La Policía Nacional estaba “con la mosca detrás de la oreja”. Desde el pasado mes de julio de este año, se estaban produciendo misteriosas sustracciones, por toda la Comunidad de Madrid, de furgonetas Renault Kangoo. El hecho más curioso era que ninguno de estos vehículos había sido nunca encontrado ni recuperado. Y, los agentes a cargo de la investigación, en lugar de avisar a “Iker Jiménez” o llamar a “Horatio Caine”, decidieron hacer lo que mejor saben, montar un dispositivo especial para tratar de aclarar este extraño “fenómeno”.

Tras numerosas pesquisas e investigaciones, resultó que no se trataba de ningún hecho “paranormal”, simplemente se encontraban ante una banda de delincuentes magrebíes,  perfectamente organizada, dedicada a la sustracción de vehículos.

El Renault Kangoo es uno de los modelos más utilizados por autónomos y pequeñas empresas
El Renault Kangoo es uno de los modelos más utilizados por autónomos y pequeñas empresas

El “modus operandi” de los detenidos serviría perfectamente para la elaboración de algún guión de una conocida serie de televisión: A altas horas de la madrugada, dos miembros del grupo buscaban y elegían el vehículo. Una vez localizado y, cuando nadie les observaba, sustraían el bombín de la cerradura del depósito de combustible mediante un taladro especialmente adaptado, con una broca modificada. Con posterioridad, y ya en su escondite, fabricaban una llave maestra con la que más tarde podrían abrir las Renault Kangoo.

Cuando ya habían realizado la copia, encargaban a otro miembro del grupo la sustracción de la furgoneta. El robo se realizaba abriendo el vehículo elegido con la llave falsa, previamente confeccionada y probada con el bombín sustraído, a la que añadían un “transpondedor” codificado por ellos mismos con el que lograban arrancar los vehículos. De esta manera conseguían “burlar” los inmovilizadores electrónicos con los que vienen dotados estos modelos.

Una vez que tenían los vehículos en su poder, procedían a lo que en el argot se denomina “enfriarlos” durante algunos días, aparcándolos en calles poco transitadas o trasladándolos hasta garajes comunitarios de las localidades toledanas de Seseña y Casarrubios del Monte. Estos garajes estaban ubicados en inmuebles con pocos vecinos y, por lo tanto, el movimiento de personas era muy reducido. Por si esto no fuera suficiente, los ladrones inutilizaban los fluorescentes situados encima de dichas plazas, con lo que conseguían que los residentes no se fijaran en ellos al estar sumidos en la penumbra.

Parte del material incautado por las fuerzas de seguridad en esta operación
Parte del material incautado por las fuerzas de seguridad en esta operación

Cuando consideraban que los vehículos estaban lo suficientemente “fríos”, eran trasladados a un taller de su confianza donde procedían a manipularlos con total tranquilidad. Dependiendo de “sus” necesidades, podían optar por desguazarlos completamente, y camuflar las piezas entre chatarra, para trasladarlas posteriormente en camiones de gran tonelaje hasta la frontera con “nuestro vecino del Sur”.

Pero este procedimiento no era el “habitual”. En función de los “encargos” que recibiera la banda, en la mayoría de los casos, procedían a duplicar las matrículas y falsificar la documentación, con la intención de realizar el “Paso del Estrecho” como si de un vehículo perfectamente legal se tratase. Para ello uno de los miembros de la organización viajaba con la furgoneta, vía Algeciras, hasta Marruecos donde una vez en “terreno conocido” podían ya “colocar” en el mercado negro las Renault Kangoo robadas en nuestro país.

Esta banda encargada de “hacer desaparecer” las furgonetas estaba compuesta por tres miembros, que ya han sido detenidos y puestos a disposición judicial. En el momento de su arresto, dos de ellos circulaban a bordo de furgonetas robadas y con las matrículas “dobladas”, camino de Algeciras.

Tras los pertinentes interrogatorios, los agentes de la Policía han registrado la vivienda del cabecilla del grupo, donde se incautaron de numerosas llaves de vehículos, planchas con plantillas numéricas para la confección de las matrículas, troqueladoras, remachadoras, gran cantidad de placas dobladas así como numerosa documentación de vehículos. También se intervinieron unos 9000 euros en efectivo.

Resuelto el “Misterio de las Renault Kangoo”, la semana que viene, en su pantallas, un nuevo capítulo de…

6 COMENTARIOS

  1. Estais seguros de haber puesto la foto correcta? Ese modelo de kangoo es el nuevo que no lleva bonbin en latapa de gasolina. El modelo que si lo lleva es el anterior que es bastante diferente…. esto esto volviendo a ocurrir en el Maresme. Mi kangoo es ya la numero 8 en pocas semanas….

  2. La noche del 29 de julio me han robado mi kangoo de la puerta de mi casa en estepona color plata con llantas de aluminio , de jun de 2006 con 117.000km totalmente nueva.

Deja una respuesta