Citroen Spacetourer videoprueba – 1
Ver vídeo
Luis Ramos Penabad

Por qué elegir el Citroën SpaceTourer (aunque tenga aspecto de furgoneta)

Hace unas semanas publicábamos la prueba del Citroën SpaceTourer. Recorrimos muchos kilómetros con ellas en apenas una semana, prácticamente 1.800 km y, si bien en algunos aspectos nos puede recordar a un vehículo comercial, en muchos otros sorprende y nos recuerda a un monovolumen.

Nos comentan en ocasiones gente que busca un coche amplio para la familia, al recomendar un coche de este tipo, que no quiere una furgoneta. Es cierto que el SpaceTourer (gemelo de los Toyota Proace Verso, Peugeot Traveller y Opel Zafira Life) tiene un origen comercial. Se observa en sus formas interiores, algunos acabados del interior, el acceso al habitaculo o la ausencia de elevalunas traseros, como te contábamos en vídeo:

Pero ojo, que luego en carretera sorprende. Por lo bien que va (la distancia entre ruedas y el ancho de vías le da un aplomo fabuloso) y el confort de marcha, con un habitáculo realmente bien insonorizado. También te quedas pasmado de la gran ergonomía  y lo fácil que resulta conducirlo, incluso para gente que nunca llevó un vehículo de estas dimensiones.

Desde luego, el equipamiento que encuentras en el acabado Shine que condujimos es realmente completo, cuesta echar algo de menos. Y todo ello por un precio más económico que el de monovolúmenes grandes convencionales que, dicho sea de paso, cada vez las marcas ofertasn menos. ¿Y que te parece demasiado grande? La talla M que probamos mide 4.960 mm y existe una por debajo, la XS de 4,6 metros de longitud y la XL, que alcanza a los 5,30 metros. Todas con amplitud más que de sobra y espacio de carga sin parangón en otros tipos de coches.

Galería de fotos:

  • Citroën
  • Citroen Spacetourer
  • monovolumen
  • videoprueba