Logo de Noticias Coches
peugeot-308-prueba-contacto-137.8
Prueba
Mario Nogales

Prueba Peugeot 308 Hybrid 180 e-EAT8: el león saca las garras

Estamos asistiendo a una época en la que los coches cada vez tienen menos personalidad. Los fabricantes estiran al máximo sus mecánicas y plataformas, utilizándolas en varios modelos de diferentes marcas. Eso nos lleva a que cada vez sea más aburrido conducir algunos de ellos. Por suerte, también tienen otras herramientas para diferenciarse, algo que vemos en el coche que hemos probado recientemente. El Peugeot 308 Hybrid 180 e-EAT8 quiere huir de ello y se postula como uno de los mejores compactos.

A priori, con el establecimiento de Stellantis como uno de los mayores conglomerados del mundo del motor salían perdiendo los usuarios. Casi hemos perdido la cuenta de los modelos asentados sobre la plataforma EMP2 por lo que podríamos pensar que es una copia de otros. Sin embargo, la tercera generación del Peugeot 308esconde mucho más. Introduce una evolución notable a nivel estético, estrena un buen número de tecnologías y viene con versiones electrificadas como la que probamos.

Exterior

Ya introducimos diciendo que este Peugeot 308 se asentaba sobre la plataforma EMP2. Eso se traduce en un aumento sustancial en sus dimensiones si lo comparamos con su generación anterior. Ahora es 11 cm más largo, quedándose en 4.367 mm de largo, 1.859 mm de ancho y 1.441 mm de alto (20 mm menos). Por otro lado, la distancia entre ejes se queda en 2.675 mm, que supone un incremento de 55 mm.

Esta modificación en sus medidas nos dejan con un compacto que da la sensación de dinamismo total. El capó es más alargado y el parabrisas va inclinado, aunque lo más llamativo probablemente sea el frontal. Cuenta con una gran parrilla trapezoidal con entramado en 3D que integra el nuevo logotipo de la marca, que además es un radar para las ayudas a la conducción. A ambos lados quedan unos faros LED estrechos y afilados, con la ya típica luz diurna en posición vertical con forma de colmillos.

Ya se aprecia a primera vista que los paragolpes están más marcados, algo que también se puede ver en en los pasos de ruedas o en los faldones laterales. Y eso que el lateral es la parte que menos personalidad tiene y que más recuerda al anterior. En este caso, se valen de los nuevos diseños de llantas de 16 a 18 pulgadas (como es el caso de nuestra unidad). No hay carrocería bitono, el 308 se puede escoger en siete colores: Verde Olivine, Azul Vértigo, Rojo Elixir, Blanco Perla nacarado, Blanco Banquise, Gris Artense y Negro Perla Nera.

La zaga del nuevo Peugeot 308 es también muy llamativa y lleva el ADN de la marca a la perfección. Cuenta con un pequeño spoiler de techo, justo por encima de una luneta de pequeñas dimensiones. En la parte intermedia aparecen los pilotos traseros LED que representan las garras del león y quedan unidos por el centro. La parte inferior queda copada por una especie de difusor en color negro que integra unas salidas de escape cromadas, que son falsas.

Interior

En Peugeot saben cómo llamar la atención en términos de diseño, eso se ha visto por fuera claramente. Y por dentro la cosa no queda atrás, pues mantienen el característico Peugeot i-Cockpit en su última evolución y con novedades interesantes. Como siempre, delante del conductor queda un volante de pequeñas dimensiones que está achatado tanto por arriba como por abajo. Cuenta con un nuevo diseño, con el logotipo actualizado y botones para distintas funciones.

Por encima de él, quedará a la vista la instrumentación digital de 10 pulgadas con gráficos en 3D. De serie viene una sin ese último aspecto, pero lo cierto es que tras probar los dos convence el tope de gama. Muestra la información de forma clara y nos permite personalizar lo que vemos a través de los botones del volante. Pero no es lo único que estrena el Peugeot 308 a nivel tecnológico.

En la parte central aparece la pantalla táctil principal de 10 pulgadas, con unos gráficos bastante avanzados y la ya habitual facilidad de uso. Se controla con la misma precisión que la pantalla de un móvil y cuenta con navegación conectada de TomTom y una conectividad completa con Apple CarPlay y Android Auto. Además, por primera vez incorpora los i-toggles, unos botones táctiles configurables que nos ayudan para establecer accesos directos y no restar tanta atención de la carretera.

Es importante porque, aunque por debajo haya algunos botones físicos para la climatización, el control de este aspecto se hace principalmente a través de la pantalla. Por suerte, también aparece un control por voz más avanzado. Por debajo encontramos una superficie con carga inalámbrica para smartphones (en los acabados superiores) y una consola central muy marcada, con diseño asimétrico y un selector de cambio minúsculo.

A pesar de tratarse de un coche generalista, el Peugeot 308 tiene una calidad notoria que se sitúa por encima de la media. Esto se hace más perceptible en los acabados superiores de la gama, con esa tapicería mixta tan destacada, con las costuras en contraste. También convencen el techo de tela negra o las molduras de aluminio extruido. Nos sobra el Piano Black en algunas zonas, pero en términos generales saca nota.

La habitabilidad también es buena en las plazas delanteras. En la primera fila hay espacio en todas las cotas y se puede contar con ventajas como los asientos con certificación AGR, que son muy cómodos, tienen reglajes eléctricos y son calefactados. También destaca para bien el número de huecos portaobjetos, que pueden sumar hasta 34 litros adicionales en esta zona.

El Peugeot 308 ha crecido en dimensiones notablemente. Esto no quiere decir que vaya a ir sobrado en la segunda fila de asientos, pues encontramos las mismas limitaciones que en otros compactos del segmento C. El acceso es algo complicado por sus formas exteriores, concretamente el pilar C. Una vez dentro el hueco para piernas y cabeza es algo superior, pero seguirá siendo justo para los usuarios de mayor altura. La plaza central, además cuenta con túnel de transmisión.

Maletero

El maletero probablemente sea la asignatura pendiente de la nueva generación del Peugeot 308. Tiene una capacidad inferior que la de su antecesor, con 412 litros para la carrocería compacta. Además, si se elige una versión híbrida enchufable, como es el caso, el maletero se queda en 361 litros (y una pequeña maleta para los cables de carga). Por suerte, las líneas son rectas y la superficie aprovechable, aunque la boca de carga queda algo alta.

Bajo el piso del maletero no encontramos espacio para una rueda de repuesto, nos tendremos que conformar con el kit antipinchazos. Hay algunas ayudas como ganchos para fijar la carga y también hay iluminación interior. Los asientos traseros se pueden abatir en dos partes (60:40) para dejar una capacidad de hasta 1.323 litros en los de combustión (algo menos en los híbridos enchufables).

Equipamiento

El Peugeot 308 está disponible en los habituales niveles de equipamiento que ya hemos visto en anteriores generaciones. De serie la dotación ya es bastante completa, pues con el Active Pack de acceso ya cuenta con faros LED, llantas de 16 pulgadas, climatizador automático, instrumentación digital de 10 pulgadas, volante multifunción, pantalla táctil de 10 pulgadas, sensores de aparcamiento, lector de señales, alerta de cambio de carril, frenada de emergencia en ciudad o aviso pre-colisión.

Esto va un paso más allá con el acabado Allure, que es el más equilibrado gracias a llantas de 17 pulgadas, navegación Peugeot Connect NAV, sensores de luz y lluvia o sensores de aparcamiento delanteros. Se puede completar con un Allure Pack que añade la carga inalámbrica, acceso y arranque sin llave, control de crucero adaptativo o detector de ángulo muerto, entre otras cosas.

Por encima estaría el acabado GT, que es el que quiere sacar su carácter deportivo mediante las llantas de 18 pulgadas, faros Full LED Matrix, el i-Cockpit 3D, el selector de modos de conducción o el volante calefactable con levas. Se podría completar un poco más con el GT Pack y sus asientos eléctricos con certificación AGR, cámara trasera, equipo de sonido Focal con 10 altavoces o los asistentes del Drive Assist Plus, que hace que consiga una conducción semi-autónoma.

Motor

La gama mecánica es uno de los aspectos que más evoluciona en el Peugeot 308. Se basa en el lema «Power of Choice» de la marca, por lo que ofrece todo tipo de versiones para adaptarse a las necesidades de cada cliente. Entre los motores de combustión, hay un diésel y un gasolina. El diésel es el BlueHDi de cuatro cilindros y 1.5 litros con 130 CV, que se puede elegir con el cambio manual de seis velocidades o el automático EAT8.

Por la parte de la gasolina, el protagonista es el 1.2 PureTech de tres cilindros, que se puede elegir en dos niveles de potencia. De acceso tiene 110 CV y va con el cambio manual, mientras que la variante de 130 CV puede ir tanto en manual como en automático. Y la principal ventaja de usar la plataforma EMP2 es que llegan por primera vez versiones electrificadas e incluso habrá una 100 % eléctrica de cara al próximo año.

Hay dos híbridos enchufables, el de 180 y el de 225 CV. En ambos casos se emplea el 1.6 PureTech de cuatro cilindros (con distinto nivel de potencia) junto a un motor eléctrico de 81 kW acoplado a la caja e-EAT8 y moviendo las ruedas delanteras (no hay 308 de tracción total por ahora). Se une al conjunto una batería de iones de litio de 12,4 kWh que permite ofrecer una autonomía eléctrica de hasta 60 kilómetros en el de 180 CV (59 kilómetros en el tope de gama).

La batería de los Peugeot 308 Hybrid se podría recargar en una toma estándar en un tiempo de 7 horas y 5 minutos. En una toma reforzada de 16 A el tiempo se reduciría a 3 horas y 50 minutos, mientras que con el Wallbox de 7,4 kW se puede cargar en 1 hora y 55 minutos. Nosotros nos hemos puesto al volante del Peugeot 308 Hybrid 180 e-EAT8, el híbrido enchufable de acceso.

Comportamiento

Empezar diciendo que este ejemplar con etiqueta CERO de la DGT podría ser la versión más equilibrada de todas por sus condiciones. El nivel de potencia, con sus 180 CV y 360 Nm de par, es más que suficiente para el día a día y permite hacer viajes largos y cargados con ciertas garantías. Todavía no hay datos completos sobre sus prestaciones, pero la aceleración es muy buena y su velocidad máxima es de 225 km/h.

Dejando a un lado lo que pueda correr este Peugeot 308 Hybrid 180 e-EAT8, lo que más destaca es la suavidad en marcha y la calidad de rodadura. Lo cierto es que es un coche que se percibe bien insonorizado y, en modo eléctrico, apenas se oye nada en su interior. Aunque eso también dependerá de la batería que tengamos en cada momento. Aclarar que no pudimos comprobar si es real la autonomía eléctrica, pues cuando cogimos el coche ya estaba prácticamente agotada.

En todo caso, hay varios modos de conducción para adaptarse a las distintas condiciones. En el Eco se prioriza el motor eléctrico y se dejaría el gasolina para momentos puntuales, en el Hybrid se combinan las dos tecnologías de forma inteligente y en el Sport se saca todo el potencial de este modelo electrificado. Los cambios suceden en parámetros como la transmisión, el tacto de la dirección o la respuesta del acelerador.

En todo caso, no hay una variación demasiado extrema entre modos. El Peugeot 308 ha sido concebido para ofrecer un equilibrio ejemplar, un punto intermedio entre comodidad y deportividad. Destaca la suspensión por su tarado intermedio o la dirección por su guiado preciso. Probablemente lo que menos convenza de este modelo es el tacto de su sistema de frenos, pues al contar con la frenada regenerativa es menos natural y difícil de dosificar.

También hay que dejar claro que este Peugeot 308 Hybrid 180 e-EAT8 tiene un peso de 1.603 kg, que son 349 kg más que el de gasolina básico. En conducción deportiva o en tramos revirados se nota que es menos ligero, más torpe en los cambios de apoyo. En todo caso, este ejemplar no está hecho para correr, si no más bien para aprovecharnos de su eficiencia en ciudad.

Volvemos a decir que nos lo encontramos con la batería casi vacía y que no pudimos comprobar su autonomía eléctrica. Aún así nos sorprendió al dejarnos un consumo de 4,2 litros en la ruta que hicimos y en la que no buscamos precisamente una conducción eficiente. Eso habla muy bien de este híbrido enchufable, que podría acercarse al 1,1 l/100km homologados siempre que lo hayamos cargado antes.

Opinión coches.com

El Peugeot 308 presenta una evolución ejemplar a todos los niveles y se posiciona como un referente en el segmento. Al menos en términos de diseño, pues consigue entrar por la mirada a muchos y girar cabezas a su paso por sus formas personales y atractivas. Tampoco se queda atrás en el apartado tecnológico, con un buen número de novedades en este aspecto. La calidad es buena, aunque la habitabilidad y el maletero están por debajo de la media.

Otro punto positivo es la amplia gama mecánica, que ofrece por primera vez dos versiones híbridas enchufables. El Peugeot 308 Hybrid 180 e-EAT8 es el de acceso, que destaca por refinamiento y eficiencia. En general, es un coche equilibrado y cumplidor en todas las situaciones. Su precio de partida es de 23.200 euros para el gasolina de acceso, aunque el híbrido enchufable parte de 36.900 euros.

Esta tarifa se puede reducir considerablemente si nos acogemos al Plan MOVES III que está vigente (hasta 5.000 euros achatarrando otro coche) o también entrando a coches.com, donde tenemos las mejores ofertas de coche nuevo y financiación a condiciones favorables.

Peugeot 308 Hybrid 180 e-EAT8
7.8Nota
Lo mejor
  • Estética con personalidad
  • Tecnología avanzada
  • Gama mecánica completa
Lo peor
  • Acceso a plazas traseras
  • Maletero más pequeño
  • Precio en híbridos enchufables
Diseño8.5
Habitabilidad7.5
Acabados8
Maletero7
Equipamiento7.5
Motor8
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • compacto
  • Peugeot
  • Peugeot 308