No todos los días puede uno conducir un modelo carismático, con más de medio siglo de vida a sus espaldas y que se haya convertido por méritos propios en un auténtico mito, de esos que no abundan precisamente en el mercado automovilístico actual.

En Coches.com nos sentimos afortunados, pues recientemente os hemos podido traer algunos de ellos, como el Porsche 911 o el Ford Mustang, y ahora le toca el turno a la legendaria “Bully”, en su sexta generación y en variante camper: la Volkswagen California T6, cuya fascinante historia os hemos contado hace unos días.

Aún es posible revivir aquel espíritu rebelde de los primeros poseedores de una “Bully” pero sin por ello renunciar a la comodidad, calidad y los más altos estándares de seguridad de un vehículo moderno… Y para ello nada mejor que esta sexta generación de la Volkswagen California, que en Coches.com hemos tenido la oportunidad de disfrutar a tope durante toda una semana. Estas son nuestras impresiones:

Exterior

El diseño de la Volkswagen California ha evolucionado significativamente desde aquella primera y segunda generación, con sus formas redondeadas y simpáticas que le valieron apodos tan curiosos como el de pan de molde, hasta las últimas entregas en las que se han adoptado formas rectilíneas y ángulos más marcados.

Se conforma de esta manera un modelo con un aspecto visual, no sabemos si menos atractivo pero, desde luego, mucho más discreto, sobre todo si no optamos por decorarla en alguna de las bonitas combinaciones bi-color disponibles. En nuestro caso se había elegido el Verde Bambusal metalizado (790 €).

Según desde qué ángulo la observemos resulta difícil diferenciarla de una Volkswagen Transporter como la que utiliza cualquier empresa de mensajería, o de una Multivan que actúe como shuttle para trasladarnos desde el hotel al aeropuerto…

Sólo si nos fijamos mucho nos daremos cuenta que incorpora un techo de tipo elevable (manualmente en las versiones de acceso y eléctricamente en las más equipadas, como era nuestro caso…) o un toldo en el lateral derecho (si se equipa…) que nos darán pistas de que estamos ante un modelo muy especial…

Pese a lo que pudiera parecer en un primer momento, las medidas exteriores tampoco son descomunales, con una longitud total de 4,904 metros (5,006 metros si equipa bola de remolque), de los que 3,000 metros justos corresponden a la distancia entre ejes, mientras que 0,908 metros pertenecen al voladizo delantero y 0,993 metros al posterior (bastante contenidos).

La anchura es de 1,904 metros (si no contamos los espejos retrovisores externos y de 2,297 metros con ellos desplegados). El mayor problema puede venir de una cota de altura que se va hasta los 1,990 metros, pues deberemos tener mucho cuidado a la hora de acceder a ciertos parkings para no destrozar el techo de nuestra maravillosa “Bully” contra alguna viga o saliente.

La distancia libre al suelo es de 19,3 centímetros, suficiente para afrontar recorridos fuera del asfalto, y más en el caso de esta versión equipada con la tracción total 4Motion, aunque siempre adoptando las debidas precauciones para un vehículo de estas dimensiones y peso.

El frontal está marcado por la preponderancia de las líneas horizontales, tanto en la calandra como en el paragolpes, lo que le otorga una apariencia más ancha y robusta. Tendencia a la que no es ajena el gran parabrisas, casi vertical, o los enormes espejos retrovisores exteriores. Al mismo tiempo, gracias a la incorporación del paquete Cromo se resalta la elegancia de elementos como la rejilla o las entradas de aire inferiores.

Los remodelados y enormes grupos ópticos están compuestos por elementos halógenos en la dotación de serie pero, en nuestro caso montaban los opcionales (y muy recomendables) faros LED, que proporcionan una iluminación francamente excepcional tanto para las luces de cruce como las de carretera, con regulación automática del haz de luz (Light Assist). También incluyen tanto las luces de iluminación diurna como los intermitentes. Se acompañan de los faros delanteros antiniebla, situados en los laterales inferiores del paragolpes, que asimismo ejercen la función de luces de giro.

En la vista lateral, aparte de las enormes superficies tanto de chapa como acristaladas, comunes a ambos lados del vehículo, y la predominancia de los trazos horizontales (no puede negar su origen industrial) sólo se rompen por la atractiva presencia de unas llantas de aleación ligera de 17 pulgadas, modelo Devonport, sobre las que se montan unos neumáticos Dunlop SP SPORT MAXX TT  en medidas 235/55 R17 103W (Extra Load).

Aunque sí que hemos de diferenciar entre la zona izquierda y la derecha (en el sentido de la marcha) de esta Volkswagen California.

En la primera de ellas apenas hay detalles dignos de mención, aparte de la puerta de acceso al puesto de conducción o la tapa del depósito de combustible (y de AdBlue) mientras que, en la parte trasera, encontramos una toma de corriente exterior de 230 voltios que, mediante un cable, suministrará electricidad al vehículo además de, a través de un convertidor, recargar las baterías. Junto a ella se dispone una boca de llenado del depósito de agua corriente para la ducha y el fregadero.

Pero es precisamente el lateral derecho el más “interesante”, no tanto por su diseño (prácticamente calcado al del lado opuesto) como por el hecho de contar con una enorme puerta lateral deslizante que permite entrar y salir muy cómodamente del habitáculo.

En la zona superior se coloca el soporte del toldo que, mediante una manivela, es posible extender rápidamente para dar cobijo de las inclemencias del tiempo a los viajeros, resguardándoles tanto del sol como de la lluvia (está confeccionado en material impermeable).

La parte posterior también transmite una gran sensación de solidez debido al efecto visual del gran y vertical portón, con la tercera luz de freno colocada encima del ventanal, la prevalencia de líneas horizontales o la ancha moldura donde se ubica la matrícula. Los grupos ópticos, al igual que los delanteros, también son de nuevo diseño y encomiendan todas sus funciones a elementos LED. Pese a no estar especialmente sobredimensionados, proporcionan una más que correcta visibilidad por parte de quienes nos siguen y, además, no interfieren con el enorme portón posterior.

El paragolpes trasero queda reducido casi a la mínima expresión, para facilitar un plano de carga realmente bajo y en él sólo se incluyen los catadióptricos traseros. La salida de escape apenas se vislumbra en el lateral derecho.

Pero es, tras innumerables kilómetros recorridos, si por fin decidimos detenernos a descansar durante una cuantas horas, y al desplegar toda la parafernalia compuesta por el techo elevable, toldo y resto de accesorios (mesa y sillas plegables) cuando seremos verdaderamente conscientes de que tenemos a nuestra disposición un verdadero hotel rodante: el “Hotel California”.

Interior

La Volkswagen California sublima el aspecto “recreacional”, con una óptima configuración de su interior que permite sacar partido hasta al último resquicio de espacio para facilitar la vida a aquellas familias más viajeras y aventureras.

Esa versatilidad, que ya era un aspecto fundamental desde la primera Type 1, sigue siendo en este modelo uno de sus características más destacadas. Lo primero que llama la atención es el excelente aprovechamiento de los espacios hasta en el más mínimo detalle y cómo un mismo elemento puede realizar diversas tareas en función de si estamos en marcha, pernoctando o comiendo en su interior, con soluciones sumamente ingeniosas y componentes de gran calidad que nos garantizan disfrutar de este vehículo durante muchos años. Pero lo mejor es que os describamos profusamente cada uno de estos elementos, apoyados en la extensa galería fotográfica.

Frente a los dos asientos delanteros se extiende un amplio salpicadero en el que predominan las líneas horizontales (en consonancia con lo ya visto en el exterior). Está decorado con una acertada combinación de materiales y colores, con plástico blando en la zona superior en gris lunar, la zona central en el mismo color de la carrocería, Verde Bambusal, mientras que las inserciones son en aluminio cepillado. Son 4 los aireadores verticales que ayudan a ventilar esta zona, dos en el centro y otros dos en los extremos.

El área central del salpicadero está dedicada al sistema de Infoentretenimiento, en el cual hay que hacer especial énfasis, pues son muchas las horas que pasaremos a bordo, tanto en los largos y tediosos desplazamientos vacacionales, como una vez toque parar a comer o descansar, en cada una de las etapas de nuestro viaje, y es este un aspecto magníficamente cubierto en este modelo.

Está compuesto por la pantalla táctil TFT a color de 6,33 pulgadas del conjunto “Discover Media Plus” que incluye un avanzado sistema de navegación, receptor de radio digital DAB+, zona WiFi, control por voz, además de App-Connect con la que ver y manejar en dicha pantalla las apps de nuestro Smartphone. Asimismo cuenta con Volkswagen Media Control, para gobernar el equipo de audio mediante una Tablet conectada por WLAN, amplificación electrónica de voz y conexión para teléfono móvil “Comfort” con interfaz Media-In, y escucharlo todo con la máxima nitidez gracias a los 8 altavoces repartidos por el habitáculo.

En un vehículo de este tipo la climatización alcanza una importancia casi “vital”. Cuando se está en marcha, podremos controlar desde la botonadura del salpicadero un climatizador “Air Care Climatronic” de tres zonas (conductor, acompañante y pasajeros), con recirculación automática del aire, filtro de alérgenos y un sensor de calidad del aire.

Pero es cuando nos detenemos a pernoctar en el lugar de acampada cuando necesitamos sistemas adicionales que nos permitan descansar confortablemente y de esto se encarga un sistema de calefacción estacionaria programable que se puede gestionar tanto desde el panel de control del techo como a través del mando a distancia.

Como en todo camper que se precie cada hueco, por pequeño que sea, es bienvenido, y también en el salpicadero los encontraremos por doquier, en forma de un compartimento central (encima de la pantalla del sistema multimedia), una guantera superior con conexiones de entrada de audio en su interior, una guantera inferior con llave, un compartimento de almacenamiento con tapa (junto a la palanca de cambios) en cuyo interior hay una toma de 12 voltios, además de conexión para nuestro Smartphone, mientras que en la zona baja de la consola central hay 2 porta-bebidas y un cajón para botellas de 1 litro. Por último, en ambas puertas, contaremos con unos amplios compartimentos de almacenaje, muy prácticos y a mano.

En el techo, en la zona comprendida entre ambos parasoles delanteros, se ha colocado una práctica consola en la que se sitúan los focos de iluminación, además del panel de control desde el que podremos subir o bajar eléctricamente el techo desplegable o programar la calefacción estacionaria, que da servicio al vehículo cuando éste no se encuentra en marcha.

El volante multifunción, forrado en cuero, puede regularse mecánicamente tanto en altura como en profundidad y gracias a los controles integrados en los brazos horizontales podremos manejar el sistema de audio, el control automático de velocidad, la telefonía bluetooth o los menús del ordenador de a bordo. No cuenta con levas tras el volante para el accionamiento manual de la caja de cambios automática DSG de 7 velocidades, debe hacerse desde la propia palanca localizada en la consola central y muy a mano.

El cuadro de instrumentos responde a lo ya habitual en la marca, destacando por su sencillez, con dos grandes esferas dedicadas al cuentarrevoluciones y al velocímetro que integran otras más pequeñas en su interior para la temperatura del líquido refrigerante y el nivel de combustible, así como múltiples testigos de alerta. Entre medias una pequeña pantalla multifunción es la encargada de mostrar toda la información relativa al estado y configuración del vehículo, odómetro, etc.

La postura de conducción está condicionada por la “peculiar” configuración de esta Volkswagen California, asemejándose más a la de un vehículo industrial (no puede negar su procedencia) o incluso a la de un pequeño camión, pues vamos sentados a gran altura y con el volante que adopta una posición menos vertical que en un monovolumen o un SUV al uso (que se parecen más a la que podemos encontrar en un turismo).

Pero lejos de considerarlo un inconveniente se trata de un punto a favor pues nos permite “otear” perfectamente todo lo que ocurre a nuestro alrededor, tanto al circular como al realizar maniobras.

Los cómodos asientos delanteros están pensados para que las muchas horas de conducción no pasen factura en forma de fatiga, o al menos tarde en hacerlo. Cuentan con todo tipo de ajustes tanto en altura, longitud, inclinación o apoyo lumbar, pudiendo regularse mecánicamente (como era en el caso de esta unidad) o bien eléctricamente (de forma opcional).

También disponen de calefacción para mayor confort en los climas más fríos. Hasta aquí no encontramos nada sorprendente respecto a cualquier monovolumen o furgoneta pero es que, una vez nos hayamos detenido, pueden girarse 180 grados para, por ejemplo, poder comer cómodamente en la mesa trasera o simplemente charlar plácidamente con el resto de ocupantes.

Ya que estamos con ello pasamos a describiros la zona posterior. Tranquilos que, aunque lo parezca, no nos hemos convertido en un agente inmobiliario que os “vende” vuestro nuevo apartamento vacacional… Y es que a esta Volkswagen California no le falta prácticamente de nada.

En primer lugar encontramos un espacio sorprendentemente diáfano, si es que la banqueta trasera está en su posición más retrasada (se desliza por carriles encastrados en el suelo), transmitiendo una gran sensación de amplitud.

A la derecha se ha colocado un mueble perfectamente integrado en el lateral donde hallamos, tras levantar el cristal protector, una cocina de gas de 2 fogones junto a un fregadero de acero inoxidable con una práctica palangana extraíble. Debajo de la cocina y el fregadero se dispone un armario de puertas deslizantes donde colocar los utensilios de cocina, vajilla, etc. En la parte izquierda de la cocina se ha ubicado la nevera en la que almacenar, gracias a sus 42 litros de capacidad, alimentos y bebidas. En la parte baja del fregadero hay un depósito de aguas residuales, de 30 litros de capacidad. Si miramos hacia atrás nos toparemos con un práctico armario, con varias estanterías en su interior y una zona inferior reservada para colocar una bombona de camping-gas de hasta 2,8 litros de capacidad para dar servicio a la cocina.

No podemos olvidar la práctica mesa desplazable a lo largo de un carril, y que se mantiene en su posición gracias a una pata desplegable, conformado una gran superficie plana junto a la de la cocina/nevera y que podemos utilizar tanto para comer, cuando las condiciones meteorológicas impidan hacerlo en el exterior, o que sirva como espacio de trabajo o de ocio. En el lateral derecho de dicho armario, justo detrás del asiento del conductor, encontramos dos tomas de corriente, una de 12 voltios (tipo mechero) y otra de 220 voltios.

Los pasajeros pueden acomodarse no en asientos individuales sino en un gran banco corrido, con mucho espacio en anchura, sin formas esculpidas en el respaldo (reclinable en varias posiciones) ni en la banqueta, pero de cómodo mullido, con tapicería “moonrock” muy resistente a manchas y desgaste. También cuenta con puntos de anclaje ISOFIX y Top Tether para sujetar sillas infantiles con total seguridad.

Además el descanso está garantizado gracias a que la banqueta se desliza longitudinalmente mediante unos raíles enrasados con el suelo, a la vez que el respaldo se abate hacia atrás de manera sencilla. De esta manera quedará una superficie totalmente plana (que se recubre con una colchoneta plegable) donde se configura una cama de 1,50 m x 2,00 metros, en la que pueden dormir hasta 3 personas, pero en la que lo harán más plácidamente sólo 2.

Por supuesto también podremos descansar en la zona superior, pero para acceder a ella primero deberemos subir el techo elevable electro-hidráulico mediante el mando situado en la consola entre los parasoles delanteros. De esta forma, simplemente manteniendo pulsado un botón y en pocos segundos, disfrutaremos en la planta de arriba de una magnífica “habitación con vistas”.

La manera de subir o bajar no es de las más ortodoxas pero una vez acostumbrados se realiza fácilmente: basta con deslizar hacia atrás la persiana de láminas enrollable que tapa el hueco de acceso y utilizar la banqueta de los asientos delanteros y los reposabrazos a modo de peldaños.

Este amplio espacio de 1,20 x 2,00 metros es apto para que duerman 2 personas muy cómodamente sobre un colchón que se aposenta sobre un somier de láminas de madera. También disfrutaremos de una buena altura en el frontal, además de contar con un techo duro que protege de las inclemencias del tiempo, incluso en las peores condiciones, y dos amplios ventanales de ventilación (con mosquiteras) para cuando el calor apriete…

Cuando no se esté descansando en la parte superior podremos abatir hacia arriba el suelo de este piso, ayudados por unos amortiguadores hidráulicos, generando un espacio en la zona inferior con la suficiente altura para que podamos movernos de pie sin tener que estar encorvados.

Tampoco podemos olvidar un aspecto tan importante a la hora del descanso como es el oscurecimiento del interior. Para ello no sólo contamos con los cristales tintados de la zona posterior, sino que todas las ventanas del vehículo (hasta las más diminutas) disponen de persianas enrollables que se ajustan perfectamente a cada hueco impidiendo que se cuele un solo rayo de luz. Y lo mismo ocurre en la cabina delantera, con unas prácticas persianas enrollables que se despliegan desde los pilares A y se unen en el centro del parabrisas. Las ventanillas laterales se tapan con unas resistentes cortinillas a medida que se fijan mediante imanes, garantizando una oscuridad e intimidad total.

Finalmente, destacar que en el guarnecido interior de la puerta lateral deslizante se ha aprovechado para colocar una mesa auxiliar extraíble, mientras que en un doble fondo del portón posterior se esconden 2 sillas plegables, que forman un práctico conjunto junto a dicha mesa para disfrutar de una tranquila comida en el exterior, protegidos por el toldo.

Maletero

Como podréis suponer este modelo no cuenta con un maletero “al uso”, pues además del espacio digamos “tradicional” en la parte trasera dispone de múltiples armarios, cajones, guanteras y demás lugares repartidos por el habitáculo donde colocar y tener perfectamente ordenada toda la impedimenta.

Tras levantar el enorme portón posterior de apertura vertical no sin poco esfuerzo (echamos de menos un sistema de apertura o cierre eléctrico o, al menos, uno hidráulico sobredimensionado que facilite esta labor…) tendremos acceso a un hueco de grandes dimensiones, con una altura de nada menos que 1,330 metros y con el borde de carga situado a apenas 0,571 metros sobre el suelo.

Dicho portón (que sirve como techo adicional cuando está abierto) incluye en su recubrimiento interior las dos sillas plegables antes mencionadas, pero también puede convertirse en una cómoda ducha o en un discreto cambiador gracias a una tienda trasera (que se monta en poco tiempo) disponible en la enorme lista de accesorios originales de la marca.

El espacio del maletero es de longitud variable en función de dónde posicionemos la banqueta de los pasajeros y, además, podremos compartimentarlo en dos alturas mediante una parte del somier que se coloca en unos anclajes laterales, o bien abatirlo hacia arriba para acceder al equipaje.

Si miramos hacia el interior, en el lateral izquierdo, como ya hemos comentado, se ha ubicado un gran módulo de armario que llega hasta la cocina. Se divide en dos partes (una de más fácil acceso desde la parte trasera y otra desde el interior) y está convenientemente compartimentado, además de contar con puertas de bisagra y de persiana, e incluso con un espejo interior.

En la parte baja de dicho armario contamos con una conexión para la ducha con agua procedente de un depósito de 30 litros de capacidad, ubicado en el interior y protegido contra las heladas.

Aún localizamos más espacio de almacenaje en los 2 enormes cajones bajo la banqueta de los pasajeros, otro cajón más (basculante) esta vez situado en el techo, justo sobre el respaldo de dicho asiento, y fácilmente accesible tanto si estamos sentados como tumbados, así como el armario bajo la cocina.

Por último comentar que, incluso, puede retirarse completamente la banqueta trasera dejando un espacio diáfano de enormes dimensiones para trasladar objetos que ocupen un gran volumen, casi como en cualquier otra furgoneta de transporte.

¿Y la rueda de repuesto? Pues dadas sus grandes dimensiones (es de idéntico tamaño a las 4 restantes), y a que robaría un importante espacio en el interior, está ubicada bajo la carrocería en la parte trasera, en un armazón que se ha de descolgar cuando sea necesario hacer uso de ella.

Equipamiento y precio

Como a lo largo de este artículo, casi en cada apartado, os describimos de forma muy pormenorizada gran parte del equipamiento de esta Volkswagen California, no vamos a redundar en ello. Baste decir que, además de lo ya mencionado, incorpora los últimos sistemas de seguridad activa y pasiva, así como de ayuda a la conducción, para ayudar a reducir el riesgo de accidente o minimizando sus consecuencias si se produce.

Aparte de los habituales sistemas antibloqueo de ruedas (ABS), programa de estabilización electrónica, control de tracción (ASR), bloqueo electrónico del diferencial (EDS), todo tipo de airbags o sistema de aviso de cinturón desabrochado, también se incluyen, entre otros, detector de fatiga, sistema de asistencia de frenado, luces de conducción diurna, asistente para el arranque en pendiente, indicador de presión de neumáticos o control de velocidad de crucero (Tempomat). Y los más avanzados ParkPilot, Rear View (cámara de marcha atrás), Multi-Collision Brake, ACC (Adaptative Cruise Control), Front Assist (Sistema de observación del entorno con City Emergency Brake), Side Assist (asistente de mantenimiento de carril), Light Assist (regulación automática luz de carretera) y faros antiniebla con luz de giro.

Es posible adquirir esta sexta generación de la mítica “Bully” desde los 36.240,00 euros de la Volkswagen California Beach, aunque la variante analizada, la Volkswagen California Ocean parte desde los 46.320,00 euros. El modelo concreto utilizado en esta prueba, la Volkswagen California Ocean 2.0 TDI 4MOTION (204 CV) DSG 7 velocidades tiene un precio base de 54.910,00 euros, a lo que hay que añadir todo el equipamiento adicional que montaba esta unidad, a saber:

  • Color Verde Bambusal metalizado —– 790,00 €
  • Llantas de aleación ligera “Devonport” 7 J x 17 —– 895,00 €
  • Mueble empotrado con inserciones “White Wood” con conexión para ducha exterior —– 460,00 €
  • Inserciones: moldura decorativa “Linearus”, banda decorativa en color la parte inferior de pintura exterior —– 160,00 €
  • Techo deflector electrohidráulico en color carrocería con 2 ventanillas laterales y fuelle en Gris Alpino —– 65,00 €

  • Regulación automática  de la distancia ACC hasta 160 km/h, con sistema de vigilancia del entorno “Front Assist” y freno de emergencia en ciudad —– 855,00 €
  • Faros principales LED y luces traseras LED —– 1.460,00 €
  • Paquete equipamientos “Protection” con protección de los bajos del motor, cambio, depósito, taloneras, diferencial y silencioso —– 3.250,00 €
  • Botella de camping GAZ (2,8 kg), equipo original del recipiente de la botella de gas en el armario trasero —– 115,00 €
  • Asistente de cambio de carril “Side Assist” —– 660,00 €
  • Paquete lunas aislantes dobles en la cabina y lunas dobles (Privacy) en el habitáculo —– 610,00 €
  • Volante de cuero multifunción con manejo de cambio marchas, display multifuncional, radio y teléfono —– 90,00 €

  • Sistema de navegación “Discover Media Plus” —– 1.440,00 €
  • Paquete Cromo —– 345,00 €
  • Tornillos de rueda con cierre —– 45,00 €
  • Preparación para dispositivo de remolque (incluida estabilización para remolques) —– 220,00 €
  • Batería más potente —– 50,00 €
  • Depósito combustible de 80 litros —– 65,00 €
  • Alarma antirrobo con vigilancia del interior en la cabina, sirena y protección contra remolque —– 250,00 €
  • ParkPilot en zona delantera y trasera con cámara de marcha atrás “Rear View” —– 250,00 €
  • Prolongación de cama con revestimiento de cama de confort —– 270,00 €
  • Ventanilla corredera con mosquitera en el habitáculo, delante derecha —– 300,00 €

  • Servotronic (dirección asistida variable en función de la velocidad), columna de dirección de seguridad con regulación en longitud y altura —– 425,00 €
  • Toldo en color plata (carcasa y carril) —– 130,00 €
  • Rueda de repuesto de aleación ligera con neumático normal —– 280,00 €
  • Linterna magnética —– 70,00 €
  • Sistema limpiafaros con difusores térmicos de lavado delante e indicador del nivel de agua —– 220,00 €
  • Botiquín, triángulos de señalización y chaleco reflectante —– 35,00 €

Por lo que, con los casi 14.000 euros de equipamiento opcional, su precio final ascendía hasta los 68.715 euros. Evidentemente no se trata de un modelo barato, y más con la cantidad de opciones y accesorios incluidos (aunque parezca mentira se pueden añadir muchos más…), muy alejado, en este aspecto, de aquella “sencilla” primera generación que dio origen al mito. Pero siempre podemos argumentar que resulta mucho más barato que un apartamento en la playa y que, además, podemos cambiar de destino siempre que nos plazca… Y por último garantizan un precio de segunda mano muy alto también, con una menor depreciación que otros modelos.

En cualquier caso, si os interesa adquirir una Volkswagen California lo mejor que podéis hacer es recurrir al buscador de Coches.com, donde encontrareis el mejor precio de concesionario, así como el seguro más adecuado para sentiros totalmente protegidos…

Motorización

Si bien aquella primera Volkswagen Type2 utilizaba, por un tema de costes y de optimización de los escasos recursos tras la postguerra, el mismo propulsor del mítico escarabajo, hoy en día la situación ha cambiado sustancialmente y esta Volkswagen T6 California incorpora las más avanzadas y eficientes motorizaciones turbodiésel del fabricante alemán.

Las 3 motorizaciones TDI disponibles en la gama cuentan con tecnología BlueMotion, es decir sistema Start&Stop que apaga automáticamente el motor cuando nos detenemos en un semáforo o en un atasco, Frenada Regenerativa para recargar la batería del vehículo mientras aceleramos o frenamos, además de gestión avanzada de la energía y, por último, neumáticos con baja resistencia a la rodadura, todo ello para aquilatar en lo posible el gasto de combustible y las emisiones de CO2. Para cumplir la normativa EU6 se añade, además, un sistema de reducción catalítica selectiva (SCR) con la adicción de AdBlue, y de esta forma reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx). Por supuesto todos estos propulsores incorporan inyección Common Rail y sobrealimentación mediante turbocompresor, que en el caso de la variante más potente es doble.

Se destinan las dos motorizaciones menos potentes para el acabado Beach, mientras que las dos más poderosas se reservan para el acabado Ocean. Estas son las principales características técnicas de cada una de ellas:

  • 2.0 TDI de 4 cilindros en línea, cilindrada de 1.968 centímetros cúbicos, inyección directa tipo Common Rail, sobrealimentación mediante turbocompresor para obtener una potencia de 102 CV entre 3.000 y 3.750 rpm y un par máximo de 250 Nm entre 1.500 y 2.750 rpm. Puede alcanzar una velocidad máxima de 160 km/h. Sólo disponible con caja de cambios manual de 5 velocidades y tracción delantera.
  • 2.0 TDI de 4 cilindros en línea, cilindrada de 1.968 centímetros cúbicos, inyección directa tipo Common Rail, sobrealimentación mediante turbocompresor para lograr una potencia de 150 CV entre 3.250 y 3.750 rpm y un par máximo de 340 Nm entre 1.500 y 3.000 rpm. La velocidad punta fluctúa entre 175 km/h y 179 km/h (dependiendo de la versión). Disponible tanto con caja de cambios manual de 6 velocidades como automática DSG de 7 relaciones y también con tracción delantera o tracción total 4Motion.

En el caso de la unidad de pruebas, se emplea la motorización más potente de las disponibles:

  • 2.0 TDI de 4 cilindros en línea, cilindrada de 1.968 centímetros cúbicos, inyección directa tipo Common Rail, sobrealimentación mediante doble turbocompresor con lo que se consigue elevar la potencia hasta los 204 CV a 4.000 rpm y el par máximo hasta los 450 Nm entre 1.400 y 2.400 rpm. La velocidad máxima varía entre los 195 km/h y los 199 km/h (dependiendo de la versión). Al igual que en el caso anterior está disponible tanto con caja de cambios manual de 6 velocidades como automática DSG de 7 relaciones y también con tracción delantera o tracción total 4Motion.

Lo que no podemos negar es que la caja de cambios automática DSG de doble embrague casa a la perfección con esta motorización, gracias a la capacidad de subir o bajar de marchas sin interrupción del flujo de potencia, además de poder optar por un modo Sport y utilización manual, cuando queramos extraer la “quintaesencia” del propulsor.

La tracción integral 4Motion cuenta con la última generación (la quinta) del embrague Haldex, más ligero y eficaz, que nos permitirá acceder a lugares que consideramos imposibles para este tipo de vehículos, sobre todo si incorporamos (de manera opcional) el bloqueo mecánico del diferencial, que nos facilitará salir de algún que otro “apuro” cuando hayamos sido excesivamente optimistas a la hora de llegar a ese recóndito lugar tan apartado que alguien nos había recomendado, pero ya os hablaremos de ello en el siguiente apartado dedicado a su comportamiento. Con lo que sí cuentan todas las variantes dotadas de tracción total es con el asistente para descenso en pendientes que, de forma automática, controla el régimen de giro del motor y frena las ruedas en caso necesario para que la velocidad no sea excesiva.

A nuestro entender, la motorización más pequeña se queda bastante corta para mover con suficiente soltura a esta Volkswagen California, incluso en el caso de que, por ejemplo, viajen sólo 2 personas a bordo, no esté muy sobrecargada de accesorios y lo hagan con la impedimenta “justa”.

Quizá la versión más equilibrada sea la motorización intermedia de 150 CV ya que ésta si es capaz de aportar el suficiente dinamismo y nos permitirá ahorrarnos una buena cantidad de dinero respecto a su hermana mayor, tanto en el coste de adquisición como en el gasto de combustible, sobre todo si no resultan imprescindibles (por el tipo de recorridos que hagamos) ni la tracción total 4Motion ni el cambio automático DSG. Por último a la motorización más potente, como la que hemos tenido ocasión de probar, sólo le encontramos razón de ser en el caso de que siempre viajemos “hasta los topes” con 4 ocupantes a bordo, una gran cantidad de equipamiento y enseres y que necesitemos de la tracción total 4Motion de manera continua por el tipo de terrenos que frecuentemos.

Pero mover con energía un vehículo que supera ampliamente las dos toneladas y media en orden de marcha (2.717 kg con conductor y opcionales) que subirán a bastante más con varios ocupantes, el equipaje y enseres necesarios para unos cuantos días de ruta, además de una aerodinámica no especialmente conseguida (siendo generosos en dicho calificativo…), sólo puede tener una consecuencia, que es un alto consumo de combustible.

Las cifras de gasto de combustible homologadas hablan de 7,80 l/100 km en el ámbito urbano; 6,20 l/100 km en recorridos interurbanos, para alcanzar un consumo medio de 6,80 l/100 km, con unas emisiones promedio de CO2 de 178 g/km.

Pero la “realidad” es tozuda y estas cifras tan optimistas facilitadas en la ficha técnica por el fabricante alemán se “disparan” (como por otra parte es de lógica…) cuando circulamos en “conducción real”. En nuestro caso el consumo medio, sin ser excesivo, subió hasta los 8,6 l/100 km. Lo cual, francamente, no está nada mal. Si tenemos en cuenta que la capacidad del depósito (opcional) es de 80 litros nos sale una autonomía media “real” ligeramente superior a los 900 kilómetros.

Comportamiento

Una de las grandes ventajas de un vehículo de este tipo, aparte de su indudable versatilidad, es el dinamismo y el confort de marcha frente a las tradicionales “auto-caravanas” de mayor espacio interior, pero también de dimensiones colosales y complicado manejo a la hora de convivir con el resto del tráfico.

Antes de continuar hemos de hacer aquí un breve pero importante inciso, pues no es todo tan maravilloso como parece a priori. Si echamos un vistazo a la ficha técnica de esta Volkswagen California veremos que en el apartado J, Categoría del Vehículo, aparece clasificada como M1 y en el sub-apartado J.1, Carrocería del Vehículo, como SA Autocaravana.

¿Y cuál es la importancia de esta clasificación? Pues afecta, entre otros, a un aspecto tan fundamental como es la velocidad máxima permitida a este tipo de vehículos, y su repercusión tanto en nuestros desplazamientos diarios como a la hora de planificar un viaje o unas vacaciones.

Ante el constante crecimiento de este fenómeno del “caravaning” en España y la falta de una regulación específica, en Enero de 2008, la Dirección General de Tráfico creyó “…necesario recopilar e interpretar en un único documento todos aquellos aspectos normativos que, relacionados con el autocaravanismo se recogen en la legislación sobre tráfico y vehículos a motor…” (Podéis descargarlo y leerlo detenidamente pinchando en este enlace:DGT_ Instrucción 08V-74).

En el apartado 2 de dicho documento, referido a las velocidades máximas, indica:

Siendo las autocaravanas “vehículos especiales de categoría M1” distintos de los turismos se considera justificado no aplicarles los mismos límites de velocidad fuera de poblado que a este tipo de vehículos, sino aquellos correspondientes a otros vehículos de categoría M (destinados al transportes de personas), lo que daría lugar a los siguientes límites de velocidad:

  • En autopistas y autovías: 100 Km/h
  • En carreteras convencionales señalizadas como vías para automóviles y carreteras con arcén pavimentado de al menos 1,50 m. de anchura o más de un carril para alguno de los sentidos de la circulación: 90 Km/h
  • En el resto de las vías fuera de poblado: 80 Km/h

Por lo tanto, debéis tener “mucho cuidado ahí fuera” con la última generación de radares fijos y de tramo, que no sólo registran velocidades máximas, sino identifican la categoría del vehículo mediante la matrícula…

Terminado este apunte, a considerar si tenéis pensado adquirir un vehículo de este tipo, prosigamos con el análisis dinámico de esta Volkswagen California.

De todas formas no nos vamos a extender tanto en este apartado como en los anteriores (que son los que verdaderamente le otorgan un carácter diferenciador…), pues en este tipo de vehículos no se busca un gran dinamismo, sino que sean capaces de transportar a sus ocupantes (y todo cuanto les acompaña) de un punto a otro de la ruta, durante muchos días, con la mayor comodidad posible, resultando muy competentes a la hora de realizar grandes “tiradas” y con un moderado consumo de combustible para, al llegar a cada destino, reponer fuerzas y descansar tranquilamente mientras observamos la puesta de sol…

Y todo ello lo cumple a la perfección esta Volkswagen California pero es que, además presenta un comportamiento sorprendente para sus dimensiones y peso, y una vez a sus mandos nos daremos cuenta de inmediato que no tiene mucho que envidiar (a veces más bien al contrario…) respecto a los mejores monovolúmenes o SUV del mercado, resultando sorprendentemente fácil circular al mismo ritmo que cualquier turismo y, por tanto, por encima de las limitaciones establecidas para este tipo de vehículos…

Incluso cargada “hasta los topes” (como circulará en la mayoría de ocasiones) nos obsequia con magníficas recuperaciones desde baja velocidad, en lo que tienen mucho que ver no sólo el contundente par máximo de este propulsor (450 Nm) sino la inmediata y rápida respuesta del cambio automático DSG de 7 velocidades. Incluso hasta los 204 CV pueden llegar a ser “excesivos” y meternos en algún “lío”, tal y como hemos comentado al comienzo de este apartado. Para las velocidades a desarrollar quizá se muestre más equilibrada la variante de 150 CV, pues también se reducirán algo los consumos.

Si necesitamos realizar un adelantamiento, bastará con pisar a fondo el pedal del acelerador para llevarlo a cabo en pocos instantes, pero si aún necesitamos algo más de “chicha” siempre podemos recurrir al modo de conducción Sport y bajar un par de marchas manualmente para que la respuesta sea “casi” deportiva.

En carreteras de montaña, las suspensiones se muestran confortables, “copiando” perfectamente la carretera, pero si no llevamos un ritmo de paseo, bastará con hacer uso del Dynamic Chassis Control (DCC) que permite ajustar el tren de rodadura a una conducción NORMAL, COMFORT o SPORT simplemente pulsando un botón, para una mayor contención de las inclinaciones de la carrocería, cosa nada fácil teniendo en cuenta que estamos hablando de un vehículo que en marcha, con todos los ocupantes y enseres a bordo, se aproxima peligrosamente a las 3 toneladas de peso.

Por ello la tracción total 4Motion resulta tan importante, al repartir de forma inteligente la potencia entre ambos ejes gracias a la última generación (la quinta) del embrague Haldex. No digamos ya si vivimos o frecuentamos la zona norte de nuestra geografía, campings de alta montaña o practicamos actividades deportivas al aire libre. El bloqueo mecánico del diferencial trasero (775,00 €) queda reservado solamente para los más “aventureros”, que transiten habitualmente por caminos embarrados o zonas de arena suelta, donde lo tendrían bastante complicado incluso alguno de esos modernos SUV que presumen de cualidades camperas, a los que sacaría los colores esta discreta “furgoneta”.

Aunque en su alabada capacidad de tracción también tiene mucho que ver el excelente rendimiento de los neumáticos Dunlop SP SPORT MAXX TT, reforzados y con resistencia a la rodadura optimizada, con un buen compromiso entre su uso en asfalto y a la hora de circular por pistas de tierra.

Igualmente los frenos aportan un importante plus de seguridad adicional ya que, debido a sus buenas dimensiones y mordiente garantizan unas excelentes detenciones y una óptima resistencia a la fatiga, y eso que se lo hemos puesto difícil en muchas ocasiones.

Como no podía ser de otra forma, con esta Volkswagen California se realizarán frecuentemente largos viajes por autovías y autopistas, un hábitat en el que se encuentra especialmente a gusto, pudiendo mantener buenos cruceros casi por tiempo indefinido, gracias a la potente y suave respuesta de su propulsor y a unas relaciones de cambio en las últimas marchas que lo hacen girar a un número contenido de revoluciones, favoreciendo un consumo reducido, pese a una aerodinámica no muy destacable.

Muchos de estos grandes desplazamientos se realizarán de noche, por lo que es de fundamental importancia contar con una buena iluminación, y en el caso de esta unidad, equipada con faros LED, no sólo es buena, sino que la podemos calificar sin ningún género de dudas como “sobresaliente”, con un haz muy potente, ancho y uniforme que ilumina hasta el más mínimo resquicio de la carretera y con regulación automática del haz de luz (Light Assist) por encima de 60 km/h, para evitar deslumbramientos, además de contar con unos eficaces faros antiniebla que, a la vez, ejercen la función de luces de giro.

También resulta fundamental el buen confort de los asientos de cara a los ocupantes, en las grandes “tiradas” que indudablemente llevaremos a cabo con este vehículo. Aunque son mejor tratados los ocupantes de los 2 asientos delanteros que los de la fila trasera, al tratarse de un “banco corrido” y pese a que cuente con un agradable mullido y espacio de sobra para los 2 ocupantes.

Está claro que la ciudad no es el ámbito más adecuado para este modelo por sus dimensiones, tanto a la hora de circular como de encontrar aparcamiento. Aunque una postura de conducción muy elevada, que nos permite anticiparnos a lo que ocurre alrededor, los contundentes bajos del propulsor y el perfecto funcionamiento de la caja de cambios DSG vienen en nuestra ayuda. Y hablando de ayudas, aquí resultan imprescindibles tanto el sistema de ayuda al aparcamiento como la cámara de visión trasera, para realizar esta maniobra sin ningún contratiempo.

Veredicto de Coches.com

No vamos a engañaros: nos ha encantado este “hotel con ruedas” que es la Volkswagen California. Un vehículo ideal para aquellos que quieran experimentar una forma distinta de viajar, de pasar sus vacaciones o, que simplemente gusten de una forma “diferente” de entender la vida.

Y es que estos usuarios forman una legión de auténticos “fanáticos” del monovolumen alemán, que se extiende por todo el planeta, asociados en clubes, que organizan actividades y concentraciones (muchas veces promovidas por la propia marca…) como, por ejemplo, la FurgoVolkswagen (que ya ha llegado a la 14ª edición), donde se reúnen ejemplares de todas las generaciones, unos perfectamente restaurados y otros customizados espectacularmente.

La furgoneta más famosa del mundo, que un día surgiera del cuaderno del empresario Ben Pon, se ha convertido en un auténtico mito que, 70 años y 5 generaciones después, sigue manteniéndose “fiel al original”, como reza el propio lema de la marca germana.

No obstante durante este extenso lapso de tiempo ha sufrido importantes modificaciones, perdiendo no sólo las “simpáticas” y redondeadas formas iniciales sino parte de la sencillez del concepto para adaptarse, tras sucesivas generaciones, a los avances tecnológicos en materia de seguridad, medioambiente, etc. Como contrapartida, todo ello también ha repercutido en un coste de adquisición mayor para quienes quieran hacerse con una, incluso en el mercado de 2ª mano, donde la depreciación es mucho menor que en otro tipo de vehículos.

Si estáis pensando en compraros una Volkswagen California os sugerimos primero que alquiléis una durante un fin de semana, o en el próximo puente. Y si definitivamente os gusta y os ha picado el “espíritu Bulli” adelante, no os defraudará. Aunque para ayudaros en vuestra decisión no olvidéis consultar nuestra Guía de compra 2017: furgonetas medias combi, así como las mejores ofertas de este modelo en el buscador de Coches.com.

Por último una recomendación: no paséis por alto el informaros convenientemente sobre la legislación aplicable a este tipo de vehículos si no queréis llevaros desagradables sorpresas, no sólo en lo ya comentado respecto a la categoría en la que están encuadrados y las velocidades máximas a las que podéis circular, sino en lo que se refiere a dónde se pueden estacionar, acampar, etc., además de las diferentes normativas que les afectan, tanto de ámbito nacional, autonómico como local.

Galería de fotos:

Ver galeria (144 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta