El jugador italiano del Milan, Mario Balotelli, continúa aumentando su listado de fechorías. La última ha tenido lugar en Milán cuando acudió a un circuito de karts con su Ferrari 458 Spider, la versión descapotable del 458 Italia, con un motor V8 que rinde 578 CV de potencia.

¿Y cómo es que se le ocurre meter este coche,  valorado en más 250.000 euros, en un circuito de karts? Resulta que el jugador del Milan es un amante de la velocidad y el conjunto italiano quiso cortar en seco su pasión por este tipo de actividades. Cuando firmó el contrato por el club rossonero, una de las clausulas prohibía la conducción de karts.

Ahora, el delantero italiano ha descubierto la forma de poder disfrutar de los coches. Así, fue capaz de pasar una hora dando vueltas a un circuito de 600 metros de largo. Al parecer, el ex del City acudió con un grupo de amigos, que le jaleaban desde la grada mientras exprimía el motor. Es normal que los futbolistas adoren los coches, pero esto parece excesivo.

Balotelli tenía en su casa de Manchester un circuito de karts y ya visitaba con frecuencia este centro lúdico de Milan (que definen como el circuito indoor más moderno del mundo) cuando vivía en Inglatera… Ahora sigue haciéndolo, aunque su empresa se lo prohíba. ¿Qué mejor modo de olvidar su reciente ruptura con Fany Neguesha que con un Mario Kart? Bromas aparte, parece que en el club rossonero están realmente preocupados desde que se rompió su relación sentimental. Todo parece indicar que Balotelli vuelve a las andadas justo cuando parecía que comenzaba a sentar la cabeza.

Vía: Marca
Foto: Daily Mail

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta