Logo de Noticias Coches
Isdera Imperator – 9
Mario Nogales

Isdera Imperator, el superdeportivo que casi ni existió

Todos recordamos con anhelo algunos prototipos Mercedes del siglo pasado. Especialmente aquellos con motor central, como los C111 y C112, además del llamativo Mercedes-Benz CW311 que llegó a finales de los 70. Concretamente con ese último comienza una historia muy curiosa que deriva en otro coche de producción. Hablamos del Isdera Imperator, un superdeportivo cuya vida fue meramente testimonial y que ha caído en el olvido a pesar de su notoriedad.

El caso es el diseño del prototipo CW311 había sido realizado por el ingeniero Eberhard Schulz, que había trabajado anteriormente en Porsche. La marca de la estrella decidió no llevarlo a producción y eso hizo que el padre del prototipo moviera ficha. Creó su propia marca, Isdera, para poder hacerlo realidad y Mercedes no se interpuso en ello. Así que en 1981 Schulz fundaba esta empresa, que es un acrónimo de Ingenieurgesellschaft für Styling, Design und Racing («empresa de ingeniería de estilismo, diseño y carreras), teniendo claro su objetivo.

Lo suyo eran los superdeportivos y comenzaba su andadura con el Erator GTE, un prototipo que le había servido para sorprender a Porsche en los años anteriores. El siguiente movimiento fue ponerse manos a la obra con el Isdera Imperator, tomando la base del prototipo CW311. Se trataba de un superdeportivo con motor central que empleaba un chasis de acero tubular sobre el que se colocaba la carrocería de fibra de vidrio.

El diseño era sorprendente gracias a detalles como las puertas de ala de gaviota o el periscopio sobre el techo a modo de retrovisor central. Las líneas eran muy rectas, recordando a los diseños de cuña de los italianos de los años 70. Respecto al prototipo apenas cambiaban los faros delanteros fijos en vez de los escamoteables, porque también consiguió portar la estrella de Mercedes, al menos temporalmente. El interior contaba con detalles de lujo y componentes del Porsche 928.

El Isdera Imperator 108i que se proyectó inicialmente contaba con un motor V8 de 5.0 litros procedente de Mercedes. Este bloque M117 iba ligado a una caja de cambios manual ZF de cinco velocidades. Desarrollaba 300 CV de potencia y pesaba apenas 1.250 kg, así que las prestaciones eran bastante buenas. Era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 283 km/h. El comportamiento era muy bueno gracias a una suspensión muy avanzada para la época.

El caso es que el Isdera Imperator consiguió llegar a producción de forma muy limitada entre 1984 y 1993. Se hicieron apenas 30 unidades en todo su ciclo de vida. A la llamativa primera serie se sumó un lavado de cara denominado como Imperator Serie II que retomó los faros escamoteables y cambió algunos detalles de diseño como su parrilla delantera y tomas de aire. De ese ejemplar se hicieron entre 13 y 17 unidades y una de ellas fue subastada recientemente, alcanzando un precio de 690.000 euros. Poco después llegó su sucesor, el Isdera Commentadorte 112i.

Galería de fotos:

  • coches clásicos
  • Mercedes