Hemos hablado aquí en nuemerosas ocasiones de los futuros peajes en las autovías que, cada vez más, suenan como solución a las angustias econónmicas del Estado. En Europa se utilizan diferentes métodos de financiación de estas infraestructuras de transporte, pero ahora, el Centro Español de Excelencia y Conocimiento de la Colaboración Público Privada (Cecopp) y coordinado por José Manuel Vassallo, ha presentado un estudio para saber cuánto ganaría el Estado estableciendo peajes.

Según este etudio, la Administración Pública ahorraría casi 102.000 millones de euros en los próximos treinta años con un sistema de peajes en las carreteras españolas, además de obtener unos ingresos iniciales de 14.704 millones si opta por sacar a concesión la explotación de la red.

Como en otros ámbitos, esto viene dirigido desde arriba. La Unión Europea promovueve la aplicación de una política de tarificación por uso de infraestructuras y se ha centrado hasta ahora en establecer un marco legal, a través de la Directiva Euroviñeta, que contempla la posibilidad de introducir sistemas impositivos a vehículos pesados, como paso previo a su extensión al resto del parque de vehículos.

La idea que tiene la directiva es establecer un pago tanto en las autovías como en aquellas vías en las que puede haber razonable desviación de tráfico, lo que quiere decir que el tiempo de viaje sea básicamente el mismo o un poco mayor, “porque obviamente nadie o muy pocos van a no pagar por tardar el doble y estas carreteras sí que van a estar sin tarificar”, ha matizado Vassallo en la presentación del estudio. El Gobierno está estudiando la medida, pero en ningún momento la ha dado por segura de aplicar, ha añadido Vassallo, que cree que el Ejecutivo la considerará en el conjunto de otras muchas medidas de políticas públicas.

En el estudio de Cecopp se establece un modelo que grava tanto a vehículos pesados como a ligeros, si bien el pago por uso para los primeros se introduce en el 2013, y para vehículos ligeros en el 2017. La tarifa media para vehículos ligeros sería de 3 céntimos de euro por kilómetro y para vehículos pesados, de 8 céntimos. De esta forma, el trayecto Madrid-Valencia costaría aproximadamente unos 11 euros para vehículo ligero y 24 euros para vehículo pesado, mientras que Madrid-Toledo, 2,5 euros para vehículo ligero y para pesado, unos 4 euros.  En La Voz de Galicia han hecho también sus cálculos: Las actuales autovía gratuitas a Madrid (A-6 y A-52), que parten de A Coruña y Vigo, saldrían a un precio de 17 euros para un turismo de eficiencia media respecto a la emisión de CO2. Sumado al peaje de la AP-6, de 10,55 euros, el viaje de Galicia a Madrid costaría 27,55 euros. El periódico gallego señala que el estudio no plantea medidas de corrección para compensar a las áreas periféricas del país.

Estas tarifas estarían por debajo de otros países europeos porque tienen inversiones más elevadas que España, que según Vassalo ha sido muy eficiente en el coste de carreteras y lo ha hecho a precios mucho más baratos. Y es que la directiva obliga a imputar el coste de la infraestructura.

Uno de los problemas que tiene la implantación de peajes en las carreteras es su rechazo social. Hay numerosos impuestos que van destinados al pago de las infraestructuras y a la sociedad no le gsuta pagar por algo que antes tenía gratis. Lo vimos en cataluña hace bien poco con el movimiento #novullpagar. Pero aunque sea una medida dolorosa, todo parece indicar que en unos años no habrá en España autovías sin peaje.

Si,  como todo parece indicar, se acaban imponiendo estas “tarificaciones”, las inversiones en carreteras todos los años en lugar de pagarse vía impuestos, se pagarán vía esa tasa. Lo que está claro es que, mediante impuestos o tasas, seremos los usuarios los que paguemos las infraestructuras… Lo bueno de la tasa, que solamente lo harán aquellos que la utilicen.

Fuente: EFE, La Voz de Galicia
Foto: Flickr F-sosa

4 COMENTARIOS

  1. ¿Y `porque 3 céntimos el Km? y porque no un céntimo el kilómetro. Señores que algunos tenemos que recorrer 100 Kms. de ida y vuelta para ir al trabajo de lunes a viernes, no por placer. Eso no se tendrá en cuenta por justificante de trabajo y lugar de residencia.

  2. Bueno este articulo esta manipulado hasta las cejas. En primer lugar las autovías no son gratis las pagamos dos veces (Primera cuando nos roban el 50% de lo que producimos, la segunda con lo que pagamos de impuestos al adquirir un vehiculo). En segundo sólo con los impuestos en carburantes que consume el parque automovilístico de Madrid se paga todo el mantenimiento de todas las carreteras de España. Pero para negar estos hechos se pretende que el personal comulgue con ruedas de molino con articulos como este: Los ciudadanos somos unos getas que no pagamos por usar las autopistas (pobre papa-dios estado del malestar que despilfarra el dinero de los contribuyentes, de esto lógicamente no se habla). Se vende lo que ganaría el estado, nunca se menciona lo se empobrecería a la población. Por último con semejante engaño se niega el hecho de que la libertad de movimiento sólo estará al alcance de quien pueda pagarla, muy cara por cierto. Vamos el comunismo perfecto todos pagan y cuatro se forran, el que proteste a la cárcel con él o al frenopatico.

  3. Pagamos por el uso de los aeropuertos, puertos, pantanos, cementerios, ferrocarriles, museos, etc. infraestructuras que han sido financiadas por todos, incluso los impuestos de los combustibles que utilizan los aviones, barcos,autobuses, trenes, etc. Entonces ¿por qué no tenemos que pagar por el uso de las autovías, si su financiación ha sido igual que las anteriores? Pero con este pago se podría financiar su construcción y el mantenimiento (igual que sucede con las autopistas) y a a quellas personas que no las utilizan les podría disminuir los impuestos

Deja una respuesta