Si hace unos días hablábamos del Lancia Stratos HF Zero diseñado por Gandini, hoy nos toca hablar de otro prototipo italiano que seguía la misma corriente. También en 1970 fue presentado el Ferrari 512S Modulo, un ejemplar hecho por Pininfarina, concretamente por salido del lápiz de Paolo Martin. Destacaba por su diseño afilado tan popular en la época, por la cúpula que daba acceso al habitáculo o por su reducida altura de solo 93,5 centímetros.

Utilizaba como base a un Ferrari 512S de competición y desde el principio tuvieron claro que sería simplemente un prototipo. Era condenado a ser un ejercicio de diseño que serviría como inspiración y que no saldría de las salas de exposiciones. Y así fue durante muchos años en los que ganó multitud de premios, pero el popular coleccionista James Glickenhaus quería que su devenir fuera otro y se propuso llevárselo a su garaje.

El único y singular Ferrari 512S Modulo permaneció muchos años en el museo de Pininfarina, pero en 2014 fue adquirido por Glickenhaus por una cantidad no desvelada. Su intención era darle vida y homologarlo para poder rodar con él por las carreteras estadounidenses, algo que ya ha hecho con otros modelos. Lo puso en manos de su equipo, la Scuderia Cameron Glickenhaus, y ahora vemos los primeros frutos de su trabajo.

En el anterior vídeo se muestra en movimiento un prototipo que nunca lo había estado antes. El motor V12 de 5.0 litros que se aprecia bajo la cubierta ha sido completamente restaurado y parece mantener los más de 550 CV que decía su ficha técnica. Tenemos ganas de saber más acerca de este proyecto y de ver al Ferrari 512S Modulo totalmente listo y operativo. Cuando lo consigan será un superdeportivo de apenas 900 kg capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,1 segundos y de alcanzar una punta de 354 km/h.

Fuente: Scuderia Cameron Glickenhaus

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta