¿De dónde viene la seña de identidad más característica de Bugatti? ¿Su fundador era un entusiasta de los caballos y se inspiró en una herradura o, simplemente, tomó la idea en de otro objeto? Desde que Ettore Bugatti fundase la marca allá por 1909, todos sus coches han lucido una parrilla con el mismo diseño, unas formas que bien poder venir de la mencionada herradura de caballo, como siempre se ha solido decir.

Es un hecho que, incluso cuando era un hombre joven, Ettore era más que un simple entusiasta de los caballos. Criaba sus propios equinos y era un coleccionista de carruajes. Diseñó arneses y se decía que sus animales eran realmente hermosos, algunos de los cuales se consideraban los más grandes de su tiempo. Además, Ettore solía montar a caballo en el Bugattipremises, en el pueblo alsaciano de Molsheim.

Ettore Bugatti

A veces, incluso daba la bienvenida a los huéspedes sobre uno de ellos. Construyó las puertas de la fábrica de manera que pudiera atravesar los pasillos a caballo. Para no tener que bajarse de su montura, desarrolló tiradores de puertas para que los caballos pudieran empujarlos con la boca. Esto requería un mecanismo de cierre especial, así como grandes placas de bloqueo de latón que siempre tenían que ser pulidas a fondo.

No obstante, la forma de la parrilla de sus coches no se remonta a la herradura. “El arte, la estética y la selección de materiales, junto con el diseño y el rendimiento fueron, y siguen siendo hasta hoy, los valores que impulsan cualquier automóvil Bugatti”, según ha explicado Achim Anscheidt, director de diseño de la compañía. Y es que Ettore tuvo una fuerte influencia artística. Su padre, Carlo Bugatti, diseñó y construyó muebles de estilo oriental, entre otras cosas. Su hermano Rembrandt creó esculturas de animales como el famoso elefante danzante, que más tarde serviría como la mascota del frente del Bugatti Type 41 Royale.

Carlo Bugatti tenía una predilección por las formas fluidas, elipses, curvaturas, círculos y, sobre todo, los óvalos (del latín ovulum para “huevo”). En los muebles que poblaban su casa y los diseños interiores predominaba esta forma. Carlo consideró que el óvalo era la forma geométrica perfecta, superior a todas las demás. Ettore se inspiró en la visión de su padre y tradujo algunos de sus ideales a sus automóviles. La parrilla del radiador con forma de huevo era una de ellos.

Mientras que en los dos primeros años los clientes de Bugatti podían elegir entre una parrilla angular u ovalada, de 1912 en adelante tan solo se podía optar por la segunda. Después de la Primera Guerra Mundial, el Tipo 13 fue modificado nuevamente, con nuevos materiales y una fascia cambiada. Libre de cualquier borde o ángulo, por primera vez parecía un huevo plano. Ettore mantuvo esta línea durante los siguientes años y modelos, como el Tipo 22, Tipo 23, Tipo 28 y Tipo 30.

Tan solo hubo modelo en el que Ettore renunciaría a la parrilla oval, y fue en 1924 con el Tipo 35. En su lugar, desarrolló una con la parte inferior plana por razones aerodinámicas y mejorar la ubicación del eje anterior. Este cambio radical hizo que el huevo pareciese una herradura. Con el tiempo, este signo de identidad aumentó su tamaño, por dos razones: enfriar unos motores cada vez más potentes y lograr un aspecto más deportivo.

Con este llamativo diseño frontal, Ettore subrayó su afirmación de no construir automóviles en el sentido tradicional, sino verdaderos purasangres. Sus coches podrían verse como una síntesis de las artes que reflejan el espíritu de diseñador italiano en aspecto y tecnología. El frente dominante y los potentes motores ahora encajan perfectamente. Además, hoy en día, cualquiera de sus productos se identifica rápidamente solo por el aspecto de la parrilla del radiador.

“Un Bugatti se puede identificar desde lejos gracias a la icónica interfaz con el diseño único de la parrilla. Esto es clave para la identidad y la conciencia de la marca”, concluye Achim Anscheidt. El mejor ejemplo de ello lo pudimos ver con el lanzamiento del Veyron en 2005, y más recientemente en los Chiron, Chiron Sport y Divo, superdeportivos que se ven elegantes y amenazadores al mismo tiempo.

Fuente: Bugatti

Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta