La batalla del triunvirato teutón (BMW, Audi y Mercedes) por ser el fabricante de lujo número uno del mundo es una constante en el panorama automovilístico. Todo el mundo puede verlo lucha en los salones del automóvil (como su pique de circuitos en Frankfurt), sus guerras de vallas publicitarias e incluso escarceos televisivos.

BMW ha ganado el título en los últimos siete años consecutivos, pero el CEO de Audi, Rupert Stadler (el de la foto de arriba) ha asegurado a Reuters que no será hasta 2020 cuando su supere a BMW. Eso suena muy pronto, pero en realidad es una fecha menos agresivA de lo que era: Stadler había planeado previamente la fecha de 2015 como el año en el que Audi vendiese más coches que sus enemigos alemanes. Aunque su tendencia de las ventas y las ganancias son fuertes, debilidad general en el mercado ha puesto algo de flexibilidad en esa fecha. Lo que no sabemos es si esto retrasará los planes del Grupo Volkswagen de ser el primer fabricante mundial en 2018.

¿Y qué pasa con Mercedes? También tiene su  plan: A principios de este año el presidente de Daimler, Dieter Zetsche, dijo que su compañía sería el número uno en 2020 con unas ventas previstas anual de 2,7 millones automóviles. El centro de Alemania para la Investigación Automotriz (CAR), dice Mercedes (bajó al tercer puesto el año pasado) tiene datos que indican que podría recuperar el segundo lugar del podio en 2015, por delante de Audi, pero todavía por detrás de BMW.

Audi tenía como meta alcanzar los 1,5 millones de unidades vendidas para el año 2015. Podría llegar a esa marca, incluso antes, pero ese número según las predicciones del CAR los dejarían en tercera posición

Las estrategias de los tres son similares: incluir más vehículos en más segmentos y alianzas con nuevas marcas: BMW se ha asociado con Toyota, mientras Mercedes está bailando el agua a Nissan. Audi sigue sola su camino (si ser parte del imperio Volkswagen se puede considerar “caminar solo”) y centra sus esfuerzos en nuevos modelos de crossover como los futuros Q2 y Q6.

Las cartas parece que ya están repartidas. Ahora hay que ver la reacción de los compradores… Y esperar a 2020 para saber cuál de los jugadores ha sabido jugar mejor sus bazas.

Fuente: Reuters
Foto: Audi

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta