Logo de Noticias Coches
Volkswagen Golf Mk.III Velocidad Maxima Autobahn
Ver vídeo
Luis Blázquez

Así se siente ir a toda mecha en un Volkswagen Golf de 64 CV y más de 1 millón de kilómetros

Cuando hablamos de aceleración en un coche, normalmente hacemos referencia a algunos de los superdeportivos más impresionantes del planeta. De hecho, son tan absurdamente potentes como y capaces de hacer que te quiten el carné con un solo pisotón al acelerador. Sin embargo, esta vez venimos con algo totalmente opuesto, ya que el protagonista de esta entrada es un Volkswagen Golf de tercera generación (Mk.III) con un modesto motor diésel.

Concretamente, hablamos de una unidad de 1995 equipada con el bloque tetracilíndrico de 1.9 litrosatmosférico (1Y), mundialmente conocido por su sencillez y por ser prácticamente indestructible. Como tal, este ha sido llevado a unos increíbles 1,1 millones de kilómetros, y la falta de un turbocompresor significa que las cifras de potencia y par son cuanto menos modestas: 64 CV a 4.400 rpm y 124 Nm entre las 2.000 y 3.000 rpm. Por debajo de este, tan solo se ubicaba el propulsor de gasolina de 1.4 litros con 60 CV y 107 Nm de par.

Las pretensiones no son altas en términos prestacionales, fijando un tiempo para hacer el 0 a 100 km/h en 17,6 segundos. Conseguir su velocidad máxima de 156 km/h, entonces, lleva algo de tiempo. Sí, un Volkswagen Golf de 26 años con llantas de acero no es precisamente un vehículo particularmente interesante, especialmente si la pintura se está despegando y el volante ha tenido una vida de manos de estropajo. Sin embargo, estas condiciones hacen que la búsqueda del Golf por la gloria de la velocidad de sea aún más satisfactoria.

Volkswagen Golf Mk.III (1991-1997)

Es peculiarmente relajante en lugar de agonizante ver que la forma en la que la velocidad se incrementa gradualmente, y eso que el compacto alemán necesita cerca de dos minutos en sobrepasar, aproximadamente, 50 km/h extras cuando se une a un tramo de la autopista sin límite de velocidad en la más famosa red de carreteras de Alemania, la Autobahn. Para un quemador de aceite construido hace más de un cuarto de siglo, no suena demasiado mal en su mayor parte, aunque se vuelve ruidoso a medida que se acerca a la línea roja.

El conductor tiene que frenar algunas veces debido a los límites de velocidad que entran a través de los pórticos elevados y tras quedarse atascado detrás de vehículos más lentos, pero finalmente, después de unos seis minutos de intentarlo, el pequeño Golf lo consigue. El anciano compacto de tres puertas alcanza una máxima de 170 km/h en el velocímetro, lo que se puede traducir en esos poco más de 150 km/h que declaraba en la ficha técnica en el momento que era nuevo (recuerda que el velocímetro nunca marca la velocidad real).

El equivalente moderno del coche sería la versión de acceso diésel del último Golf (Mk.VIII), que viene con un motor turboalimentado (TDI) de 2.0 litros mucho más potente: 116 CV a 2.750 rpm y 300 Nm entre las 1.600 y 2.500 rpm. Este último alcanza su velocidad máxima de 202 km/h mucho más rápido que su predecesor de 1995, pero la sensación de logro no será tan alta. Al final, ese bloque 1.9 de gasóleo sin turbocompresor dio pie a las unidades SDI (atmosférica) y TDI (turbo) que tantas alegrías ha dado a Volkswagen hasta 2015.

Fuente: TopSpeedGermany

Vía: YouTube

  • coches clásicos
  • velocidad
  • Volkswagen
  • Volkswagen Golf