Logo de Noticias Coches
Mitsubishi Eclipse Cross prueba – 137.9
Prueba
Luis Ramos Penabad

Mitsubishi Eclipse Cross Black Edition, a prueba: ¿interesa esta edición especial?

Vive. Y tanto que vive. Mitsubishi se ha visto envuelta en los últimos meses en una marea de rumores, tras la presentación del plan de la alianza Nissan-Renault sobre su desaparición en Europa, de que Nissan (accionista mayoritario) busca comprador… pero no es fácil (ni mucho menos gratis) hacer desaparecer una marca de un día para otro.

Así las cosas, tenemos confirmado ya un nuevo Mitsubishi Eclipse Cross, el SUV compacto de la marca, de cara a 2021. Y con un motor híbrido enchufable, una de las especialidades de la casa en la última década. Pero antes de su llegada no queríamos dejar pasar por alto el actual Eclipse Cross, el segundo modelo más vendido en España, tras el veterano ASX.

Habíamos conducido el coche en su presentación y realizado una prueba con el motor diésel (que ya está descatalogado). Pero nos faltaba una prueba a fondo del gasolina, el combustible que está llevándose la mayoría de ventas en el segmento.

La unidad que tenemos entre manos tiene el acabado Black Edition, un paquete especial que llegó al mercado a mediados de 2020 y que le da un toque más deportivo a un modelo con una imagen bastante singular.

Exterior

El Mitsubishi Eclipse Cross Back Edition no hace que varíen las cotas del modelo original. Tiene unas medidas bastante contenidas para el segmento de los SUV compactos, con 4.405 mm de longitud, por 1.805 mm de ancho y 1.685 mm de altura.

¿Qué diferencia a esta terminación del resto? Pues en el frontal ya advertimos detalles en negro (de ahí su nombre) en parrilla delantera, el protector inferior o las carcasas de los retrovisores.

Desde luego, casan muy bien con el color rojo Diamond de nuestra unidad de pruebas. Es uno de los cuatro con los que se puede escoger, junto con el blanco Silky, negro Amethyst o gris Titanium

En el lateral, destacan las nuevas llantas de aleación de 19 pulgadas en negro brillante con neumáticos en media 225/55 y un curioso diseño de diez radios con la mitad más gruesos. Hacen juego con los embellecedores inferiores, insertados en los protectores de plástico, y con las barras de techo. Los cristales traseros oscurecidos quedan especialmente bien en esta variante.

La zaga es lo más sui géneris de este modelo debido a su curiosa luneta dividida por esa especie de alerón que une visualmente los pilotos traseros, de formas muy voluptuosas. De nuevo encontramos detalles en negro brillante en la parte baja, que carece de salidas de escape.

Interior

Para las dimensiones exteriores, el espacio no está nada mal. En las plazas delanteras se viaja bastante holgado. La posición de conducción es la típica de los SUV, no ha jugado el Eclipse Cross a poder colocar el asiento más bajo.

El acabado Black Edition suma en el interior un atractivo juego de pedales en aluminio. Da un toque aún más deportivo a un interior negro, con asientos en piel en esta unidad que le dan más empaque. Desde luego, el aspecto en general es bueno, mejor que otros modelos de la marca. Solamente lo desluce el uso a discreción del negro piano, ese material que se ensucia y daña con suma facilidad y que está tan en boga (si bien parece que su uso empieza a remitir).

Uno de los detalles que esperemos que mejore la actualización es la ergonomía de los mandos, algo que destacamos en nuestra prueba. Los que encontramos en el volante sí están ordenados de manera lógica e intuitiva, pero para acceder a ver los datos del ordenador de a bordo o algunos sistemas de ayudas de la conducción hay que buscar los botones, en zonas alejadas de la vista.

El sistema de infoentretenimiento se maneja desde una superficie táctil que a veces resulta errática y poco precisa, de ahí que acabes muchas veces pulsando la pantalla directamente.  Es compatible con Apple Carplay, así que puedes usar las aplicaciones a través de Siri sin probemas (también Android Auto). Me gustó (de nuevo) el head-up Display. De acuerdo, no es sobre el cristal del parabrisas, pero se ve bien.

Detrás, buen espacio para dos, no tanto para tres (debido al túnel de transmisión sobre todo). Las formas del coche penalizan el acceso, pero hay espacio de sobra para los pies, sobre todo con los asientos en su posición más retrasada, pues pueden moverse longitudinalmente. También es posible reclinarlos, un detalle que cada vez me gusta más, sobre todo cuando viajo con niños.

Maletero

El acabado Black Edition no afecta en absoluto al maletero. Recordamos: con las cinco plazas en uso oscila entre los 378 y 485 litros, en función de cómo coloques los asientos traseros.

Es cierto que para su tamaño no es mucho, pero hemos viajado cuatro personas con nuestro equipaje (una de ellas un bebé, que a pesar de ser el más pequeño es quien más espacio de carga ocupa con diferencia) y se mostró solvente. Si alguna vez precisas más espacio, puedes abatir los respaldos de los asientos traseros (que están divididos en proporción 60:40) para alcanzar 1.122 litros de capacidad.

Equipamiento

El paquete Black Edition (con todos los elementos que mencionábamos en los apartados del exterior e interior para el Mitsubishi Eclipse Cross se ofrece con los acabados Motion y Kaiteki. Te desglosamos en detalle los elementos más destacados en nuestra ficha del Mitsubishi Eclipse Cross 2018.

Es aconsejable el más completo Kaiteki porque se incluye, además de la tracción integral que siempre puede venir bien, un paquete de conectividad de Mitsubishi. No es moco de pavo, pues incluye asistencia de Emergencia SOS (eCall) , notificación automática de colisión (ACN), asistencia en carretera (bCall), asistencia de información (iCall) Y pulsando el botón de información en la consola superior, el propietario del vehículo puede acceder a asistencia en carretera no urgente o a servicios relacionados con su cuenta e informe sobre el estado del vehículo (VSR).

Además, el Eclipse Cross Black Edition ofrece gratis durante un año con el denominado Pack Connect+, que incluye asistencia en caso de robo, control parental, bloqueo o desbloqueo remoto de puertas y accionamiento remoto de luces o claxon.

¿Precios? La marca anuncia el Mitsubishi Eclipse Cross Black Edition desde 23.350 € (descuentos de la marca incluidos) para el acabado Motion, cantidad que asciende a 25.350 € con cambio automático y 31.600€ para el acabado Kaiteki que tenemos entre manos.

Como siempre señalar que son precios recomendados y que siempre puedes encontrar ofertas del Mitisubishi Eclipse Cross en nuestra sección de coches nuevos, publicados por los concesionarios oficiales de la marca. Recuerda que en algunas de esos descuentos puede ir incluida la financiación del coche.

Motor

Toda vez que en febrero dejó de venderse con el motor diésel, el Mitsubishi Eclipse Cross solamente puede comprarse con un bloque de gasolina fabricado en aluminio bastante interesante, el 150T, un 1.5 litros que entrega 163 CV (120 kW) a 5.500 rpm y 250 Nm de par máximo entre las 2.400 y 4.500 rpm. incorpora sistema de inyección directa de gasolina, distribución variable y turbocompresor.

Con él bajo el capó el coche se mueve realmente bien. Acelera de 0 a 100 km/ en 10,4 segundos y es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h. Se asocia a un cambio CVT con ocho relaciones y, sobre el papel, su punto más flaco es el consumo ya que homologa en ciclo medio combinado 8,7 l/100 km, con unas emisiones de CO2 de 196 g/km.

Comportamiento

Pulsas el botón de arranque y enseguida compruebas cómo el propulsor mueve con solvencia y determinación  más que suficiente para mover sus 1.635 kilos de peso. Eso sí, también ves enseguida que, como motor de baja cilindrada que es, se toma las cosas con bastante parsimonia hasta que llegas a las 3.000 rpm.

Se asocia en esta unidad al cambio automático. Es ideal para llevarlo de manera suave. Porque ahí el Eclipse Cross se disfruta. Y mucho. Conduje en un solo día 900 km y después de tantas horas al volante agradeces llevar un coche que sea suave y silencioso.

Sí, es un cambio de variador continuo, pero sorprende por su funcionamiento. Cuenta con  ocho relaciones simuladas, que puedes buscar desde las levas ubicadas tras el volante, de un tamaño generoso que ya quisiera en otros coches (no, Stelvio, no hablo de ti). Pero incluso en el modo D se muestra bastante eficaz y rápido, sin muchos resbalamientos (cuando se revoluciona el coche pero no gana velocidad en sintonía).

El hecho de que el coche se muestre mucho más a gusto y cómodo a partir de las 3.000 rom acaba afectando a los consumos. Son elevados. En la prueba (ojo, mucha autovía a velocidades altas) acabó gastando 9,0 l/100 km. Algo más que las cifras que homologa.

Ojo, hemos de tener en cuenta que tenemos una unidad con tracción total, cuyo buen hacer comprobamos en nuestra toma de contacto, en una finca muy embarrada. El sistema S-AWC, (Super All Wheel Control) es una tracción total permanente con tres programas que mejoran la tracción y siempre contamos con tracción en ambos ejes (del 80/20 al 40/60 en función del modo elegido).

¿Y en carreteras secundarias? Pues mucho aplomo para tratarse de un SUV, muy por encima de la media, realiza unos cambios de apoyo sin problema (ayudan aquí las llantas que monta), si bien balancea algo pues las suspensiones no buscan la máxima firmeza, sino un equilibrio muy bien logrado. Y de nuevo me gustaría destacar el sistema de frenado, excelente.  

Opinión coches.com

SUV compactos hay muchos. Muchísimos. Pocos con esa silueta tan especial y única del Mitsubishi Eclipse Cross. Condiciona algo la habitabilidad y el espacio de carga, de acuerdo, pero no hasta límites que lo hagan poco utilizable. El paquete Black Edition lo hacen todavía más atractivo y es una acierto que se ofrezca con los dos niveles de acabado.

Buenos acabados interiores (con algún pequeño defecto en algunos materiales o la ergonomía de los mandos) con materiales que recubren el salpicadero de buena calidad al tacto y ajustes más que correctos.

El precio no es demasiado elevado para su potencia y todo lo que incluye. Lo mejor, su pisada en carretera, con un gran aplomo. Lástima de unos consumos más ajustados, que sin duda lo harían un coche mucho más apetecible.

Mitsubishi Eclipse Cross 150T 4WD Black Edition
7.9Nota
Lo mejor
  • Relación precio/equipamiento
  • Confort de marcha y aplomo
  • Estética con mucha personalidad
Lo peor
  • Maletero por detrás de algunas alternativas
  • Ergonomía de algunos mandos
  • Motor perezoso a bajas vueltas (lo que sube el consumo)
Diseño8
Habitabilidad7.5
Acabados8.5
Maletero6.5
Equipamiento8.5
Motor8.5
Comportamiento8
Calidad Precio8

Galería de fotos:

  • Mitsubishi
  • Mitsubishi Eclipse Cross
  • todocamino