Logo de Noticias Coches
Pontevedra
Jesús Ramos

La ciudad española que bajó la velocidad máxima… y subió la media

Las emisiones contaminantes y los atascos están en boca de todos y son muchas las ciudades que implantan medidas para poder reducir los niveles de contaminación. Y en este aspecto la ciudad de Pontevedra destaca sobre las demás, de hecho, el año pasado logró el Premio Internacional de Dubai que reconoce las mejores medidas implantadas para mejorar las condiciones de vida de la población.

¿Qué medidas se llevaron a cabo? Se implantaron medidas como limitar la velocidad máxima de circulación en toda la ciudad a 30 km/h, incluso hay zonas donde no se puede exceder los 20 km/h. Asimismo se eliminó el estacionamiento regulado en toda la población, sustituido por parkings gratuitos a las afueras de la ciudad. En el centro de Pontevedra se optó por aparcamientos subterráneos de pago y por mil plazas de aparcamiento gratuito al aire libre, eso sí, estos últimos tenían un límite de 15 minutos de estacionamiento. Con la implantación de estas medidas se aumentó la preferencia por peatones y ciclistas.

La reducción de emisiones viene dada por el descenso en el número de desplazamientos en coche por el centro de la ciudad: mientras que en 1996 eran unos 52.000 los vehículos que circulaban a diario por el centro de la ciudad, en 2012 se redujo a 17.000. Con la implantación de estas medidas se ha logrado rebajar el consumo de combustible 400 toneladas diarias. Pero si los vehículos ya apenas circulan por el centro… ¿Por dónde circulan? a raíz de estas medidas se produjo un aumento de 40.000 vehículos circulando por el extrarradio, por ejemplo en el tramo libre de peaje de la AP-9 hace 18 años circulaban 16.000 vehículos de medida, hoy en día circulan más de 48.000 vehículos.

A partir de esa reducción de emisiones, la velocidad media aumentó un 35%. Sí, con medidas en principio impopulares y anti vehículo privado, al final los usuarios de los coches pueden circular mejor y más rápido con ellos..  En cuanto a datos de consumo, hubo una reducción cercana al 65% de combustible así como en emisiones de CO2 en los vehículos que circulan por esta localidad.

Y como era de esperar, al reducir la velocidad media de circulación, se reduce los accidentes. De hecho en la última década no se ha producido ningún fallecido por accidente de tráfico o atropello. Con todo esto esperamos que las demás ciudades tomen ejemplo de Pontevedra e implanten medidas que favorezcan al medio ambiente, y que traigan consigo una reducción de accidentes.

Fuente: La Voz de Galicia

  • accidentes
  • ciudad
  • contaminación
  • Ecología
  • leyes
  • límites de velocidad