Hace unos meses conocíamos un proyecto holandés de autopistas inteligentes en el que el asfalto contaría con una pintura dinámica que podría ser capaz de informar a los conductores de diferentes situaciones en la vía.

Ahora nos llega un proyecto más cercano y novedoso. Un investigador de la Universidade do Minho (Braga, Portugal) acaba de presentar un asfalto con tecnología de nanopartículas, capaces de cambiar de color cuando aparece hielo sobre el pavimento.

Con este nuevo tipo de asfalto, un conductor podrá saber si se aproxima a placas de hielo sólo simplemente prestando atención al color del piso. El asfalto se vuelve rojo en cuanto cae la temperatura y se congela el agua, ya que ha sido tratado con óxido de titanio.

Pero no se trata solamente de “colorear la carretera” como señal de adbvertencia. Este nuevo asfalto recién presentado puede limpiarse por sí solo. Estas nanopartículas de óxido de titanio pueden degradar los vertidos de aceite, convirtiéndolos en dióxido de carbono y agua. De este modo evitan que la calzada esté resbaladiza.

El profesor de Física Joaquim Carneiro, confirmó a La Voz de Galicia que la primera prueba de este asfalto se realizará en un tramo de autopista próximo a la localidad portuguesa de Castelo Branco, con la idea de comprobar su mejora la seguridad de la vía. Se trata de una zona montañosa donde el invierno es muy duro y es habitual encontrarse con placas de hielo (y que se produzcan accidentes de tráfico- son habituales.

Esta tecnología se presentó en las jornadas del Centro Tecnológico Aimen de O Porriño (Pontevedra), y ya ha despertado el interés de los gobiernos de Finlandia y Portugal. El siguiente proyecto de Carneiro son unas nanopartículas de carbono que avisarán de las grietas en el asfalto, pudiendo ser detectadas y reparadas más pronto. Una idea que bien podría rivalizar con la máquina que detecta y repara baches casi al instante que conocimos hace algún tiempo.

Vía: La Voz de Galicia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta