Los vehículos blindados siempre atraen nuestra curiosidad por su enorme resistencia ante cualquier tipo de situación. Hemos visto algunos muy exóticos como este Aston Martin DB11 y otros más asequibles como el Skoda Superb Combi. Aunque probablemente ahora tenga más sentido un SUV por la tendencia al alza a nivel de ventas. De esta forma ha sido presentado el BMW X5 Protection VR6, una variante blindada de este popular modelo que va ya por su cuarta generación.

Aunque a nivel estético pueda parecer muy similar la modelo de serie, esta versión cuenta con un sinfín de modificaciones para mejorar la seguridad de los ocupantes. Alcanza el nivel VR6 de resistencia gracias a un completo blindaje que se consigue reforzando la carrocería con paneles de acero de alta resistencia que van en zonas sensibles como los marcos de las puertas o el techo. También cuenta con algunos refuerzos de aluminio y una capa de policarbonato en algunas partes.

Aunque lo que también es clave en un vehículo blindado son las zonas acristaladas y en este BMW X5 Protection VR6 se ha trabajado en ello. Cuenta con vidrios de seguridad por los cuatro costados, incluyendo un parabrisas multicapa con un grosor de 33 mm. Con estos refuerzos en carrocería y cristales, el SUV puede aguantar ataques de armas de fuego como el AK-47, así como explosiones laterales con hasta 15 kg de TNT a unos cuatro metros de distancia o una granada de mano tipo DM51.

El BMW X5 Protection VR6 cuenta con un depósito de gasolina que se sella en caso de un ataque para evitar pérdidas de combustible. También incluye unos neumáticos runflat con las paredes laterales reforzadas que guardarían la forma incluso después de haber sido pinchados. La mecánica escogida para esta versión es la que monta el tope de gama, el BMW X5 M50i, un V8 biturbo de 4.4 litros que desarrolla 530 CV y 750 Nm de par.

A pesar del incremento de peso (no se dice en cuánto), el BMW X5 Protection VR6 mantiene unas prestaciones bastante buenas y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundas y de alcanzar una velocidad máxima de 210 km/h. Para afrontar los cambios se han hecho algunos ajustes en la suspensión, para mejorar su comportamiento. Tampoco falta todo tipo de equipamiento de nivel, con elementos como el BMW Live Cockpit Professional o un intercomunicador para poder hablar con las personas que estén en el exterior del vehículo.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

Ver galeria (26 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta