El Mercedes-Benz SLS AMG GT es una evolución del conocido “alas de gaviota” de la marca de la estrella. Las mejoras no son muy numerosas, pero sí suficientes como para suponer un avance cualitativo en cuanto a dinamismo y prestaciones se refiere.

Exteriormente solamente los ojos más entrenados podrán diferenciarlo del SLS AMG “a secas” porque presenta pequeños detalles como los faros delanteros y las luces traseras oscurecidas o las típicas salidas de aire de las aletas delanteras y del motor, que en esta ocasión están pintadas en color negro brillante. También destacan las siglas “GT” en el lado derecho de la tapa del maletero, junto al logo de AMG. En el interior el volante, achatado por su parte inferior, cuenta con zonas forradas en Alcántara donde se sitúan habitualmente las manos, para un mejor tacto, además de una marca de color rojo en su parte superior, similar a la de los volantes de competición. En el cuadro de instrumentos hay un indicador de cambio de marcha compuesto por siete LED, que se van encendiendo progresivamente.

El piloto alemán Bernd Mayländer sentado en su "coche de empresa"
El piloto alemán Bernd Mayländer sentado en su "coche de empresa"

Donde sí se han llevado a cabo más modificaciones es en la potencia del conocido propulsor V8 de 6.208 centímetros cúbicos, que asciende hasta los 591 CV a 6.800 rpm (por los 571 CV de su predecesor) y el par máximo es de 650 Nm a 4.750 rpm (igual que el anterior), que se transmiten al eje posterior a través de una caja de cambios SPEEDSHIFT DCT AMG de 7 relaciones, donde los tiempos de cambio de una marcha a otra han sido optimizados.

El conjunto de suspensiones, dotado del AMG RIDE CONTROL, también se ha mejorado con tarados más acordes, en la amortiguación con regulación electrónica, a las prestaciones que es capaz de desarrollar y al uso que se le va a dar. Por supuesto se monta el sistema de frenos carbocerámicos de AMG así como llantas forjadas de aleación de 10 radios, con fondo en color negro. Lo único que no es de serie es el tramo final del silenciador para optimizar la salida de los gases de escape, desprendiendo un sonido ronco y fascinante a la vez. El peso final asciende hasta los 1.620 kg.

Las prestaciones de este Mercedes-Benz SLS AMG GT son increíbles para un vehículo de calle que ha de “domar” a algunos de los bólidos de competición más rápidos sobre la faz de la tierra. Acelera de 0 a 100 km/h en apenas 3,7 segundos y alcanza los 200 km/h desde parado en tan solo 11,2 segundos. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 320 km/h.

El SLS Coupé de Mercedes-Benz fue presentado en el año 2009 y fue el primer vehículo desarrollado íntegramente y de manera independiente por AMG. Posteriormente aparecieron en el año 2011 los SLS AMG Roadster y el SLS AMG GT3. Con la incorporación a la gama de este SLS AMG GT, en versiones Coupé y Roadster, ascienden a un total de cinco las variantes existentes a las que se sumará, a lo largo del próximo año 2013, el Mercedes-Benz SLS AMG Coupé Electric Drive, del que se producirá una serie de unidades muy reducida.

Interior del Safety Car de la Fórmula 1: el nuevo Mercedes-Benz SLS AMG GT
Interior del Safety Car de la Fórmula 1: el nuevo Mercedes-Benz SLS AMG GT

El Mercedes-Benz SLS AMG GT, que actuará como Safety Car de la Fórmula 1, hará su primera aparición en el Gran Premio de Singapur que se celebra este fin de semana en el circuito Marina Bay. Servirá para completar una larga trayectoria de más de 15 años de coches de seguridad y coches médicos de Mercedes-Benz en la máxima categoría de la competición automovilística.

La persona encargada de su manejo es el piloto alemán de 41 años Bernd Mayländer, que lleva cumpliendo con esta decisiva función desde el año 2000. Según ha declarado: “El nuevo Mercedes-Benz SLS AMG GT es el mejor coche de seguridad que he conducido hasta ahora, y eso que los diversos vehículos que he llevado presentaban siempre mejoras significativas con respecto al modelo anterior”. Su copiloto es el británico Pete Tibbets, de 45 años, que es el encargado de mantenerse en contacto permanente con la Dirección de Carrera, mientras el coche de seguridad se encuentre en la pista.

Recordemos que la labor del Safety Car consiste en garantizar la máxima seguridad en la pista cuando el Control de Carrera considera que las condiciones no son las adecuadas para el desarrollo de la misma, ya sea por las inclemencias meteorológicas o por algún accidente, y permanece sobre el circuito ralentizando a los bólidos detrás de él hasta que las circunstancias vuelven a ser las óptimas para remprender la marcha. El Safety Car realiza esta función durante todo el fin de semana de competición, tanto para la Fórmula 1 como para el resto de carreras de acompañamiento, ya sean la GP2, GP3 o la Supercopa Porsche.

Estos han sido todos los Coches de Seguridad que se han empleado en los últimos años:

En 1996: C 36 AMG (W 202)
Desde 1997 hasta 2000: CLK 55 AMG (C 208)
Desde 2000 hasta 2001: CL 55 AMG (C 215)
Desde 2001 hasta 2003: SL 55 AMG (R 230)
En 2003: CLK 55 AMG (C 209)
Desde 2004 hasta 2006: SLK 55 AMG (R 171)
Desde 2006 hasta 2008: CLK 63 AMG (C 209)
Desde 2008 hasta 2010: SL 63 AMG (R 230)
Desde 2010 hasta 2012: SLS AMG (C 197)
Desde 2012 (Gran Premio de Singapur): SLS AMG GT (C 197)


Mientras que los Coches Médicos han sido los siguientes:

En 1996: C 36 AMG (W 202)
En 1997: C 36 AMG (W 202) y E 60 AMG (W 210)
Desde 1998 hasta 2001: C 55 AMG Estate (S 202)
Desde 2001 hasta 2004: C 32 AMG Estate (S 203)
Desde 2004 hasta 2008: C 55 AMG Estate (S 203)
Desde 2008: C 63 AMG Estate (S 204)


Galería de imágenes:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta