Los coches eléctricos van irrumpiendo poco a poco en el mercado. La actual normativa de emisiones nos empuja a que sean los protagonistas en los próximos años y las marcas cada vez irán lanzando más productos. Sin embargo, a la infraestructura de recarga todavía le queda mucho camino por recorrer, pues está muy poco desarrollada la mayoría de países (como el nuestro). Por suerte hay soluciones como Electric Avenue, una calle con cargadores en las farolas que ya está operativa en el Reino Unido.

Está situada en lo que era Sutherland Avenue, una calle de casi un kilómetro en el barrio londinense de Westminster que ha sido completamente transformada. Gracias a un acuerdo del ayuntamiento con Siemens, las 24 farolas de esta avenida se convierten en puntos de carga para coches eléctricos. Forman parte de un proyecto que implica un total de 296 farolas en la ciudad, de hecho se pretende llegar a mil puntos de recarga para el próximo año.

La localización de esta Electric Avenue responde a las necesidades de ese área en concreto. En Westminster ha crecido un 40 % la presencia de coches eléctricos y tiene el doble de este tipo de vehículos que cualquier otro distrito de Londres. El interés de compra es muy alto, aunque la preocupación principal es la ausencia de puntos de recarga. Pero con acciones como esta se quiere incentivar su compra y conseguir el objetivo de reducir la contaminación en la ciudad.

Estas farolas convertidas en puntos de carga no son algo nuevo, también hay algunas en Berlín y hasta BMW se ha atrevido a diseñarlas. Son una buena solución para aquellos que no tienen un garaje donde cargar su eléctrico. La principal ventaja son los bajos costes de instalación y de mantenimiento, pues se aprovecha la conexión a la red local que ya tienen las farolas de por sí. Veremos si dentro de un tiempo vemos alguna calle electrificada como esta en alguna ciudad española.

Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta