El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Industria, el italiano Antonio Tajani, ha manifestado que: “el acuerdo constituye un paso crucial para acelerar el desarrollo del vehículo eléctrico a escala mundial porque ayudará a aumentar el potencial para esta importante tecnología, contribuyendo a la competitividad y a un transporte de carretera más sostenible”.

La convergencia de estas normas entre la Unión Europea, Estados Unidos y Japón permitirá importantísimos ahorros en los costes de producción y fabricación y fijará los estándares mundiales de seguridad para cuando los vehículos eléctricos se produzcan en masa, ya que hasta ahora sólo se hace en pequeñas cantidades.

En un principio se crearán dos grupos de trabajo, en los que podrán participar todos los países que han suscrito el Acuerdo sobre Normas Técnicas Mundiales, firmado en 1998 en el marco de Naciones Unidas, incluidos China e India. Estos grupos comenzarán sus trabajos, de manera oficial, el próximo mes de marzo, aunque previamente se realizaran numerosos contactos entre todas las partes.

El primer grupo se dedicará a analizar los aspectos relacionados con la seguridad de estos vehículos y sus componentes, incluida la batería y hará especial hincapié en la protección de los ocupantes del vehículo contra descargas eléctricas durante el proceso de recarga o cuando inevitablemente se produzca un accidente. Por su parte, el segundo grupo se dedicará a estudiar los requisitos normativos y medioambientales.

Los grupos de trabajo tendrán que estudiar en profundidad cuestiones muy controvertidas, como las emisiones de CO2, y establecer los límites de las mismas, así como los niveles de eficiencia. Por supuesto otro tema crucial será la forma en que se va a generar la electricidad para propulsar estos vehículos.

La ONU espera que estas normas comunes técnicas y de seguridad de los vehículos eléctricos entren en vigor en el año 2014.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta