El año pasado saltaba la noticia de que Polestar se asentaba como marca independiente de Volvo y que se especializaría en vehículos eléctricos. No tardó en ser presentado el Polestar 1, el primero de sus modelos, un impresionante coupé con mecánica híbrida enchufable. Se espera que este ejemplar llegue al mercado durante el próximo año 2019, pero mientras tanto vamos descubriendo algunos detalles llamativos. El de hoy tiene que mucho que ver con la fibra de carbono.

Este material cada vez es más utilizado en la industria del automóvil debido a sus cualidades. Su alta resistencia y reducido peso lo hacen perfecto para la carrocería del Polestar 1. En su construcción se ha empleado polímeros reforzados con fibra de carbono (CFRP) y gracias a ello se consigue un ahorro de peso de hasta 230 kg respecto a otras carrocerías que utilizan acero u otros materiales. La comparación se podrá hacer con el Volvo S90, pues se ha tomado como base la misma plataforma SPA.

Pero la fibra de carbono no está presente solamente en la carrocería del Polestar 1. El coupé la utiliza en otras zonas como el capó, el techo, los paneles laterales, las puertas o la tapa del maletero. Es la primera vez que Volvo hace algo así y gracias a ello se espera que se mejore su comportamiento dinámico. Hay un componente clave que menciona la marca, una estructura con “forma de libélula” hecha de CFRP que mejora la rigidez torsional en una de las zonas más vulnerables, como se ve en las imágenes.

Aunque parezca mentira, el uso de fibra de carbono no solo afecta a la parte técnica, sino que también influye en el diseño. Por ejemplo, al ser más fina y ligera que otros materiales permite una línea de techo más baja y dinámica. En el interior del coupé también hay muchas molduras de carbono, que responden a un componente meramente visual. Detalles sorprendentes para un modelo que hay ganas de ver por las carreteras.

Fuente: Polestar

Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta