Reinventarse o morir. Parece que este ha sido el lema adoptado por algunos fabricantes de coches más tradicionales que se han visto obligados a abrazar las nuevas tecnologías para poder prosperar. Un ejemplo destacado es Aston Martin, el exclusivo fabricante británico que siempre ha destacado por sus grandes motores de combustión y que ahora nos presenta su primer vehículo eléctrico. ¿Su nombre? Aston Martin Rapide E.

Que el sedán de cuatro plazas tendría un sistema de propulsión de cero emisiones era algo que sabíamos desde hace casi dos años. Durante este tiempo han estado trabajando en su desarrollo y rodeándose de colaboradores de calidad como Williams Advanced Engineering (WAE). El objetivo era igualar, al menos por rendimiento, al anterior V12 de 6.0 litros. Aquí van todos los detalles de este modelo que ha sido presentado en el Salón de Shanghai.

Como decíamos, el Aston Martin Rapide E es el primer eléctrico de los de Gaydon y se producirá en las nuevas instalaciones de la marca en St Athan (Gales). Será un ejemplar muy exclusivo, pues apenas se harán 155 unidades. La intención era continuar con ese llamativo diseño que siempre ha llevado el Rapide por bandera. Aunque ser eléctrico le ha dado al equipo de diseño de Aston Martin algunas nuevas posibilidades durante su desarrollo.

Ya no es necesaria tanta refrigeración y bajo el capó no tiene que haber espacio para alojar un V12 de 6.0 litros. Aunque se mantiene la extensión del voladizo delantero, lo cierto es que la rejilla frontal se ha rediseñado para optimizar su aerodinámica. Con este mismo propósito se introducen un nuevo splitter delantero y un difusor trasero más prominente, así como las llamativas llantas de aluminio, calzadas por neumáticos Pirelli P-Zero de baja resistencia a la rodadura. Todo ello conlleva a una mejora aerodinámica cifrada en un 8 %.

En el interior del Aston Martin Rapide E también se pueden apreciar los signos de la evolución. La digitalización se abre paso y ahora equipa una pantalla de 10 pulgadas en lugar de la instrumentación tradicional. Eso permite que se muestre una información más completa y detallada a todo color, entre la que se incluye la carga de la batería, los niveles de potencia del motor o el consumo de energía en tiempo real. Estos detalles también se podrán ver a través de una aplicación móvil, que también servirá para planificar la ruta.

Aunque el verdadero protagonista en este Aston Martin Rapide E es su sistema de propulsión. Está formado por dos motores eléctricos montados en el eje trasero que se combinan para desarrollar 610 CV y 950 Nm de par. En el lugar donde antes descansaba el V12 de 6.0 litros ahora se encuentra la batería de 800 voltios, que tiene una capacidad de 65 kWh y está formada por 5.600 celdas de iones de litio. La carcasa de este elemento está hecha de fibra de carbono y Kevlar.

Gracias a estos elementos, el primer eléctrico promete unas prestaciones bastante destacadas. Se habla de un 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos, una recuperación de 80 a 112 km/h en 1,5 segundos y una velocidad máxima de 249 km/h. También homologa una autonomía de 322 kilómetros según ciclo WLTP y una carga realmente rápida gracias a la arquitectura de 800 voltios. En una toma de 50 kW podría cargar a un ritmo de 298 kilómetros en una hora de carga y en las rápidas de 100 kW llegaría hasta los 499 kilómetros en una hora.

El Aston Martin Rapide E también podrá presumir de un comportamiento dinámico notable, que podría estar a la altura del anterior Rapide AMR. La potencia pasa directamente a las ruedas traseras y cuenta con la ayuda de un diferencial autoblocante para que no haya pérdidas de tracción. También se anuncian los modos de conducción GT, Sport y Sport + para adaptar su chasis a cualquier tipo de situación.

Fuente: Aston Martin

Galería de fotos:

Ver galeria (11 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta