Según una encuesta telefónica, realizada a 545 conductores españoles, de la Fundación Española para la Seguridad Vial, Fesvial, un 59% de los encuestados están a favor de aumentar la velocidad máxima permitida hasta los 130 km/h en autopistas y autovías. Esta medida, que la DGT lleva tiempo estudiando, es respaldado por la mayoría de los hombres (67%) y casi la mitad de las mujeres (47%) que participaron en el estudio.

La medida contaría con el respaldo de los conductores de entre 30 y los 39 años (66%), pero también con el rechazo de los que superan los 50 años (un 26% no está nada de acuerdo). Casi una tercera parte de los encuestados (32%) temen que este aumento en la velocidad máxima permitida conlleve un aumento en el número de accidentes.

A pesar de ello, un 61% del total de entrevistados considera que una mayor velocidad supondría más ventajas que inconvenientes, como el ahorro de tiempo (54% de los encuestados) aunque implicaría un mayor consumo de combustible, según perciben dos de cada tres hombres (66%) y casi tres de cada cuatro mujeres (75%).

La otra idea de la DGT, de pasar de 100 a 90 km/h en las vías convencionales en las que se permite alcanzar esta velocidad (un 10% de las carreteras convencionales españolas), también muestra una buena acogida. Un 53% de los participantes aprobaría la reducción.

Los conductores con edades comprendidas entre los 40 y los 70 años (casi un 50% de los participantes) están a favor de esta iniciativa, frente a los de edades entre los 30 y 39 años, que se muestran algo más reticentes.

La encuesta refleja también algunas de las causas que llevan a los conductores a sobrepasar los límites: casi la mitad (48%) aluden a la prisa como razón principal, uno de cada cutro(75%) asegura hacerlo por placer, un 16% lo hace “porque el resto de conductores también lo hace” y un 7% simplemente no considera peligrosa esta práctica.

Fesvial recuerda que la inadecuada velocidad es una de las causas de un 13% de los accidentes con víctimas (20% de siniestros en carreteras) además de ser un factor concurrente en un 27 % de los siniestros.

La Fundación considera que este incremento en la velocidad debería limitarse a los tramos más seguros (aquellos en los que la tasa de accidentalidad es reducida) y debería indicarse a través de paneles de señalización variable en función de circunstancias como la situación del tráfico o las condiciones meteorológicas.

Por lo que respecta a la reducción de 100 a 90 km/h en carreteras convencionales, esta fundación cree que puede reducir los accidentes en estas vías, que registran la mayor tasa de siniestralidad, pero deben ir acompañadas de otras actuaciones en materia de infraestructuras (las carreteras tienen un mal mantenimiento), mejoras de la formación vial o campañas de concienciación a la población.

Fuente: Fesvial

1 COMENTARIO

  1. Juan Pablo: Todaveda no mande9 el formulario de rczeaho, pero pienso hacerlo.Yo no estoy re caliente, pero no me gusta que haya un blog igual al medo, que se diferencia solo poero contar con publicdad (y alguna que otra cosa).Cuando tomes tu postura, me gustareda saberla, espero que (y si quere9s, claro) me cuentes.Saludos!

Deja una respuesta