Una persecución a toda velocidad por las aguas de las Islas Bermudas está teniendo lugar. En la primera embarcación, de color negro mate, unos peligrosos terroristas internacionales tratan de escapar con una bomba termonuclear, acompañados de una exuberante chica en bikini, amordazada. Tras ellos, intentando darles alcance, el conocido agente secreto James Bond, les va comiendo el terreno a bordo de una refulgente lancha ¡Aston Martin!

La escena podría formar parte de cualquiera de los filmes de la saga creada por Ian Fleming, y aunque quizá debieran tomar nota los productores, de momento, la embarcación no es más que un proyecto llevado a cabo por el diseñador de yates, radicado en Miami, Luiz de Basto.

Algunos de los diseños previos a la versión definitiva
Algunos de los diseños previos a la versión definitiva

Al igual que otros diseños de barcos, que ya os hemos presentado aquí, que rinden tributo a modelos o marcas de automóviles, la verdad sea dicha, es que las imágenes lucen geniales, y se ha sabido llevar las líneas maestras que definen a los modelos británicos a las recreaciones digitales que acompañan este reportaje. Este concepto está pensado como un ejercicio creativo y se trata solamente de un homenaje a la marca mediante el diseño de un barco de alto rendimiento inspirado por las hermosas líneas de los Vantage, Rapide, DBS o Virage.

Se ha llevado a cabo haciendo uso de nuevos e innovadores materiales verdes y renovables, que no están en contraposición con la tradición. Las características principales del diseño de los modelos de Gaydon se han trasladado a la embarcación: las formas de las ventanas, las luces delanteras y traseras, las ventilaciones laterales, el spoiler, el capó y el detalle más importante, la parrilla frontal tan característica, que aquí se traduce en la forma del parabrisas de la lancha.

Según las propias palabras del diseñador y arquitecto, Luiz de Basto: “Al igual que otros muchos diseñadores de yates, también tengo una gran pasión por los coches y su diseño (es propietario de un Aston Martin). En diversas ocasiones hemos hablado, entre nosotros, acerca de las similitudes entre el diseño de barcos y coches, pero creo que es más fascinante hablar sobre las diferencias. Las similitudes son realmente muy pocas, contando el hecho de que ambos son vehículos a motor, que necesitan tomas de aire y tubos de escape, o que ambos tienen parabrisas”.

“Pero, por supuesto, los coches tienen ruedas y los barcos disponen de casco. Aparte de eso, todo es diferente, empezando por la escala y proporción, ya que hay que tener en cuenta el hecho de que podemos andar sobre los barcos, desde la cubierta de popa hasta la de proa y no podemos caminar sobre un capó del coche. Quería, por lo tanto, que el resultado fuera no sólo una interesante interpretación de las líneas de estos famosos automóviles en un medio como el agua, sino que se tratase de un barco totalmente funcional, capaz de ser construido en un momento dado, a petición de cualquiera de nuestros clientes”.

¿La utilizará James Bond en alguna de sus próximas películas?
¿La utilizará James Bond en alguna de sus próximas películas?

“El desafío más grande era trasladar uno de los iconos clásicos de Aston Martin, la parrilla del radiador. Estábamos decididos a mantener este elemento de la firma, pero, evidentemente, teníamos como limitación el hecho de que los barcos no disponen de radiadores, y había que buscar, la forma necesaria para incorporarlo de alguna manera. Después de varios bocetos se hizo evidente que la única solución era dar la forma del radiador al parabrisas de la embarcación”.

También podemos observar en esta lancha otros elementos de diseño de los modelos de Aston Martin, como los extractores de aire del motor, que en los modelos británicos van situados en los laterales, tras las ruedas delanteras, aquí se redefinen para convertirse en una ventana de gran tamaño, con el fin de proporcionar luz natural al interior. La toma de ventilación, situada encima del capó del motor se ha adaptado para crear un solárium delantero y una escotilla. O los grupos ópticos que son ahora las luces de navegación.

El diseño de la cabina es simétrico con acceso a través de su parte central, con asientos de gran tamaño que se pueden convertir en otro solárium. Los asientos del piloto y los de los acompañantes son de tamaño doble. El acceso al interior se realiza por una compuerta con un aspecto similar al de la consola central de los deportivos.

Por último nos queda hacer mención a la denominación elegida, y este concept podríamos decir que nace con el nombre perfecto: Voyage. Que también evoca a la conocida tradición de la marca de nombrar a algunos de sus modelos con una “V” inicial (Vantage, Virage o Vanquish, por ejemplo) pero también sugiere la búsqueda de nuevos horizontes (para aquellos que puedan permitirse el lujo de pagarlo).

Via  |  De Basto Designs

Galería de imágenes:

Ver galeria (8 fotos)

3 COMENTARIOS

  1. Impresionante, la verdad es que los yates que podemos ver en las Bermudas ya son de por si espectaculares, así que si James Bond viene por allí, sería un lujo. Espero que la belleza de las islas salga en su plena intensidad, merece la pena.
    SI a alguien le interesa saber más sobre las Islas Bermudas, est es la mejor página en español.
    Un saludo.

Deja una respuesta