Desde que mis compañeros comerciales probaron el Nissan Juke en Sevilla, tenía una espina clavada con este curioso coche que cuando lo ves no sabes muy bien si es un todoterreno, un utilitario o un cupé deportivo.

Desde luego, Nissan es especialista en desmarcarse del mercado. Pasaron de hacer un compacto (el tipo de coche que siempre es el más vendido en todas las marcas generalistas) y en lugar de ello lanzaron el Qashqai. Muchos no entendieron la jugada: ¿un todoterreno que no es todoterreno? ¿para qué? Pero Nissan sabía muy bien lo que se traía entre manos. De alguna forma intuyeron antes que nadie que estos vehículos iban a tener cada vez más demanda.

Trasera Nissan Juke

En mi opinión, el acierto fue fruto de saber explotar los estudios de mercado del departamento de marketing. Relizaron un buen análisis de la situación. La población es cada vez más urbana, así que un coche se utilizará sobre todo en una ciudad, donde un todoterreno no tiene sentido… pero donde sí es agradable moverse un poco más alto que el resto de vehículos. Como la gente también es más alta también irá más cómoda y, si un día sales al campo (donde más deseas escapar cuando vives en una urbe), no tendrás que ir a 5 km/h si te da por meterte en una pista de tierra.

Con esos mismos argumentos, la apuesta del Juke es si cabe más arriesgada, ya que es un coche bastante más pequeño, donde la practicidad del Qashqai se pierde en favor de un diseño más agresivo, juvenil y deportivo. Rompedor ¿Podríamos decir que incluso raro? Veámoslo.

Exterior

Por diseño es un todoterreno compacto, con una carrocería original y agresiva como pocas… de esos coches que odias o amas, pero que jamás pasarán desapercibidos en la calle. Te miran. Mide 4,14 metros de largo, como un utilitario (20 cm menos que su hermano Qashqai de cinco plazas). Y aunque le hemos llamando todocamino, lo es más por estética, ya que apenas mide 1,57 metros de alto y la distancia al suelo (unos 18 centímetros) no es para tirar cochetes.

Frontal del Nissan Juke

Tiene rasgos de diseño realmente llamativos, como los faros ubicados sobre el capó del motor, o los tiradores de las puertas traseras ocultos en los marcos, un recurso empleado en coches que ya hemos probado, como el prueba con el SEAT León Ecomotive, o el Chevrolet Aveo diésel inaugurado por Walter da Silva en Alfa Romeo. Si el coche ya es muy compacto, con este recurso lo parece aún más y le dan un aire más deportivo. Pero tienen un problema: su grado de apertura es muy pequeño y se hace difícil entrar y salir de este pequeño Nissan…

Interior

He leído opiniones muy diversas sobre el interior del Juke. Vaya por delante que, a mi, me gusta… porque es distinto. Toda la parte delantera es de plástico negro, que contrasta con una curiosa consola central que imita el depósito de gasolina de una motocicleta.

Interior Nissan Juke

Nos gustó que los mismos mandos de la instrumentación sirvan tanto para regular el D-Mode (un sistema de control dinámico que regula la respuesta del pedal del acelerador y la dureza de la dirección seleccionando las opciones Sport o Normal) o el climatizador. Seleccionas uno de los botones que hay bajo la pantalla, Climate y D-Mode, y según cual elijas, cambia de color y función.

Hay detalles, como el volante (solo regulable en altura), o que los espejos de cortesía, la guantera o las plazas traseras no están iluminadas, que nos recuerdan que, ante todo, estamos ante un utilitario. También el escaso espacio, sobre todo detrás. Viajando cuatro personas, las de atrás no se quejaron de la amplitud para las piernas, pero sí de la escasa altura disponible al techo. Mirando las especificaciones técnicas, vemos que solo hay 82 centímetros. La anchura es muy poca también, apenas 1,25 metros, imposible ir tres adultos cómodos.

Las plazas delanteras son otro cantar. El asiento es cómodo, sujeta bien y como se puede regular de distintos modos suples bien que el volante no sea regulable en profundidad. Eso sí, es de piel y grueso, muy agradable.

Maletero

Si las plazas traseras ya dejaban que desear, lo mismo ocurre con el maletero. De acuerdo, quizá en estos momentos es de las cosas en que más me fijo en los coches por motivos personales y el Juke se dirige a otro tipo de público que no se preocupa demasiado en que 251 litros de capacidad no son demasiados.

Maletero del Nissan Juke

Bueno, digamos algo a favor del maletero del Juke. Para empezar, si te hace falta puedes usar todo el espacio libre hasta el techo retirando el cubrecarga, que se mueve con el portón. Y bajo la bandeja del suelo hay un compartimento que parece salido de una película de estraperlistas. Recubierto de plástico, así el maletero gana 40 litros de capacidad. Ahí van el gato y la llave para las ruedas, pero sí puede caber algún objeto que no quieras dejar a la vista o que no quieras que se mueva demasiado, ya que no hay ni ganchos, ni redes ni ningún separador para sujetar la carga.

Los asientos se abanten en la típica configuración 60/40 por si quieres cargar objetos muy voluminosos. Es muy fácil abatirlos (con una sola mano, de un solo movimiento) y quedan a ras de suelo formando una superficie de carga perfectamente plana, enrasada con el maletero. Así, la capacidad de carga se queda en 830 litros… que está bien, pero un diminuto  Seat Mii o un Skoda Citigo llegan a los 1.000 sin asientos traseros.

Equipamiento

Asientos traseros Nissan Juke

Existen tres niveles de equipamiento para el Nissan Juke. Nuestra unidad tenía el acabado Tekna Sport (solo superado por el Tekna Premium). Eso incluía una pantalla a color en el salpicadero con cámara de visión trasera, faros antiniebla, climatizador, llantas de aleación y navegador.

En el apartado de seguridad, de serie incluye airbags frontales, laterales y de cabeza (delanteros y traseros), 
ABS, control de crucero, control de estabilidad (ESP) y dirección asistida,

No faltaban otros elementos como el ordenador de viaje, el asiento del conductor regulable en altura, cierre centralizado, climatizador, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, mando a distancia, equipo de sonido con CD  y retrovisores exteriores eléctricos.

Motor

El motor que más se vende de Nissan Juke es el diésel 1.5 dCi de 110 CV, debido a sus correctas prestaciones y bajo consumo, perfecto para un coche de su tamaño y hacer muchos kilómetros. Luego hay dos variantes de gasolina. El  básico es un cuatro cilindros en línea de 1,6 litros con 117 CV de potencia, mientras que el Juke más potente monta el motor 1.6i Turbo que rinde 190 CV que tiene inyección directa de gasolina y un turbocompresor. Cuenta con distribución variable en admisión y en escape.

Frontal Nissan Juke

Según las cifras oficiales, con este propulsor el Juke alcanza 215 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en 8 segundos. Sus consumos homologados son estos:

  • Consumo urbano: 9,1
 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 5,5 l/100 km
  • Consumo medio: 6,9 
l/100 km
  • Emisiones de CO2: 159 gr/km

Antes de hablar de cómo se comporta el coche con este propulsor, y aprovechando la coyuntura, decir que los consumos no se ajustan en absoluto a los oficiales. Viajé de Madrid a Jaca con el coche (un 80% en autovía y un 20% por carreteras nacionales). Es prácticamente imposible bajar de diez litros de media (y en el viaje de vuelta lo intenté realizando una conducción eficiente al máximo). En ciudad, circulando por Madrid y Zaragoza bastantes kilómetros, los consumos se disparan aún más. Como el depósito de combustible apenas cubica 46 litros, tocó parar cada 450 km. Pero mientras el bolsillo se resiente, al menos el coche da otras alegrías…

Comportamiento

Alegría y suavidad. Esta es la mejor definición  de este motor  muy utilizable en todo el rango del cuentarevoluciones: entrega su par de 240 Nm, a partir de las 2000 revoluciones y es bastante lineal hasta superar las 6.000. Más allá de las 7.000 es cuando empieza a flojear (no llegué al corte de inyección).

Nissan Juke 190 CV

El cambio, manual de seis velocidades, es rápido, preciso y con unos desarrollos bastante cortos. Con él, en ciudad y en carreteras reviradas ves que el coche es divertido: aceleras y gana velocidad en un abrir y cerrar de ojos. Recupera fuerza muy bien… pero claro, eso luego le perjudica en el consumo en autovía, ya que las marchas largas no lo son demasiado (y el ruido del motor se oye bastante a medida que incrementas la velocidad, incluso en sexta).

¿Y de suspensiones? Pues independiente de tipo McPherson delante y de brazos tirados con eje semirrígido detrás. La verdad es que sorprende el aplomo con que se mueve el coche por zonas de curvas para la altura que tiene. Su comportamiento es muy deportivo, pero no resulta incómodo en el interior. Me ha parecido lo mejor del coche: es fácil ir rápido… y seguro, con un buen tacto de acelerador y freno.

Siempre notas que hay potencia bajo el pedal del acelerador. Eso sí, lo que no noté en absoluto es la diferencia entre el modo Sport y el Normal. En teoría actúa sobre la dirección y sobre el tacto del pedal del acelerador, pero apenas variaba. En otros coches notas un aumento de revoluciones… pero en el Juke no supe verlo, así que, después de varios intentos fallidos, me limité a usar el modo Normal (para no incrementar aún más el consumo).

Por cierto, nuestra unidad tenía tracción delantera, pero el Juke de 190 CV también está disponible con el sistema de tracción total de Nissan All Mode 4X4-i: que sólo actúa en caso de pérdida de motricidad en alguna de las ruedas delanteras. Quizá es aconsejable para alguien que se mueva por terrenos resbaladizos o en zonas donde nieve a menudo.

Veredicto coches.com

Debido a sus exagerados consumos, no se venderán muchos Juke con este motor, pero es innegable que, divertido, es un rato. El cambio es una gozada, con un tacto muy deportivo como si fuese un coche de carreras “de antaño”, pero muchísimo más suave.

Nissan Juke

Se agradece mucho la suavidad de marcha, la baja rumorosidad y esa la alegría que siempre da un turbo en cualquier motor. Unido a las buenas suspensiones, tenemos un cóctel realmente bueno de digerir en cualquier circunstancia… siempre que uno esté dispuesto a mantenerlo. Además, tampoco es que sea un coche barato. Si tuviese una sexta más larga, para viajar más cómodamente sin ruidos y tragarse kilómetros sin consumir tanto, sería un coche mucho más recomendable, porque debido a ese hándicap, podemos considerarlo casi un capricho.

En algunas ocasiones, su estética de todocamino no puede ocultar que estamos ante un utilitario. Lo notarás en la “amplitud” de las plazas traseras, en su limitado maletero y en detalles del interior que hemos comentado antes. Pero en otras ocasiones, como cuando no tienes que agacharte para entrar, la comodidad de las plazas delanteras o la visibilidad que ganas en ciudad, lo agradeces.

Lo mejor

  • Prestaciones y suavidad de marcha.
  • Comportamiento
 deportivo y cambio.
  • Diseño rompedor.

Lo peor

  • Plazas traseras y capacidad de maletero
  • Detalles impropios de utilitario más que de todocamino.
  • Consumos y marchas largas muy cortas.


Galería de fotos del Nissan Juke:

Ver galeria (44 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta