motor7.5
Comportamiento8
Calidad Precio8.5

Galería de fotos:

Ver galeria (53 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta