La tecnología del automóvil autónomo está tomando carrerilla y cada vez son más las empresas que se lanzan a la carrera de potenciar los softwares que posibilitan que el coche circule sin necesidad de una conducción manual. Normalmente se aplican a coches nuevos, con la elevada inversión que eso conlleva, pero ahora son los coches antiguos los que podrían beneficiarse de esta tecnología tan innovadora.

Oxbotica es el nombre de la empresa que presentó el software el pasado 15 de julio el cual se podrá implementar en cualquier tipo de vehículo, incluso uno antiguo, lo que nos recuerda al joven nigeriano que implementó la tecnología solar en un coche clásico. De forma menos rudimentaria, la empresa ha probado el sistema, con el nombre de Selenium, y han grabado este vídeo con el que podemos observar los resultados actuales.

Más allá de la tecnología que te graba mientras conduces, Selenium se dedica a aprender de la conducción de cada usuario mediante un seguimiento de su conducta al volante. A medida que circula por la carretera y gracias a las distintas cámaras y sensores distribuidas en el vehículo que captan los patrones del poseedor del coche, el software es capaz de adaptar la conducción al tipo de persona.

Selenium tiene la capacidad para distinguir entre un coche y un humano a la vez que aprende de sus propios errores, por ejemplo, si el conductor pasa sobre algo que es considerado humano, el coche aprenderá de ello al igual que se adapta a las distintos terrenos como la nieve, el barro o el asfalto en determinados momentos del año. Además de todo eso, la principal novedad del software es su aplicación a todo tipo de vehículos, desde turismos hasta grúas de horquilla o vehículos de transporte público los cuales contarían con distinto número de cámaras y sensores dependiendo de la utilización.

Del transporte privado al público

La automoción se encuentra en un momento crítico en el que muchos ojos observadores se ciernen sobre los principales proyectos en marcha. Consecuentemente, hay mucha expectación puesta tanto en su desarrollo como en su pérdida de fiabilidad, sobre todo tras los últimos incidentes de los coches Tesla y las pruebas que confirman la posibilidad de hackear su sistema.

Por ahora, Oxbotica está dos veces nominada para convertirse en el principal proveedor principal del sistema de conducción autónoma de Reino Unido en Milton Keynes, Coventry, Greenwich y Bristol. El próximo reto para la tecnología de conducción autónoma es su empleo en vehículos para el transporte de viajeros. Este software podrá utilizarse en el proyecto de conducción autónoma del país que contará con 40 vehículos con piloto automático destinados al transporte público y que se prevén establecer en Milton durante el año próximo.

Mientras la carrera por poseer el mejor mercado del coche autónomo crece, el resto de competidores siguen realizando movimientos estrategicos como la compra del Solar City por parte de Tesla o la contratación de un ingeniero de este último por Apple que prevé sacar su primer coche autónomo en 2019.

Vía: Technology review
Imagen: Oxobotica

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta