En 2015 el presidente y consejero delegado del Grupo FCA y de Ferrari, Sergio Marchionne ilusionó a legiones de seguidores de la marca del cavallino rampante con la posibilidad de que por las puertas de Maranello volvieran a salir nuevas series de producción del Ferrari Dino, uno de sus modelos más icónicos.

El sueño de Marchionne es parte de la necesidad que tiene la marca de aumentar sus ventas anuales hasta las 25.000 unidades en 2025 para consolidar su futuro en el mercado del automóvil. Con sus actuales series de producción y la evolución vista en el mercado, tanto desde el punto de vista de segmentos como desde el punto de vista de las emisiones permitidas son prácticamente inalcanzables para los de Maranello. De ahí, que en Ferrari se estén planteando expandir su gama de productos para abordar nuevos segmentos en los que introducirse para poder cumplir con las previsiones de ventas.

Ferrari se plantea varias opciones:

  • La del modelo todocamino que le permitiría entrar a competir en un segmento en el que cada vez es más habitual ver a las marcas de gran lujo y superdeportivas y en el cual pronto Lamborghini, su gran rival, también va a entrar con el lanzamiento ya confirmado del Urus. En este sentido hace unas semanas comentábamos la posibilidad cada vez más cierta de que Ferrari se introdujera en el segmento de los SUV aprovechando la necesaria renovación que el GTC4 Lusso tiene que abordar en 2018.
  • Y el otro gran e ilusionante proyecto es abordar la creación de un modelo de acceso, por debajo del actual Ferrari alifornia T, lo que habilitaría espacio en la gama del fabricante de Modena para la tan esperada y soñada versión actualizada del icónico Dino. Este modelo, bautizado en honor del único hijo del Commendatore designaba a una nueva familia de modelos deportivos de transmisión trasera con motores de menos de 12 cilindros que en Ferrari se planteaban lanzar al mercado a precios más asequibles. La visión pionera y avanzada de negocio de Enzo Ferrari era tal que incluso en los finales de los años 60 ya se planteaba la segregación de su oferta en submarcas.

Ferrari Dino 246 GTS

En su momento, Marchionne se mostró ilusionado con la idea, pero ahora parece que la idea de recrear el viejo Dino en una propuesta más moderna está perdiendo fuelle y cada vez se encuentra más lejos de hacerse realidad. ¿Por qué? Por la pérdida de exclusividad que su lanzamiento aportaría a la imagen de marca de Ferrari.

Crear un modelo semejante podría ser contraproducente para Ferrari, dado que aunque el nuevo Dino permitiría atraer a clientes más jóvenes a la marca, especialmente en los mercados orientales, el poder adquisitivo de los mismos sería mucho más reducido de lo que es habitual entre los clientes de la marca del cavallino rampante y con ello se correría el riesgo de que Ferrari perdiera esa aureola de marcada y exigente exclusividad que rodea a los productos de Maranello.

Y antes que rebajar el precio de acceso a la su marca y productos, en Ferrari se plantean otras batallas.”Tenemos que explorar caminos para atraer clientes hacia los valores tradicionales de la marca, como el diseño, las prestaciones o el sonido del motor”, ha afirmado recientemente Sergio Marchionne.

Por el momento, los directivos de Ferrari se lo están pensando y evalúan los pros y los contras del proyecto antes de decidir si lo incluyen o no en la estrategia de futuro para los próximos cinco años que Ferrari presentará a primeros de 2018.

En esa tesitura, parece que cobra más fuerza el desarrollo y lanzamiento de un futuro Ferrari SUV antes que el de un nuevo modelo en sintonía con los valores del Dino.  La creciente tendencia que el mercado está experimentando hacia la compra de vehículos SUV y todocamino parece que finalmente se impondrá a la emotiva recreación del coche que lleva el nombre del malogrado hijo del Commendatore y la idea de ofrecer un pequeño Ferrari de altas prestaciones por apenas 150.000 euros y con motor V6.

Fuente: Autonews
Vía: Newspress

1 COMENTARIO

Deja una respuesta