Hoy ha fallecido uno de los mejores jugadores de fútbol de todos los tiempos, Alfredo Di Stéfano. Hemos querido hacerle un pequeño homenaje recordando algunos de los coches que tuvo en su juventud. La primera pista nos la ofrece el libro Gracias vieja, las memorias de la Saeta Rubia escritas por los periodistasEnrique Ortego y Alfredo Relaño.

Gracias a ellos vemos lo alejado que están los comportamientos de las estrellas del balompié de hoy en día con la de los años 60, hace medio siglo. Mientras Cristiano Ronaldo tiene un garaje de ensueño desde sus orígenes como futbolista (por citar un ejemplo), Di Stéfano no se compró su primer coche cuando ya llevaba dos años en España y había ganado su primera Copa de Europa. No fue hasta entonces que Santiago Bernabéu estimó que ya se había ganado el derecho a llevar un coche sin que la gente lo viera mal. Se compró un Mercedes 180 (los modelos de la serie W120 denominados Ponton con cuatro cilindros, mientras que los de seis eran el germen de la Clase S). También adquirió un Seat 600, el modesto utilitario de la época, que utilizaba más a diario.

seat_600_04
Pero el coche que más nos llama la atención de todos a los que habrá tenido Di Stefano en su vida es el Fiat 1.500 cabriolet blanco con la tapicería en rojo y matrícula de Madrid. Lo utilizó por primera vez en 1966, cuando el genial jugador ofrecía su último año en las filas del Español de Barcelona.

El Fiat 1500 Cabriolet era un coche con una carrocería espectacular firmada por Pininfarina (tenía capota de tela, pero en algunos mercados contaba con un techo rígido opcional). Su motor de 1.481 cc de cuatro cilindros en línea rendía 73 CV y podía llevar al coche hasta los 160 km/h con seguridad.

Fiat 1500 Cabriolet 02

Las revistas de la época destacan lo cuidado de sus interiores, “pensados para la comodidad y el confort, con asientos con tapicería de cuero sintético y acolchados con espuma, contorneados para dar un apoyo eficaz en todas las condiciones de conducción y de relajación del conductor y su acompañante”.

El cuadro de mandos destacaba por su sencillez y claridad de lectura, con una llave de contacto capaz de bloquear el volante. Contaba con reloj, calefación, ventilador eléctrico, limpiaparabrisas y encendedor de serie. Esto puede parecer hoy baladí, pero entonces estos accesorios no solían incluirse. También presumía de capacidad de maletero, “en el que se puede cargar más equipaje que en otros deportivos de tamaño comparable” y que contaba con una rueda de repuesto bajo el piso.

Fiat 1500 Cabriolet 03

Alfredo Di Stefano conservó este coche en un estado admirable hasta el 17 de febrero de 2002… cuando se vendió al mejor postor en la subasta de Planet Fútbol, cuyos beneficios fueron para la Fundación Johan Cruyff Welfare (de ahí que varios ex jugadores donasen piezas). La foto inferior y la destacada son del coche durante la subasta).

Lo compró un empresario belga, que pagó 10.800 euros por un coche Fiat 1.500 Cabriolet modelo 1966 que perteneció a Di Stéfano. El ahora dueño del Fiat 1500 Cabriolet es Guy Schebaillee, que no dudó en pujar por él debido a que “Di Stefano fue uno de mis ídolos de infancia, y tener un coche suyo era muy importante, ya que son mi verdadera pasión”, como contó entonces al diario As.

Fiat 1500 Cabriolet Di Stefano 02

Schebaillee es un coleccionista de coches (entre sus preciadas posesiones destaca un Ford Lotus Sport, pero parece que no utiliza mucho el coche de Di Stefano. Nada más hacerse con él aseguraba que quería mantenerlo intacto: “No pasearé con él por la calle. Este coche es una joya muy grande como para que le pase alguna cosa. Con mi nueva adquisición, me llevo parte de la buena voluntad y del buen juego que ha tenido siempre el gran delantero Di Stéfano. Es un sueño”.

Fuentes: As, Fiat1500.com
Galería de fotos: Forocoches

Ver galeria (5 fotos)

1 COMENTARIO

  1. […] Se compró un Mercedes 180 y un Seat 600, que era el que utilizaba a diario, como indica noticias.coches.com. […]

Deja una respuesta