Logo de Noticias Coches
Ferrari Testarossa Officine Fioravanti Restomod (1)
Luis Blázquez

El Ferrari Testarossa recibe una modernización como se merece este icono

La belleza oculta y la elegancia del diseño de los años 80 cobran vida en el Ferrari Testarossa de Officine Fioravanti, quien ha hecho con esta leyenda lo que Singer hace con el Porsche 911, y no se pasa por alto ni se ignora ni un solo detalle. De hecho, te reto a encontrar un solo defecto a esta restauración modernizada (restomod) que ya anticipamos hace unos meses. Apuesto a que, aún siendo un amante acérrimo de Ferrari con una gran debilidad por el Testarossa, apreciarás el gran trabajo ejecutado sobre esta unidad.

Con más potencia, menos peso, suspensión Öhlins, frenos Brembo modernos de gran tamaño, una sección inferior rediseñada y un teléfono funcional en un interior con más cuero y menos plástico que antes, este es “el presente en el Testarossa y no el Testarossa en el presente”, según la empresa suiza detrás de este proyecto especial. Chistes de cocaína, Corrupción en Miami y la década de los excesos en forma de cuña blanca. El Ferrari Testarossa fue el icono de la juventud de los 80, y es un coche que sigue –y seguirá– levantando pasiones allá donde va.

El equipo de Officine Fioravanti no tiene vergüenza de tildar a su coche un restomod. Ha habido una oleada de referentes del pasado “reinventados” en los últimos años, pero pocos se pueden comparar a lo que tenemos en pantalla. Respetar pulcramente la estética del vehículo original, mejorar su rendimiento y añadir algo de tecnología que facilite la vida del conductor (que puedas desconectar para disfrutar de una experiencia analógica pura) es una fórmula bastante simple, pero la forma de ejecutarlo dista mucho según la perspectiva de cada visionario.

Comenzando por el glorioso corazón de 12 cilindros en V a 180° (no confundir con la disposición de cilindros enfrentados o bóxer), la unidad de 4.9 litros ha sido tratada desde las más profunda de sus entrañas. El reelaborado bloque acoge ahora nuevos sistemas de admisión y de escape y una reconfiguración del sistema de inyección que eleva la potencia de los 390 CV y 490 Nm que daba en 1984 a 510 CV y 600 Nm, con una línea roja situada a 9.000 rpm. Combinándolo con un suelo plano, el Ferrari Testarossa de Officine Fioravanti logra alcanzar los 320 km/h.

A ello también ayudan los modernos neumáticos de alto rendimiento Michelin Sport Cup 2, que se pueden montar gracias a unas llantas más grandes: de 17 pulgadas delante y de 18” detrás, y también son más ligeras que las 16” que venían de fábrica. Detrás de esas atractivas tuercas de bloqueo central, los viejos discos se han cambiado a favor de un juego Brembo con seis pistones al frente y cuatro en la zaga. Las barras estabilizadoras ajustables en seis direcciones en ambos ejes son un diseño interno que, según la compañía, se inspiró en los Fórmula 1 de la época.

Y hablando de suspensión, los montantes incluyen un kit de elevaciónde 70 mm para el eje anterior con el fin de que ese largo hocico no roce con los badenes y entradas a los aparcamientos. Los muelles y amortiguadores han sido reemplazados por un conjunto firmado por Öhlins que son ajustables electrónicamente desde la cabina, y que han sido desarrollados para este vehículo en concreto. Y hablando de los controles de la cabina, también hay un panel fresco y de aspecto muy correcto para variar el grado de actuación del control de tracción y los frenos antibloqueo (ABS).

En lo que respecta al habitáculo, en líneas generales conserva la identidad general del Testarossa original, pero está lleno de nuevos detalles, como un teléfono de aspecto vintage con Bluetooth, y luce mucho más lujoso en comparación con su especificación de fábrica gracias a la adición de nuevos materiales, tales como el cuero forrando cada superficie visible (y las que no parece que también) y plásticos de mejor calidad, así como un nuevo pedalier. Para traer aún más cuero, la compañía también ha diseñado un nuevo juego de maletas que combina a la perfección.

El cuero que forra el interior, con componentes de aluminio que reemplazan los equivalentes de plástico del Testarossa de base, también se ha equipado un nuevo sistema de sonido con Apple CarPlay, un puerto USB-C y una radio moderna. Sorprendentemente, a pesar de todas las nuevas incorporaciones, Officine Fioravanti pudo rebajar el peso de este Ferrari Testarossa en 130 kilos, marcando una masa total de 1.500 kg, una proeza bastante meritoria para todos los extras que lleva. Pintado con esta impresionante pintura blanca, es una máquina digna de admirar.

Es difícil encontrar algún defecto en este coche. No es el restomod más extremo ni más creativo que hemos visto, pero es uno de los pocos de la nueva generación que parece amar realmente la base, en lugar de intentar cambiar su identidad. Esto sigue siendo un Testarossa en espíritu, y aunque apreciamos las reinterpretaciones más extremas de otros modelos clásicos, se valora que se mantengan todos los rasgos característicos del cavallino italiano. Lógicamente, Officine Fioravantiofrece una personalización a gusto del consumidor, si esta no te convence.

“Con nuestro proyecto, hemos creado un coche totalmente personalizable. Un superdeportivo que ofrece el raro privilegio de disfrutar de todo el encanto de un verdadero icono, acompañado de un nivel de prestaciones y de seguridad que solo la tecnología contemporánea podría hacer posible. Es un viaje a través de la historia y del tiempo, emociones lejanas que se remontan al presente: el futuro del pasado. Escuchamos atentamente las necesidades y deseos del vehículo. Cuidamos pacientemente cada aspecto”, ha declarado Officine Fioravanti en el lanzamiento.

Fuente: Officine Fioravanti

Galería de fotos:

  • coches clásicos
  • Ferrari
  • restauración
  • superdeportivo