La consultora KPMG, una de las cuatro firmas más importantes a nivel mundial en asesoramiento legal y de negocios, publicaba recientemente su Informe Global sobre Automoción. En él, reflejaban los veloces cambios que estaba experimentando la industria del automóvil como consecuencia del nuevo ecosistema digital.

Poniendo el acento en la necesidad de los concesionarios en actualizar su propuesta de valor. Algo que viene explicado por el interés que tienen las grandes empresas tecnológicas por irrumpir en el sector.

El informe, tiene una gran relevancia dado que ha sido realizado a partir de una encuesta a nivel mundial con directivos de la propia industria. Nada menos que un total de 1.000 encuestados, 2.000 consumidores, todos ellos procedentes de 43 países diferentes.

Francisco Roger, Socio Responsable de Automoción de KPMG en España señala que “Casi el 80% de los ejecutivos está convencido de que la única alternativa que tienen los concesionarios para sobrevivir es convertirse en centros de servicio o de vehículos de segunda mano“. Una alternativa, que tiene como misión revertir la previsión de que podrían desaparecer entre el 30% y el 50% de los concesionarios físicos a nivel mundial desde hoy hasta el 2025. En nuestro país ya se ha poroducido una gran concentración durante la crisis, si bien por suerte el empleo en el sector sí se ha recuperado.

El nuevo escenario, de la misma manera que ocurre con otros sectores como el textil, se centrará en gran parte en el e-commerce. Es decir, en la venta por internet. Reduciendo por tanto una gran cantidad de intermediarios, lo que no significa necesariamente que la industria esté ahora preparada para adoptar un cambio radical en sus fuerzas de venta.

¿Es nuestro “smartphone” el nuevo concesionario?

Para los consumidores, sigue siendo crucial la seguridad en materia de protección de datos a la hora de decantarse por comprar el coche online. Así mismo, la asistencia personalizada y la agilidad a la hora de realizar todos los trámites necesarios sin mayores complicaciones son innegociables para el consumidor.

Un segmento que parece de momento inmune o menos afectado por esta tendencia, es el premium. Los concesionarios físicos, se posicionan como una extensión de la marca ofreciendo experiencias únicas para sus clientes. Algo que entienden marcas relativamente jóvenes y disruptivas como Tesla.

KPMG clausura su informe con otra estimación relativa a la producción de automóviles. Esta bajará especialmente en nuestro continente, moviendo las marcas parte de su producción a nuevos mercados como el asiático. Así mismo, en un horizonte a medio plazo la producción de coches eléctricos no tiene previsto superar el 2% del total de la producción mundial.

Lo que significa que el mercado todavía no ha excluido a los diferentes modelos de combustión interna, que por circunstancias de la oferta no pueden ser excluidos de la gama de productos de muchas marcas.

Fuente: KPMG
Informe completo (en inglés): Global Automotive Executive Survey

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta