Evidentemente no. Aunque no nos importara el dinero, no sería lógico “estropear” nuestra inversión por descuidar un aspecto tan importante de su conservación. Seguramente dentro de nuestro ilimitado presupuesto deberíamos contar con una partida destinada a tener que llevarlo asiduamente a un lavado especializado en vehículos, digamos… “diferentes”.

El proceso comienza realizando 4 lavados con un champú con pH neutro, con agua purificada y a una temperatura de 35º centígrados
El proceso comienza realizando 4 lavados con un champú con pH neutro, con agua purificada y a una temperatura de 35º centígrados

Si alguna vez habéis observado este tipo de lavados “a mano” veréis que se toman su tiempo y realizan su labor con mucho mimo para dejar estas “joyas de la ingeniería” completamente relucientes, por dentro y por fuera. Por supuesto la factura final irá en consonancia.

No obstante, a pesar de la indudable calidad de las pinturas y lacas empleadas en estas marcas de lujo, si mirásemos la superficie pintada con un microscopio nos daríamos cuenta de la infinidad de “micro-ralladuras” que se acumulan o la pérdida de brillo debido a la acción de las inclemencias del tiempo, polvo en suspensión, insectos u otro tipo de fenómenos ambientales.

Muchos de vosotros pensareis que cuando las características originales se vean seriamente afectadas sería suficiente con volver a pintar el vehículo. Pero ¿cuánto cuesta pintar un modelo de este nivel? Solamente os diremos que el presupuesto puede ascender (sin mencionar marcas) a más de… ¡¡30.000 euros!!.

¿Es posible otra solución? Aunque no os lo creáis, basta ¡¡con un lavado!!. No, no estamos locos, si bien es cierto que se trata de un lavado muy especial. Y sólo hay un especialista, que conozcamos, que sea capaz de dejarlo incluso mejor que nuevo. Esa persona, afortunadamente, existe y se llama Paul Dalton.

Se ayuda de una sonda electrónica para medir la densidad de la pintura
Se ayuda de una sonda electrónica para medir la densidad de la pintura

Paul es un británico dueño, y único empleado, de la empresa de lavado de coches por él fundada, llamada Miracle Detail, y es conocido mundialmente por su extraordinario talento en estas lides.

¿Cuál es su secreto? Pues os rogamos que prestéis atención porque si nos lo dicen no lo creeríamos. Su servicio estrella, destinado a sus clientes Premium, es el “Paintwork Correction Process”, en el que Dalton puede llegar a invertir hasta un total de ¡¡64 horas!! (lo que supone entre 1 y 2 semanas de trabajo). El proceso comienza desengrasando toda la superficie del coche, con un producto a base de cítricos y, a continuación, realizando 4 lavados sucesivos con un champú con pH neutro (con cubos y gamuzas de lavado diferentes) y sus correspondientes aclarados, siempre con agua purificada y a una temperatura de 35º centígrados.

Posteriormente utiliza una pastilla de arcilla maleable para eliminar los restos de alquitrán, insectos o, incluso, la resina de los árboles. Tras esto emplea una sonda electrónica con la que puede medir la densidad de la pintura y, de esta forma, estar seguro de hasta dónde puede “profundizar” (tan sólo 1 ó 2 micras de un total de 120 ó 140) para eliminar con una pulidora orbital los micro-arañazos que anteriormente mencionábamos.

Cera “Swissvax Crystal Rock by Paul Dalton”, con más de un 76% de pura cera de carnauba
Cera “Swissvax Crystal Rock by Paul Dalton”, con más de un 76% de pura cera de carnauba

Tras proceder a inspeccionar toda la carrocería bajo una luz especial, Paul se esmera en aplicar “su” producto estrella: la cera de carnauba. No se trata de una cera cualquiera, sino de una elaborada por el especialista suizo Swissvax (líder mundial en productos de limpieza para automóviles), bajo sus propias especificaciones, con más de un 76% de pura cera de carnauba de primer grado, de color marfíl. Esta cera única recibe el nombre de “Swissvax Crystal Rock by Paul Dalton”. Su precio no es nada barato (cerca de 1.000 euros el kilo), pero visto el resultado merece la pena.

La cera de carnauba, más conocida como “la reina de las ceras” por sus especiales características e infinidad de aplicaciones, combina “dureza” con una mayor resistencia al desgaste (creando una protección altamente repelente hacia los “agentes externos”) y, por añadidura ayuda a lograr un brillo espectacular. Se obtiene en la región de Ceará, al noreste de Brasil, de las hojas de la “Copernicia Prunifera”, también denominada como el “árbol de la vida”, una palma que, para evitar perder su humedad durante la prolongada época de sequía, se recubre de una espesa capa de cera.

Primoroso cuidado por el detalle...
Primoroso cuidado por el detalle...

En Miracle Detail disponen de diversos tratamientos estándar que van desde las 60 libras (74 euros) del “Luxury PH-neutral Wash & Dry Detail” hasta las más de 750 libras (924 euros) del “Ultimate Miracle Detail”. ¿Qué os parece mucho? Nada que ver para cuando se realiza el anteriormente comentado “Paintwork Correction Process”, posterior a los anteriores, a un precio de 75 libras/hora (93 euros/hora). Si tenemos en cuenta, como dijimos al principio, que se pueden tardar hasta 60 horas de trabajo, basta con hacer las cuentas para obtener la friolera de casi ¡¡5.600 euros!!. A ello hay que sumarle los procesos previos, con lo que la factura final puede incluso superar los 7.000 euros.

Los clientes que han experimentado este servicio suelen comparar su efecto con un repintado completo del vehículo (a pesar de su precio, mucho menos caro, y con menores inconvenientes). Y, en numerosas ocasiones, se observa que la pintura tiene un aspecto final mucho mejor que cuando era nuevo.

¿Se nota o no se nota la diferencia?
¿Se nota o no se nota la diferencia?

¿Qué no tenéis suficiente? Pues aún podéis realizar tratamientos especiales para los interiores, con procesos exclusivos para la alcántara o el cuero, renovación de llantas, impermeabilización de las capotas textiles, limpieza del vano motor o un tratamiento específico que genera una película para proteger la pintura (valorado en más de 700 libras, unos 860 euros).

Con todo ello casi os podéis olvidar de lavar en profundidad vuestro coche durante los próximos tres años, con una garantía de un año por sus tratamientos. Así no es extraño que sus servicios sean demandados en todo el mundo, con numerosos clientes que van desde jeques árabes, multimillonarios o incluso coleccionistas que presentan sus automóviles a concursos o subastas. Claro está que en estos casos, además de las tarifas habituales han de costearle el desplazamiento al lugar en cuestión (incluyendo el equipamiento necesario).

Os dejamos ahora con algunos vídeos donde se observa el detallado trabajo de este auténtico especialista y las más que evidentes diferencias entre el “antes” y el “después” de su intervención:


Galería de imágenes:

Ver galeria (24 fotos)

5 COMENTARIOS

Deja una respuesta