El tema de las emisiones de los eléctricos siempre ha sido un tema algo controvertido. Cuando son conducidos, sus emisiones son nulas (no hay CO2 ni otras partículas dañinas), pero durante su producción o al generar la energía eléctrica sí que hay contaminación y eso también debe ser tenido en cuenta. Incluso considerando ese aspecto, un estudio ha determinado que los coches de combustión emiten el triple que los eléctricos. Un dato que sale de hacer la media en Europa y que tiene en cuenta la fabricación.

Los encargados de este estudio no han sido otros que Transport & Environment (T&E), también conocida como Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente. Como decíamos, se han centrado en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en Europa, teniendo en cuenta aspectos que se omiten en otros estudios. Hablamos de factores como la cantidad que se emite al producir la electricidad para cargar los coches, la huella de carbono al producir la batería, el consumo del propio vehículo, el kilometraje o las pérdidas de eficiencia.

Como se puede comprobar en el gráfico anterior, los eléctricos salían ganando en todos los escenarios posibles. De media se obtuvo que en Europa emitían de media casi tres veces menos de CO2 que sus homólogos de combustión. Concretamente se cifraba en 90 gCO2e/km frente a los 234 de un diésel y a los 253 de un gasolina. Y eso en un escenario tipificado, porque luego si se centraban en cada país los resultados iban variando.

Por ejemplo, en Suecia (que es el mejor escenario) las emisiones de los eléctricos son hasta un 80 % inferiores a la de los vehículos de combustión si se emplean baterías nacionales producidas con energía limpia. Por otro lado, el peor escenario sería Polonia (con redes eléctricas de alto consumo de carbón) y con las baterías de los coches eléctricos producidas en China. En esa situación los eléctricos emitirían apenas un 22 % menos que los diésel.

Si nos centramos en España, vemos como los eléctricos son de media un 67 % más limpios que los coches de combustión. Datos que son bastante interesantes y que podrían mejorar de cara a futuro. Según T&E, para 2030 la Unión Europea dependerá aún más de las energías renovables y se habrá reducido la huella de carbono en todo el proceso productivo. Eso conseguirá que los eléctricos emitan cuatro veces menos que los de combustión, mejorando considerablemente el dato actual.

Fuente: T&E

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta