Ya hemos hablado del BMW i3, el que será el primer eléctrico (y tracción delantera) de la marca bávara. Su autonomía con una sola carga, será de entre 130 y 160 kilómetros, según comentó Maximilian Kellner, director de producto de la submarca BMW i. Pero hay más. Tendrá dos modos Eco de funcionamiento para que su autonomía pueda llegar hasta los 220 kilómetros:

  • EcoPro: reduce la entrega de par motor y la energía utilizada por sistemas como el climatizador. Con ese ahorro de energía añade 20 km de autonomía.
  • EcoPro+: Apaga todos los sistemas que usan electricidad menos los relativos a la seguridad (como el ABS o el ESC) para ganar otros 40 km de autonomía.

No está mal, pero sigue siendo poco, como el resto de coches eléctricos. En el Salón de Detroit, Herbert Diess, jefe de I+D, comentó que existirá un pack de autonomía extendida. Un motor bicilíndiro, ubicado en el maletero, irá conectado a un generador para convertir al i3 en un eléctrico de autonomía extendida, como el Chevrolet Volt que probamos. La autonomía aumentaría hasta los 350 kilómetros (pocos comparados con el Volt o su gemelo Opel Ampera)

Pero hasta que lleguen baterías más baratas capaces de almacenar más energía BMW ha pensado otro modo de aliviar la ansiedad de recarga de los posibles compradores de su i3 eléctrico, cuyo lanzamiento está previsto para este año: ofrecer a los clientes coches en préstamo para los viajes largos. Solución rápida, sencilla… y eficaz.

Tras años de pruebas con clientes de prototipos de BMW eléctricos, con una autonomía por carga de unos 165 kilómetros, BMW descubrió que la autonomía solo era un problema en un 10% de los desplazamientos diarios. Ahora planea proporcionar un vehículo de gasolina en préstamo para essos viajes poco frecuentes. “Te ofrecemos una solución en caso de que adquieras este coche y tengas que hacer un viaje de 800 kilómetros”, explica Rolf Stromberger, vicepresidente de entorno de negocios y estrategia pública de BMW.

El coste de un programa de este tipo podría merecerle la pena a BMW, aunque solo sea por su valor en términos de marketing, ya que soluciona las preocupaciones de los consumidores sobre la autonomía y previene la publicidad negativa de posibles conductores frustrados.  Eso sí, BMW ya advierte que se limitará la cantidad de veces que se puede usar ese coche en préstamo al año.

A finales de año sabremos el precio del BMW i3 y del alquiler del coche para ciajes largos. Aunque todo apunta a que el primer eléctrico de BMW seguirá siendo caro, costando casi lo mismo que un BMW Serie 5, unos 40.000 euros.

Galería de fotos del BMW i3 Concept Coupe:

Ver galeria (12 fotos)

Fuentes: Automotive News, BMW

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta