Las 24 Horas de LeMons es una carrera muy loca que nada tiene que ver con la archiconocida prueba de resistencia de Le Mans. En esta parodia no entran coches de competición de alto presupuesto, sino vehículos que tengan un valor máximo de 500 dólares. De allí nos han llegado imágenes tan curiosas como el Chevrolet Camaro invertido, un avión convertido en coche o el coche de Homer Simpson llevado a la realidad.

Hoy os traemos otra de las locuras que se han dejado ver por LeMons. Se trata de una Volkswagen T2 que parece haber volcado, pero no, en realidad ha sido concebida para conseguir ese efecto. Esta furgoneta clásica bautizada como Trippy Tippy Hippy Van ha sido altamente modificada, se trata de una carrocería original de una T2 de los 70, pero va montada sobre un Volkswagen Rabbit (nombre con que se comercializó el Golf en Estados Unidos) de 1988.

Como podéis observar en el vídeo, la transformación para combinar los dos coches ha sido compleja (y seguro que ha excedido los 500 dólares). Aunque desde fuera puede parecer un vehículo poco seguro, lo cierto es que el interior es un amasijo de barras de seguridad para reforzar la estructura. Aunque parezca que la visibilidad es nula, también se ha pensado en eso y se han instalado unos vinilos translúcidos que solucionan el problema.

Para mover con soltura el conjunto tras el aumento de peso, el Rabbit cuenta con un motor de 1.8 litros y 16 válvulas que proviene de un GTI y desarrolla 120 CV. Según su creador es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8 segundos y alcanzar 160 km/h. Aunque en este caso las prestaciones no importan, lo principal es acaparar miradas y perturbar a la gente con esta Volkswagen T2 que rueda sobre uno de sus costados.

Fuente – Barcroft Cars

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta