Ayer se presentaba un informe de RACC sobre cómo ha evolucionado la accidentalidad en las carreteras españolas. Alkí estaba María Seguí, directora de la DGT, que aseguró que en la reforma del Reglamento de Circulación que trabaja se incluirá la posibilidad de establecer en 130 km/h  la velocidad máxima algunos tramos de autopistas (como se rumoreaba desde junio). La mayoría de los conductores se mostraba favorable a aumentar esta velocidad máxima.

Ahora llegan los matices, claro: Para empezar, no se contempla aplicar hasta que “las condiciones económicas del país deben permitir modular esa velocidad máxima mediante paneles de velocidad variable en los que se cambie el límite dependiendo de las circunstancias de tráfico y meteorológicas”.

Es decir, que hay voluntad pero no hay dinero para paneles informativos. Como no se ha indicado ninguna partida en los Presupùestos Generales del Estado 8como sí con el Plan PIVE), ya podemos olvidarnos de que sea plique durante 2013.

Tampoco esperes que esto vaya a ser una “barra libre de velocidad”. Serán solamente en algunos tramos de autovías,  que según Seguí  deben tener “un récord histórico de baja siniestralidad”.

Seguí también confirmó que la reforma incluirá una reducción del límite de velocidad en todas las vías convencionales a 90 km/h, (frente a los 100 km/h actuales). la aplicación será inmediata, en cuanto se aprueba el nuevo reglamento de circulación (que será en torno a diciembre).

La directora de la DGT volvió a señalar que no apoya los peajes y también indicó que no tiene constancia de un proyecto que implique pagar por usar las actuales autovías. El director de la Fundación RACC, Miguel Nadal, se ha mostrado también en contra de introducir peajes en las vías rápidas porque “eso provocaría un desvío importante de tráfico a carreteras convencionales”, más peligrosas. La probabilidad de tener un accidente es tres veces más elevada en convencionales.

Vía: El Mundo

7 COMENTARIOS

  1. No sé en qué condiciones se ha escrito el artículo pero vaya cantidad de errores que se pueden observar. En fin, que modificarán las velocidades a su antojo y cuando nos acostumbremos a ir a 130km/h modificarán el panel luminoso a 110 por lluvia y nos pondrán un radar móvil para cazar despistados. Creo que no tienen dinero para radares porque si aumentan los límites de velocidad a 140km/h los coches consumirán más, repostarán más y por ende las arcas estatales se llenarán más con los impuestos que gravan los combustibles.

    • El artículo se ha hecho con la información que dio la responsable de la DGT en la rueda de prensa. Si era absurda, no es culpa nuestra.. 😉

  2. Pues a aguantar en las vías convencionales, en las cuales se puede circular perfectamente a 100 km/h. ¿PARA CUANDO SE MODIFICARÁ LA NORMA QUE SANCIONE A LOS “CANSINOS” E “INÚTILES” QUE SE PONEN A 60 KM/H POR ESTAS VÍAS jodiendonos la vida a todos los demás que vamos a trabajar?

  3. Tengo una agencia de publicidad y una empresa de rotulación.. La ultima vez que hicieron el cambio de velocidad (esta vez a la baja), desde la DGT nos contrataron hacer unos imanes adhesivos que irían pegados sobre los actuales carteles. Imagino que en esta ocasión harían exactamente lo mismo, ya que el coste de cada imán era de 2,5€, y.. si sólo será en algunos tramos el coste es mas bien bajito, y en muchas autopistas o autovías se agradece que nos dejen písarle un poco mas.
    Yo por mi parte veo bien el cambio, y si me vuelven a pedir a mi que haga los imanes.. mejor aun. ;P

    • Hola David,

      Parece que ahora serían paneles informativos electrónicos, ya que la velocidad será variable… (no sé si deberías cambiar de negocio 😉

Deja una respuesta